Política monetaria de la Fed

Por qué cae Wall Street: los tres factores que explican el desplome del mercado

El mercado teme el impacto de la política monetaria de la Fed pueda repercutir negativamente sobre las acciones.

Wall Street se desploma y las acciones operan con una muy elevada volatilidad.  ¿El motivo? En realidad no hay una única explicación, sino un conjunto de factores que se vinculan a las decisiones que tomó y que se espera que tomará la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). 

Los mercados se desploman este jueves tras la suba de tasas de la Fed y su potencial impacto en la economía, el inicio del desarme de la hoja de balance de la autoridad monetaria estadounidense y la desaparición del famoso "put gratis de la Fed".

Derrumbe en Wall Street: cae el Nasdaq más de 4% tras la suba de tasas de la Fed

Jueves negro: Wall Street pega fuerte en la Argentina y ADR de MercadoLibre caen 10%

Se confirma una Fed Hawkish

Hoy los mercados bursátiles en EE.UU. vuelven a caer un 4,9% en el caso del Nasdaq, mientras que el S&P 500 retrocede 3,7% y el Dow Jones baja 3,2%

Wall Street está teniendo su mayor caída diaria desde mediados de 2020.

La razón principal por la que caen los mercados este año es por el sesgo más contractivo en la política monetaria de la Fed.

La aceleración inflacionaria en Estados Unidos, que alcanzó el 8,5% en marzo, su mayor registro en 40 años, llevó a la Reserva Federal a tomar una postura más contractiva en su política monetaria. Es decir, una posición más hawkish. Esto implica subir la tasa de interés y retirar estímulos.

Si bien el objetivo final de la entidad que preside Jerome Powell al subir la tasa es combatir la inflación, dicha medida monetaria podría provocar un enfriamiento en la economía y conducir a la misma a una recesión. En ese escenario, las acciones podrían verse perjudicadas.

De esta manera, hoy Wall Street cae ya que la Fed ayer subió la tasa 50 puntos básicos, siendo su mayor suba en una reunión en 22 años.

Es decir, la Fed efectivamente mostró un sesgo más contractivo en su política monetaria, algo a lo que Wall Street le teme.

Una suba de tasas de la Fed tiende a provocar una suba también en las tasas de los bonos del Tesoro americano, sobre todo las del tramo más corto de la curva, la cual es más sensible a los cambios en la política monetaria. Esto puede verse con nitidez este jueves, en el que se ve un desplazamiento alcista en los rendimientos americanos.

Si la tasa del mercado sube, los valores actuales de los flujos descontados de las compañías tiende a ser menor y por lo tanto, el valor actual de la misma es menor, impactando a la baja en el precio de la acción.

Quantitative Tightening

Otro de las causas por las que caen los mercados es por el hecho de que la Fed no solo está subiendo la tasa sino que, además, anunció que comenzará a reducir su hoja de balance. Así, llevará a cabo lo que en los mercados llaman "Quantitative Tightening".

Esto implica que la Fed ya no estará del lado comprador de activos (fundamentalmente bonos del tesoro y activos respaldados por hipotecas).

Por lo tanto, al desaparecer un comprador importante en el mercado, los riesgos bajistas se acrecientanWall Street se anticipa y por ello las acciones operan con fuertes bajas.

Además de subir la tasa ayer, otro comunicado difundido en simultáneo aclara que la reducción de la hoja de balance de la Fed comenzará siendo de u$s 30.000 millones en bonos del Tesoro americano y u$s 17.500 millones en activos respaldados por hipotecas en total.

El objetivo es que en tres meses la reducción de la hoja de balance alcance los u$s 60.000 millones y u$s 35.000 millones en bonos del Tesoro y activos respaldados por hipotecas respectivamente. Es decir, u$s 95.000 millones en total, en línea con las minutas de marzo.

Patricio Tassello, portfolio manager de Santander Asset Management, explicó que el "tightening" monetario, sumado a la suba de tasas iniciado este año por parte de la Fed en busca de contener la inflación, no son buenas noticias para las ganancias corporativas y por ende para el S&P 500 en el mediano plazo.

"En lo que va del año el índice ya acumula una pérdida de 14%, y creemos que las malas noticias tales como la erosión de los márgenes de ganancias aún no están del todo descontadas por el mercado. El impacto de la suba de tasas no solo ha tenido efecto sobre el rendimiento de los bonos y acciones sino también creemos que lo tendrá en el precio de las propiedades dada su alta dependencia en el crédito hipotecario, cuya tasa promedio subió fuertemente y ya supera el 5%", dijo.

Además, hacia adelante, el portfolio manager de Santander advierte que la magnitud de la corrección del S&P500 dependerá principalmente del manejo fino por parte de la Fed entre desaceleración de la inflación y desaceleración económica, lo cual el mercado estará mirando atentamente.

Sin el put gratis

En línea con el inicio del "Quantitative Tightening", los mercados perciben que la Fed debe priorizar la lucha contra la inflación y esto implica dejar de soportar el rally en los mercados.

En otras palabras, se da por finalizado el famoso "put gratis de la Fed".

Desde 2008 hasta la actualidad, la Reserva Federal aparecía en los momentos más complicados y de mayor volatilidad del mercado con la intención de calmarlo y mantener con vida el llamado bull market o mercado alcista.

La Fed le dio prioridad permanentemente a ello con el objetivo de potenciar el efecto riqueza en el mercado. Dado que los estadounidenses tienen una cultura de invertir masivamente en la Bolsa, si las acciones suben, entonces su patrimonio también.

De esta manera, si los americanos son más ricos, entonces se verán más confiados en consumir y por lo tanto, permitirán que la economía siga funcionando de una manera saludable.

Por lo tanto, los inversores sentían que ante contextos de volatilidad, tarde o temprano aparecía la Fed para calmar al mercado y provocar una nueva suba en los precios.

Ya sea con la compra de activos, una reducción en las tasas de interés o bien con comentarios de los miembros de la Fed, desde la autoridad monetaria estadounidense calmaban al mercado y las acciones volvían a subir.

A esto es lo que se lo llamó "el put gratis de la Fed". En otras palabras, la cobertura bajista implícita que tenía el mercado ante un contexto de volatilidad.

El inversor compraba acciones, y si aumentaba la volatilidad y éstas caían, se especulaba con la Fed iba a actuar, haciendo que la Fed funcione como una especie de cobertura (put) en las posiciones compradas en acciones por parte de los inversores.

Sin embargo, la mayor inflación pone a este contexto contra las cuerdas. El mercado sabe que la Fed no puede seguir siendo laxa ya que la inflación se aceleró y toco su mayor valor en 40 años. Esto implica que la Fed tiene que subir la tasa y retirar estímulos. 

Ya no solo no va a comprar activos, sino que por lo contrario, buscará reducir su hoja de balance, la cual pasó de u$s 3,9 billones a u$s 9 billones desde que comenzó la pandemia.

Es el fin de una era. Se acabó una era del "put gratis de la Fed" y el mercado lo sabe. Las acciones tienen en 2022 su peor comienzo de año desde 1939. Si hoy terminase el año, sería el peor desde 2008.

La Fed tiene que ser más "hawkish" para calmar la inflación y esto implica dejar de darle soporte al "bull market". 

Los inversores perdieron la protección bajista que los cuidó desde 2008 hasta la actualidad. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios