Estados Unidos: el tightening de la Fed asusta a los inversores y las acciones ya perdieron u$s 9 billones este 2022

El S&P 500 va camino de registrar el peor primer semestre desde 1970, mientras otros grandes mercados también están cayendo.

Las acciones estadounidenses han perdido cerca de u$s 9 billones este año, ya que el intento de la Reserva Federal de frenar la inflación galopante y la preocupación cada vez mayor por el crecimiento mundial han hecho que los inversores se alejen del mayor mercado de valores del mundo.

El valor de mercado del índice S&P 1500, un amplio barómetro del mercado bursátil estadounidense, se ha desplomado desde los u$s 45,8 billones a fines de 2021 hasta los u$s 36,6 billones al cierre de Wall Street el miércoles, según datos de Bloomberg.

El índice de referencia S&P 500, que sigue las acciones de las empresas más grandes de Estados Unidos, se ha desplomado alrededor de una quinta parte en 2022, lo que lo deja en camino de registrar su peor rendimiento para un primer semestre desde 1970, cuando las acciones se vendían como respuesta a una recesión que puso fin al período más largo de expansión económica en la historia de Estados Unidos hasta ese momento.

Wall Street ve más cerca el final de las tasas altas: ¿hay que pasar el verano?

"El estado de ánimo del mercado está dominado por la posibilidad de recesión en Estados Unidos y Europa", dijo Bastien Drut, estratega de la gestora de activos CPR, con sede en París. "Es muy negativo", añadió, advirtiendo que los días en que se podía confiar en que los bancos centrales flexibilizaran la política monetaria para apoyar el crecimiento económico habían "desaparecido".

Otros mercados mundiales también han retrocedido con fuerza este año. El Stoxx 600 europeo bajó un 1,5% el jueves, con lo que ha perdido casi un 17% este año. El índice MSCI de mercados de Asia-Pacífico se ha desplomado un 18% en 2022 en dólares.

El miércoles durante la conferencia anual del Banco Central Europeo, los principales banqueros centrales advirtieron que la era de las bajas tasas de interés y la inflación había llegado a su fin tras el shock inflacionario provocado por la invasión rusa de Ucrania a principios de este año y la pandemia.

El presidente de la Fed, Jay Powell, dijo que si las tasas de interés no se suben lo suficientemente rápido para combatir la alta inflación, se podría permitir que los precios en alza se arraiguen. "Es muy probable que el proceso implique algo de dolor, pero el peor dolor sería no abordar esta alta inflación y permitir que se vuelva persistente", dijo Powell.

Los mercados se han visto sacudidos este mes por las subas de las tasas de interés de la Reserva Federal y del Banco de Inglaterra: la primera subió la tasa de interés de los fondos federales en 0,75 puntos porcentuales, hasta un nuevo rango objetivo de entre el 1,5% y el 1,75%, y los responsables de la política monetaria apuntan a otra gran suba de tasas en julio.

El Banco Central Europeo también prevé una suba de un cuarto de punto porcentual en julio por primera vez desde 2011.

"Las lecturas de la inflación han precipitado una respuesta cada vez más dura por parte de la Reserva Federal, inclinando el enfoque de la política hacia la lucha contra la inflación a pesar de las posibles consecuencias económicas", dijo Scott Chronert, estratega de renta variable estadounidense de Citigroup. "Los inversores se muestran reticentes a comprar ante las continuas subas de tasas de la Fed y el temor a que se restablezcan las expectativas de beneficios".

Citi también rebajó el miércoles su previsión de final de año para el S&P 500 de 4,700 a 4,200. Aunque este nuevo objetivo implica una suba de aproximadamente el 10% desde el nivel actual del índice de referencia, los economistas del banco también situaron las probabilidades de una recesión mundial en 50%.

La renta variable estadounidense ha caído más de un 2% sólo esta semana, ya que un informe sobre la confianza de los consumidores alimentó la preocupación por una recesión económica. Sin embargo, en las operaciones asiáticas del jueves, el índice CSI 300 de acciones chinas grandes y líquidas subió un 1,4%.

De este modo, el índice de referencia de las acciones chinas se encamina a una suba de casi el 10% en junio, lo que supone su mayor ganancia mensual en casi dos años, en un momento en el que el país sale de una serie de confinamientos que ahogaron la actividad económica y paralizaron el centro financiero de Shanghai durante dos meses.

"De cara al [segundo semestre], los argumentos a favor de la renta variable china son más convincentes", dijo Marko Kolanovic, estratega de mercados de JPMorgan. "Los lastres de la Covid-19 parecen estar desvaneciéndose como se preveía, China está repuntando ahora y se está construyendo un estímulo fiscal adicional fuera de Estados Unidos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios