Volatilidad

Wall Street atraviesa el peor año desde 2008: los 8 gráficos que explican el desplome

Las acciones tienen su peor año desde 2008 y el peor comienzo de año desde la segunda guerra mundial. El Nasdaq está en "bear market" y el S&P500 en terreno correctivo.

Wall Street atraviesa el peor año desde la crisis financiera internacional de 2008. Las caídas en las acciones en términos generales, y en especial en el sector tecnológico, se han tornado significativas y los números detrás de las bajas coloca al 2022 en un año especialmente negativo. El mercado estadounidense ingresó en lo que se conoce como "bear market".

Que significa que la Fed "está detrás de la curva" y cómo impacta en el mercado

Amazon se desplomó en Wall Street, con la mayor caída diaria desde 2006

Mal año para las acciones

Wall Street se desplomó el viernes y dejó un sabor amargo para el último mes. El S&P500 perdió en abril un 9%, su mayor pérdida mensual desde marzo de 2020, en medio del estallido de la pandemia de coronavirus.

El Dow Jones cayó 5,2% en abril mientras que el Nasdaq se llevó la peor parte: el índice tecnológico retrocedió 13% el mes pasado y de esta manera anotó el peor mes desde la crisis subprime de 2008.

El Nasdaq en bear market

La expectativa de una suba de tasas de la Reserva Federal (Fed) y su subsiguiente disparada en las tasas de los bonos americanos está golpeando especialmente a las acciones del sector tecnológico en general y a las compañías de valor en particular.

Desde sus máximos, el Nasdaq acumula una pérdida del 22,4%. De esta manera, el índice tecnológico reingresa en territorio de mercado bajista, o "bear market". Se entiende que un mercado entra en "bear market" cuando cae más del 20%.

El S&P500, por su parte, se encuentra en lo que se conoce como territorio correctivo, al evidenciar pérdidas mayores al 10% pero menores al 20%. Si las pérdidas se ampliasen para el S&P500 ubicando una baja mayor al 20%, el índice acompañará al Nasdaq en territorio de "bear market".

La semana que pasó fue especialmente negativa para Wall Street ya que los balances de las compañías tecnológicas desilusionaron a los inversores, provocando fuertes pérdidas en Amazon y en el Nasdaq en general.

Las acciones globales perdieron u$s 2,7 billones en capitalización bursátil la semana pasada debido a que el PBI de Estados Unidos cayó de manera sorpresiva, tras un conjunto con resultados de las "big tech" que no convencieron a los inversores, junto con temores de recesión y preocupaciones persistentes de que la Fed seguirá aumentando agresivamente las tasas.

Así, la capitalización de mercado total se desplomó a u$s 104,9 billones, perdiendo un 15% desde sus máximos históricos de u$s 123,5 billones. Este valor equivale al 124% del PBI mundial.

El peor año desde 2008

Si el año terminase hoy, la pérdida de 13,3% sería el peor resultado anual para el S&P500 desde el estallido de la crisis subprime de 2008.

De hecho, desde entonces, y salvo 2018, el mercado cerró todos los años con ganancias superiores al 10%. Por lo tanto, este año está resultando bastante malo en términos históricos para Wall Street.

Si se compara el acumulado del año en el S&P500 versus otros años en el pasado, se observa que el comienzo de 2022 para el S&P500 implica el peor inicio de un año desde el inicio de la segunda guerra mundial.

En los primeros 82 días operativos de 1939, el S&P500 llegó a caer un 17,4%, y es solo superado también por los primeros 82 días operativos de 1932, en medio de la depresión financiera de los años 30 en EE.UU. cuando en aquel momento el índice llegó a perder 28,2%.

Por lo tanto, la caída del 13,3% en 2022 deja a este año como el tercer peor comienzo de un año en la historia para el S&P500.

Si se pudiese encontrar una buena noticia es que, desde 1950 a la actualidad, las pérdidas intra-anuales suelen ser exactamente las pérdidas acumuladas este año, por lo que el ajuste de 2022 ya está en línea con su promedio histórico.

Toda caída adicional desde estos niveles ubicará a este año entre los peores para Wall Street desde 1950 al evidenciar caídas intra-anuales mayores a su promedio histórico.

reina el pesimismo

Este escenario de fuerte pesimismo y de importantes caídas en las acciones tornó a Wall Street mucho más cauteloso.

De hecho, según la última medición de optimismo de mercado realizada por el American Association of Individual Investors (AAII), menos del 40% de los encuestados se muestra optimista en Wall Street.

Así, el nivel de optimistas en el mercado es el más bajo desde la crisis financiera internacional de 2008-2009.

Causas de la caída

El año está siendo muy malo para Wall Street por diversas razones. La guerra entre Rusia y Ucrania y el regreso de los bloqueos a la circulación en China a causa del Covid son algunos de los factores globales.

A su vez, cuestiones domésticas de EE.UU. como la disparada de la inflación, la cual alcanzó 8,5% en marzo y fue la más alta en 40 años, es un factor de riesgo ya que empuja a la Fed a ser más agresiva en la suba de tasas y por lo tanto, empeorar las expectativas económicas a mediano plazo.

El viernes se supo que la economía americana se contrajo 1,4% interanual cuando en realidad se esperaba una expansión económica del 1,1%, lo cual tornó mas pesimista a Wall Street. Así, los bonos caen y las acciones también.

Dada la disparada en la inflación, el mercado se anticipa a una suba de tasas de la Fed y por ello suben con fuerza los rendimientos de los bonos del Tesoro americano.

Esta fuerte suba de las tasas, la mayor en dos años, empujó a la baja a los bonos globales. De esta manera, el índice de bonos americanos acumula una caída desde sus máximos del 11% y es la mayor pérdida acumulada desde 1980.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios