Gracias a Brasil, el BCRA está logrando cumplir una de las metas acordadas con el FMI

El real se aprecia 18% desde sus máximos, lo que le permite a la Argentina ganar competitividad. El FMI quiere que el peso no se atrase y el BCRA suma un poroto de la mano de la suba de la moneda brasileña.

El Banco Central (BCRA) está logrando un primer objetivo parcial con el FMI. El contexto regional, fundamentalmente dado por la apreciación del real de Brasil, le permitió al peso ganar competitividad. 

El Fondo quiere que el peso no se atrase y que el BCRA devalúe más rápido, de modo de no perderle pisada a la inflación. Sin embargo, gracias a que el real se apreció notablemente, el BCRA devaluó sin devaluar y se anotó un primer poroto.

En las últimas semanas se está viendo una importante apreciación del real brasileño. Desde su máximo histórico de julio de 2020, el dólar en Brasil cae 18,6% y es su mayor baja nominal desde 2017. A su vez, en lo que va del año y desde su máximo reciente, el dólar en Brasil cae 16% y se ubica en su menor valor desde 2020.

Esta reacción positiva para el tipo de cambio de Brasil viene a raíz de que el mercado vio con buenos ojos la política monetaria que viene llevando la entidad monetaria de ese país. El Banco Central de Brasil (BCB) decidió elevar, en tan solo 12 meses, la tasa de interés de referencia en nueve oportunidades para intentar contener a la inflación

Aun la misma sigue elevada, aunque el mercado tomo a bien dichas medidas, generando una importante apreciación del real y una fuerte suba en las acciones.

Desde principios de 2021, el BCB llevó la tasa de interés en 9 oportunidades, llevándola del 2% al 11,75%. Así, la ubicó en su mayor valor desde 2017.

El Banco Central de Brasil, al igual que otras autoridades del mundo, se vio forzado a subir la tasa ante el escenario de mayor inflación.

La variación mensual del IPC (Índice de Precios al Consumo) ha sido del 1%, de forma que la inflación acumulada en 2022 es del 1,7%. De esta manera, la inflación anual del IPC en Brasil en febrero fue del 10,8%, lo cual se ubicó 2 décimas superior a la del mes anterior.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) resaltaron que el Banco Central de Brasil mantiene el sesgo contractivo de su política monetaria en lo que va del año.

"El BCB fue uno de los primeros en el mundo (y pionero en Latinoamérica) en re direccionar su política monetaria tras la pandemia. En el lapso de doce meses la tasa del BCB pasó del 2% (mínimos históricos) hasta 11,75% en lo que fue el ajuste más rápido en la historia reciente del país", señalaron. 

"La inflación hasta ahora se mantiene elevada, pero la baja en las expectativas a futuro da lugar a pensar que el enfoque monetario contractivo podría tomarse una pausa en los próximos meses", agregaron.

Por su parte, Fernando Marull, economista y director de FMyA, destacó que Brasil está sobresaliendo en este 2022. "Brasil está mostrando grandes avances fiscales y buscando controlar la inflación con suba de tasas. Además, el contexto político está mejorando ya que el presidente Jair Bolsonaro rebota en las encuestas y, con la guerra, el salto de las commodities mejoró al sector agrícola y minero", comentó.

Primer poroto al FMI

Debido a que Brasil es el principal socio comercial, el hecho de que el real se aprecie, implica que la Argentina gana competitividad contra Brasil.

Dentro del contexto del acuerdo con el FMI, el BCRA ya logró un objetivo parcial con el Fondo, que es lograr una mayor competitividad. Es decir, la caída del dólar en Brasil le permitió al BCRA lograr mejorar su competitividad contra Brasil, sin tener que devaluar el peso más rápido.

Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero, resaltó: "En el acuerdo con el FMI, se hace referencia a volver al tipo de cambio real promedio de 2021. Contra Brasil, esto ya se consiguió por la apreciación del real, pero contra Estados Unidos, el peso todavía debería devaluarse alrededor de $ 10 para alcanzar ese nivel", comentó.

Según datos de Casabal, el índice de tipo de cambio real con Brasil ya se ubica en niveles de junio de 2021.

De todos modos, mirando la competitividad en términos agregados, la suba del dólar en el mundo y la inflación a nivel global le quitaron competitividad a la Argentina, por lo que aún hay camino por recorrer en esa materia.

Martin Polo, estratega de Cohen, afirmó que el índice de Tipo de Cambio Real se mantiene en los mismos niveles de comienzo de año.

"Dado el peso que tienen las monedas de la región en el Índice de Tipo de Cambio Real Multilateral (ITCRM), de casi un tercio, la apreciación de estas monedas permitió compensar la pérdida de competitividad del peso frente al resto de las monedas, debido a la aceleración que tuvieron los precios en Argentina. Así las cosas, el ITCRM se mantiene en los mismos niveles que a fines del año pasado, pese a que el tipo de cambio subió muy por debajo de la inflación", afirmó.

Una buena noticia para el BCRA

La fuerte baja del real es una noticia positiva para la entidad monetaria local, en un contexto en el que el BCRA busca recalibrar el ritmo de devaluación del peso con el objetivo de que el mismo no quede atrasado. Así, la entidad evita un shock cambiario que termine golpeando a la ya elevada inflación y a la potencial recuperación económica.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, remarca que "la apreciación del real, junto a la muy alta inflación global, ayuda al BCRA a no tener que llevar el tipo de cambio a una velocidad mayor en su ritmo de devaluación". 

 Javier Casabal resalta que la apreciación del real es una buena noticia para la Argentina. "La fuerte apreciación reciente del real contra el dólar es sin dudas un alivio para la balanza comercial bilateral con Brasil, y saca algo de presión devaluatoria, teniendo en cuenta que el país vecino representa cerca del 25% del intercambio comercial, mientras que las importaciones alcanzaron su mayor nivel desde febrero de 2018", sostuvo.

De todos modos, el Banco Central aceleró suba del dólar oficial hasta 3,3% en marzo para no incumplir desde el comienzo con el FMI.

Sin embargo, advierte que la inflación doméstica de Argentina es muy alta y que el tipo de cambio aun así debería correr a un ritmo mayor.

Martín Yanzón, head trader de Conosur Investments, advierte que si bien la apreciación cambiaria del real podría beneficiar a la Argentina, por ahora no se ha observado un flujo positivo hacia los activos locales.

"Una apreciación del real debería jugar a favor en el mediano plazo de Argentina ya que en términos comparativos, nos pone más baratos. Sin embargo, lo que se ve con el real apreciándose es que el efecto no es tan notorio en el corto plazo en los activos locales. El conflicto político local y una incertidumbre elevada hace que el mejor contexto global no pueda terminar de beneficiar a los activos argentinos", comentó.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.