La Fed teme que la inflación arraigada se convierta en un "riesgo significativo" para la economía de Estados Unidos

Las actas de las minutas de junio sugieren que podría ser necesaria una política monetaria aún más estricta por parte del banco central estadounidense

Los máximos responsables de la Reserva Federal creen que la inflación arraigada es un "riesgo significativo" para la economía estadounidense y temen que sea necesaria una política monetaria más estricta si el aumento de los precios supera sus expectativas, según un relato de su última reunión.

Las actas de las minutas de junio del banco central estadounidense, en la que la Fed llevó a cabo la primera suba de tasas de 0,75 puntos porcentuales desde 1994, también mostraron que los responsables políticos son ahora partidarios de elevar las tasas de interés hasta el punto en que se contenga la actividad económica, con la posibilidad de que se vuelvan "aún más restrictivos" si los datos lo justifican.

"Muchos participantes consideraron que un riesgo importante al que se enfrentaba el comité era que la elevada inflación pudiera arraigarse si el público comenzaba a cuestionar la decisión del comité de ajustar la orientación de la política según se justificara", señalaban las actas.

Estados Unidos: Joe Biden pierde popularidad mientras busca una solución a la inflación

Las notas del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), que se publicaron el miércoles, revelaron la alarma que se extiende por las altas esferas del banco central de los Estados Unidos sobre la inflación, que se sitúa en una tasa anual del 8,6%. El informe también mostró hasta dónde están dispuestos a llegar los funcionarios para garantizar que los precios no se descontrolen aún más.

La Reserva Federal decidirá si sube las tasas en 0,50 pp. o 0,75 pp. en su reunión de este mes, aunque varios funcionarios se han mostrado partidarios del alza mayor.

"Si la inflación se afianza en la mente de los consumidores y de las empresas, será mucho más difícil bajarla a medio plazo", dijo Kathy Bostjancic, economista jefe de Estados Unidos en Oxford Economics. "Ese es el punto de ruptura para [la Fed], y realmente quieren hacer todo lo posible para asegurarse de que no ocurra".

Y añadió: "Cuanto más tiempo se mantenga la inflación alta, más se incrustará en las expectativas".

Las actas mostraron que los participantes eran cada vez más conscientes de que sus planes de endurecimiento de la política monetaria ralentizarían el ritmo de crecimiento económico. La mayoría señaló que los riesgos para las perspectivas estaban "sesgados a la baja", dada la posibilidad de que un mayor endurecimiento pudiera lastrar la actividad.

Las actas se hicieron eco de los recientes comentarios del presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, quien ha subrayado que el banco central tiene poco margen de maniobra para tratar de controlar la inflación sin causar pérdidas de empleo generalizadas.

Estados Unidos: el tightening de la Fed asusta a los inversores y las acciones ya perdieron u$s 9 billones este 2022

Una recesión en Estados Unidos es ahora "ciertamente una posibilidad", y dependería en gran parte de factores fuera del control de la Fed, dijo el mes pasado, señalando la guerra en Ucrania y los prolongados confinamientos por Covid-19 en China.

Powell reiteró ese mensaje la semana pasada en un panel con otros banqueros centrales, cuando advirtió que un fracaso en el restablecimiento de la estabilidad de precios llevaría a un resultado aún peor para la economía estadounidense.

"Es muy probable que el proceso implique algo de dolor, pero el peor dolor sería no abordar esta alta inflación y permitir que se vuelva persistente", dijo.

Inflación y recesión: los riesgos de una Reserva Federal errática 

El relato de la reunión de junio arrojó más luz sobre los motivos por los que la Reserva Federal decidió abruptamente acelerar el ritmo de endurecimiento de la política monetaria, optando por desechar sus planes previamente señalados de una segunda suba consecutiva de las tasas de 0,50 puntos porcentuales.

En su lugar, un aumento de 0,75 puntos porcentuales elevó la tasa de los fondos federales a un nuevo rango objetivo de entre el 1,50% y el 1,75%.

La decisión se adoptó tras la publicación de dos informes económicos, uno de los cuales mostraba un gran aumento de los precios al consumo en mayo y el otro un aumento de las expectativas de inflación.

Cómo un dólar más fuerte puede afectar a los mercados emergentes

Los participantes expresaron su preocupación por el hecho de que el primer informe sugería que las presiones inflacionarias aún no habían disminuido y "[consolidaba] la opinión de que la inflación sería más persistente de lo que habían previsto anteriormente", según las actas.

En la reunión de junio también se revisaron las previsiones, que indicaban que los funcionarios preveían un aumento de las tasa hasta algo menos del 3,5% a finales de año. El año que viene se esperan nuevas subas que lleven la tasa de interés oficial al 3,75%, antes de reducirla en 2024. Los funcionarios también prevén un aumento del desempleo y un menor crecimiento durante ese período.

Las actas detallan por qué la Reserva Federal suprimió una línea importante en su declaración de política del mes pasado, en la que había dicho que esperaba que la inflación volviera a su objetivo del 2% y que el mercado laboral "siguiera siendo fuerte" mientras endurecía la política monetaria.

"Dado que el endurecimiento de la política monetaria podría dar lugar a una cierta desaceleración del crecimiento económico y a una moderación de las condiciones del mercado laboral, los miembros también acordaron suprimir el texto de la declaración anterior", se indica en las actas.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios