Estados Unidos: Joe Biden pierde popularidad mientras busca una solución a la inflación

El presidente de los Estados Unidos está haciendo de la lucha contra la suba de los precios una prioridad, pero los economistas advierten que la Casa Blanca no puede hacer mucho para ayudar.

Joe Biden se enfrenta a un dilema: por un lado, está presionado para ayudar a los estadounidenses que luchan contra el aumento de los precios y la ralentización de la economía, pero por otro, cualquier medida unilateral que pueda tomar corre el riesgo de agravar aún más el problema de la inflación.

Este miércoles, el presidente de los Estados Unidos viajó a Cleveland (Ohio) para volver a centrar su atención en la economía tras su viaje a Europa para asistir a las cumbres del G7 y la OTAN, y antes de una visita prevista a Medio Oriente la próxima semana.

El viaje al corazón del Estados Unidos industrial se produce en un momento en que Biden intenta recuperar su posición política. Sus índices de aprobación llevan semanas estancados en los niveles más bajos de su presidencia, y los votantes están ampliamente decepcionados por su gestión de la economía, y el panorama económico para la Casa Blanca no ha hecho más que complicarse en las últimas semanas.

Estados Unidos: Joe Biden lucha por cerrar la "brecha de credibilidad" sobre la inflación

Con la inflación todavía obstinadamente alta, la Reserva Federal se ha embarcado en un agresivo ciclo de subas de las tasas de interés, alimentando la preocupación de que la economía pueda dirigirse a una desaceleración significativa o incluso a una recesión, ya que los consumidores recortan el gasto y las empresas reducen la inversión.

Mientras tanto, a cuatro meses de las elecciones de mitad de término, los legisladores demócratas están cada vez más impacientes por la persistencia de la inflación y el dolor financiero que está causando.

"La Fed es un martillo: detener el crecimiento de la economía o contraerla tiene un impacto enormemente negativo en la clase trabajadora y la clase media", dijo Ro Khanna, congresista demócrata de California. "Deberíamos intentar todo lo posible para bajar los precios de los alimentos y de la nafta para evitar una acción más draconiana por parte de la Fed".

Biden ha dicho que hacer frente a la inflación es su máxima prioridad, dada su importancia para muchos votantes. La administración ha estado buscando formas de apoyar a los hogares y a las empresas que sufren los elevados costos, incluyendo una propuesta de exención temporal del impuesto sobre la nafta, una posible medida para cancelar algunos préstamos estudiantiles y la eliminación de los aranceles sobre algunas importaciones chinas.

Pero algunos economistas han advertido que estas medidas podrían ser contraproducentes. "Creo que debemos tener cuidado cuando pensamos en posibles soluciones al problema", dijo Gregory Daco, economista jefe de EY-Parthenon. La Casa Blanca no quiere "echar potencialmente leña al fuego sugiriendo políticas que realmente estimulen la demanda en lugar de estimular la oferta", añadió.

Jean Boivin, director del Instituto de Inversión BlackRock, dijo: "Creo que podrían funcionar inicialmente para aliviar parte de la presión, pero creo que estarán guardando más preocupaciones sobre la inflación en el futuro".

Estados Unidos: el decepcionante primer año de Joe Biden en la Casa Blanca

La dificultad de la Casa Blanca para presentar un plan decisivo de lucha contra la inflación se debe a que sus poderes para frenar los precios son limitados en comparación con los de la Fed. Muchos de los factores que impulsan la inflación también están fuera de su control, incluyendo la guerra en Ucrania y la voluntad de la OPEP de producir más petróleo.

El objetivo de la administración Biden es que la economía se enfríe lo suficiente como para bajar los costos, aunque no a costa de una gran parte del mercado laboral -en términos de puestos de trabajo y salarios- que se han producido desde principios del año pasado.

Para algunos economistas, no hay mucho más que Biden pueda hacer para cambiar la dinámica, aparte de dejar que el efecto del estímulo de u$s 1,9 millones del año pasado se desvanezca y tratar de abordar los cuellos de botella del lado de la oferta tan agresivamente como pueda.

Estados Unidos: cómo es la estrategia de Biden para bajar la inflación

"Lo más importante que está haciendo la política fiscal para amortiguar las presiones inflacionarias es permitir que el apoyo fiscal disminuya", dijo Wendy Edelberg, directora del Proyecto Hamilton, un think tank económico de Washington. "Todo lo demás de lo que vamos a hablar en términos de lo que pueden hacer los responsables de la política fiscal con respecto a la inflación es de segundo y tercer orden".

"Algunas de las políticas de las que ha hablado la administración tienen el aspecto de aumentar realmente la demanda en un momento en el que estamos intentando frenarla un poco", dijo Claudia Sahm, antigua economista de la Fed. "Pero no tienen buenas herramientas".

La Casa Blanca espera que el Congreso apruebe en las próximas semanas una legislación que mejore la percepción de los votantes sobre su gestión de la economía. Los legisladores están debatiendo un proyecto de ley para financiar la fabricación nacional de chips y aumentar la competitividad de Estados Unidos frente a China. Aunque cuenta con apoyo bipartidista, sigue estancado en el Capitolio después de que Mitch McConnell, el líder republicano en el Senado, amenazara con retrasarlo.

Inflación vs concentración: la cruzada de Biden por la competencia y qué dice sobre el futuro de la globalización

La Casa Blanca también espera que los demócratas aprueben una versión reducida del fallido plan Build Back Better [reconstruir mejor] de Biden. Incluiría medidas destinadas a reducir el costo de los medicamentos, lo que también ayudaría a aliviar parte de la presión financiera sobre los hogares estadounidenses, así como créditos fiscales para las energías limpias y mayores impuestos para los ricos y las grandes empresas.

En California, Khanna prefiere que se aplique un impuesto sobre las ganacias inesperadas del petróleo en lugar de una exención del impuesto sobre la nafta, pero dijo que apoya la reducción de los préstamos a los estudiantes y que aboga por medidas más agresivas por parte de la Casa Blanca para impulsar el suministro mediante la promoción de la producción nacional.

Es crucial que la administración y los demócratas en el Congreso ofrezcan respuestas a los votantes, añadió. "Es el precio de la nafta, es el precio de los alimentos: tenemos que centrarnos en tener una iniciativa al respecto. Cuando mis electores hablan conmigo, eso es lo más importante para ellos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios