Este hombre fue más destructivo para el planeta que cualquier otro organismo de la historia

Fue decisivo para que la gasolina con plomo se convirtiera en el combustible preferido de Estados Unidos. Y para el sistema de enfriamiento de heladeras y espacios públicos que impactó en el agujero en la capa de ozono.

El alegre y capaz ingeniero de General Motors, Thomas Midgley Jr, a menudo es descrito como el ser humano apacible más desastroso que jamás haya existido. Hace 100 años, el 9 de diciembre de 1921, Midgley le dijo a su jefe Charles Kettering que había encontrado un aditivo milagroso: tetraetilo de plomo. 

Al agregarlo a la gasolina, redujo los "golpes"- o pequeñas detonaciones - que dañaban los motores de los automóviles. La gasolina con plomo se convirtió en el combustible preferido de Estados Unidos.

Van a jubilar a los conductores: los autos que se manejan solos cada vez están más cerca

Un estudio realizado en 1965 encontró que los niveles de plomo en el aire en EE.UU. se habían multiplicado por mil desde 1923. El material era casi omnipresente en todo el mundo antes de su eliminación gradual a partir de la década de 1970. Terminó causando alrededor de 1,2 millones de muertes prematuras al año, redujo el coeficiente intelectual de innumerables niños y probablemente llevó a muchos a la violencia.

Sin embargo, Midgley no había terminado. 

En unas pocas horas, un día de 1928, se le ocurrió un clorofluorocarbono o CFC, que podía enfriar refrigeradores y espacios públicos como vagones de ferrocarril de manera segura. En la década de 1970, los científicos se dieron cuenta de que los CFC habían hecho un agujero en la capa de ozono

El historiador JR McNeill escribió que Midgley "tuvo más impacto en la atmósfera que cualquier otro organismo en la historia de la Tierra". La historia de Midgley ilustra el daño que puede hacer un pensador brillante, ambicioso e innovador.

Efecto invernadero impulsa recambio de acondicionadores y heladeras

Nacido en 1889 en una familia de inventores, vivió la mayor parte de su vida en Columbus, Ohio. Encontró un alma gemela en Kettering, que había inventado el motor de arranque eléctrico y la ignición eléctrica para vehículos. "Boss Kett" y "Midge" se convirtieron en un dúo imparable, escribe Sharon Bertsch McGrayne en su libro Prometheans in the Lab ([Prometeos en el laboratorio). "¿Qué quieres que haga ahora, jefe?", preguntaba Midgley.

La gasolina con plomo fue un gran hallazgo, en gran parte porque podía patentarse, mientras que el posible combustible alternativo, el etanol no tenía esa posibilidad. 

Pero lo que fue bueno para General Motors no fue bueno para EE.UU. y su gente. Por supuesto, Kettering y Midgley entendieron (como incluso los antiguos romanos) los peligros del envenenamiento por plomo. El mismo Midgley fue víctima de ello: notó que la temperatura de su cuerpo a veces bajaba 2,5°F por debajo de lo normal. 

Poco después de que comenzó la producción de gasolina con plomo, al menos 15 trabajadores de la planta que trabajaban en ella murieron, mientras que otros se volvieron psicóticos.

Midgley no se inmutó. En una conferencia de prensa convocada debido a la preocupación pública por el "gas loco", tranquilizó a los escépticos lavándose las manos con tetraetilo de plomo. Kettering se aseguró de darle al material un nombre femenino que sonara inofensivo, "Ethyl". Los reguladores lo aprobaron.

Midgley siguió siendo un inventor compulsivo hasta el final. Después de contraer poliomielitis, construyó un sistema de poleas para ayudarlo a moverse. Una noche de 1944, el hombre de 55 años fue estrangulado por su propio dispositivo. Murió como presidente y director de la American Chemical Society, titular de 117 patentes y "el químico más condecorado de EEUU", escribe Bertsch McGrayne.

Su familia incluso le atribuye el mérito de haber inventado el cóctel destornillador. En su último discurso, realizado por teléfono desde su lecho de muerte, resumió el credo del siempre ambicioso: "Somos la única especie de criaturas vivientes que incluso concibe ejercer algún control sobre el medio ambiente que se le impone. Es cierto que este control está lejos de ser completo. Su extensión es muy deseable".

Varios factores tuvieron que unirse para que Midgley pudiera ser tan destructivo. Sobre todo, era un hombre poderoso que vivía en una región en auge de la superpotencia de su época. No es una coincidencia que otra figura de gran impacto, Curtis LeMay, el general de la Fuerza Aérea de EEUU que planeó el "bombardeo de área" de Japón y Vietnam, haya crecido en Columbus en la época de Midgley. Para hacer daño a escala global, debes ser un innovador pragmático y despiadado que trabaje para uno de los grandes batallones. Si alguien viene de, digamos, Albania, su potencial de daño es más local.

Los condecorados seres ambiciosos como Midgley son un buen argumento contra el éxito. Hay una lección para todos nosotros aquí. Vale la pena preguntarse todas las mañanas: ¿soy Thomas Midgley? ¿Debo ir a trabajar hoy, o el mundo estará mejor si me quedo en la cama jugando Liga de Leyendas? Una buena línea para una lápida podría ser: "Hizo poco daño".

Midgley es una parábola del ingenio humano que destruye el planeta. Pero hay otra forma de leer su historia. Para empezar, Bertsch McGrayne cree que su muerte a manos de su propia invención, lejos de ser la metáfora perfecta de su vida, fue una eutanasia cuidadosamente planificada. Ella también argumenta que benefició a la humanidad. Cuando murió, escribe, se lo consideraba un "héroe nacional", ya que la gasolina con plomo ayudó a los aviones aliados a superar a los enemigos alemanes y japoneses. Su afirmación es discutible: el etanol u otra de las alternativas al plomo consideradas en la década de 1920 podrían haber hecho lo mismo para los motores estadounidenses.

De manera más concluyente, ella argumenta que sus CFC salvaron millones de vidas. La refrigeración segura mantuvo las vacunas y los alimentos en buen estado durante más tiempo, lo que redujo las enfermedades infecciosas, las intoxicaciones alimentarias y la diarrea. En la carrera "midgleyana" entre el progreso y la destrucción, la victoria del esta última aún no está garantizada.

Copyright The Financial Times Limited 2021

© 2021 The Financial Times Ltd. All rights reserved. Please do not copy and paste FT articles and redistribute by email or post to the web.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios