fin del home office

Polémica en Wall St.: "Si pueden ir a un restaurant en Nueva York, pueden venir a la oficina"

Lo dijo el CEO de Morgan Stanley, James Gorman. El banco todavía no obliga a sus empleados a volver a trabajar, aunque la vacunación en Estados Unidos controló la pandemia de coronavirus. En cambio, Goldman Sachs ya exigió presencialidad a su staff.

La nueva normalidad va asomando cada vez con mayor fuerza. En los países en los que los procesos de vacunación han alcanzado niveles avanzados, la pospandemia empieza a vislumbrarse con mayor nitidez y el debate sobre la vuelta a las oficinas vuelve a instalarse.

Quien parece no tener dudas al respecto es el CEO de Morgan Stanley, James Gorman. "Si pueden ir a un restaurant en Nueva York, pueden venir a la oficina", dijo el lunes en una conferencia de servicios financieros organizada por el banco.

El director ejecutivo de Morgan Stanley envió un duro mensaje a los empleados del banco con sede en Nueva York que no quieren regresar a la oficina, argumentando que si se sienten cómodos cenando en la ciudad, deben sentirse seguros trabajando en la oficina.

Gorman, sin embargo, aclaró que el banco aún no había comenzado a "dictar" que el personal se presente a trabajar, a diferencia de Goldman Sachs, que el lunes requirió que sus empleados regresaran a la oficina.

Pese a ello, sí dijo que había enviado un mensaje "direccionalmente muy fuerte" de que quiere que los trabajadores en Nueva York vuelvan a sus escritorios.

"[Para] el Día del Trabajo, estaré muy decepcionado si la gente no ha encontrado el camino hacia la oficina y luego tendremos un tipo diferente de conversación", agregó Gorman, refiriéndose al feriado del 6 de septiembre en Estados Unidos.

Gorman dijo que el banco había aprendido que podía operar "con un poco más de flexibilidad" durante la pandemia de coronavirus. Pero señaló que no vería bien a los empleados que no trabajaban regularmente en la oficina, y especialmente a aquellos que querían hacer su trabajo de forma remota desde una ubicación fuera del Estado de Nueva York, como en Florida o Colorado.

"Si quieres que te paguen las tarifas de Nueva York, trabajas en Nueva York", agregó.

Gorman, que en marzo del año pasado fue diagnosticado positivo de coronavirus, ha ido a trabajar y ha ido aumentando gradualmente el número de días que pasa en la oficina desde julio de 2020.

Más del 90% de los empleados de Morgan Stanley que ya trabajan en las oficinas están vacunados, dijo Gorman, y agregó que esperaba que esa proporción aumentara al 98%. El banco se asoció recientemente con un proveedor de atención médica para ofrecer vacunas en sus oficinas.

A diferencia de Goldman Sachs, que ha ordenado que sus empleados revelen si han recibido un pinchazo, desde Morgan Stanley aseguran que revelar si han sido vacunados o no sería voluntario.

Así como Goldman Sachs exige que casi todos sus empleados de Nueva York se presenten en sus escritorios, lo que marca uno de los retornos más ambiciosos de Wall Street desde el estallido de la pandemia, desde Citigroup aseguran que no llamarán a más miembros de su personal a las oficinas de Manhattan -en su mayoría vacías- hasta julio.

Incluso la empresa le ha dicho a la mayoría de los trabajadores que pueden adoptar el llamado horario híbrido, entre el hogar y la oficina por un tiempo más largo plazo.

Estas divergencias están apareciendo en la poderosa industria financiera de Nueva York, creando focos de optimismo dentro de la economía de la ciudad, pero ansiedad generalizada dentro de los lugares de trabajo.

A los jefes les preocupa que sus equipos sean menos competitivos si los miembros tardan en regresar. Los padres, en cambio, se preocupan por perder la flexibilidad del trabajo a distancia, pero también porque los colegas jóvenes y solteros puedan regresar antes y sacarles ventaja.

La directora ejecutiva de Citigroup, Jane Fraser, todavía ofrece más flexibilidad al personal a medida que continúan las campañas de vacunación.

JP Morgan Chase, por su parte, ha comenzado a rellenar su rascacielos en Madison Avenue, mientras que su sede en Park Avenue está en construcción. El banco más grande de Estados Unidos les ha dicho a todos los empleados estadounidenses que se preparen para regresar a principios del próximo mes, pero tendrá un límite de ocupación del 50%.

Los altos directivos de Bank of America también comenzaron a volver a la oficina, pero la empresa no espera un retorno más amplio del personal hasta el otoño en Estados Unidos. Es decir, hasta al menos septiembre.

El Deutsche Bank, que también ofrece libertad de acción, ha dicho a los banqueros de inversión en Nueva York que planeen operar desde las oficinas a más tardar después del Día del Trabajo

Credit Suisse Group ha dicho a los empleados completamente vacunados en Nueva York que también pueden comenzar a regresar, aunque todo el personal no reanudará el trabajo de tiempo completo en la oficina hasta septiembre.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios