El dólar alcista está destruyendo a la economía mundial

Washington puede y debe ayudar a debilitar su moneda sin socavar el esfuerzo de la Fed por contener la inflación.

El dólar en alza ha demostrado su poder sobre el mundo en los últimos meses, exacerbando la tensión en los mercados financieros y en todos los países alarmados por la perspectiva de pagar facturas, y créditos, en dólares cada vez más costosos.

La mayoría de los analistas atribuyen el aumento del dólar durante el último año a las tasas de interés estadounidenses, las cuales son necesarias para combatir la inflación. Pero el dólar se ha convertido en una fuerza demoledora, subiendo mucho más de lo que cabría esperar basándose en los fundamentals, incluyendo la diferencia entre las tasas de interés en Estados Unidos y en el resto del mundo. Su extraordinario y rápido aumento está impulsado por inversores, que piensan que el dólar es el único refugio, y por especuladores, que apuestan a que seguirá subiendo.

El comportamiento irracional tiene consecuencias. Un dólar desconectado de los fundamentals no tiene razón de ser, y puede desencadenar un accidente financiero que conduzca a la economía mundial a la recesión. Éste es el momento, entonces, de que la administración Biden abandone su indiferencia ante el dólar en alza, reconozca sus efectos desestabilizadores, y reúna a los países para que debiliten el dólar vendiéndolo.

Dólar: los banqueros cada vez hablan más de un gran acuerdo internacional para bajar el precio

Casi nadie anticipa que Washington lo haga, porque los asesores de Biden han dejado claro que su objetivo es ayudar a la Reserva Federal a luchar contra la inflación en Estados Unidos, y ellos creen que un dólar fuerte ayuda a contener la inflación al abaratar las importaciones. Esta lógica es ampliamente aceptada.

También es, en gran medida, errónea. Las importaciones representan el 12% del PBI estadounidense, aproximadamente un tercio del promedio de los países desarrollados, y tienen un efecto menor en los precios estadounidenses. Y, lo que es más importante aún, el dólar dominante se utiliza para fijar el precio de la mayoría de los bienes mundiales, incluyendo el 95 % de las importaciones estadounidenses. Por lo tanto, un cambio en el valor del dólar hace poco para cambiar el precio que los estadounidenses pagan por estas importaciones.

Esta inmunidad es rara. Otros países pagan más facturas en moneda extranjera y son más vulnerables a las fluctuaciones monetarias. Cuando el dólar cae un 1%, la inflación aumenta en Estados Unidos sólo un 0,03%. Cuando otras monedas caen tanto, la inflación aumenta tres veces más rápido en otras economías desarrolladas, y hasta seis veces más rápido en las economías emergentes.

El punto clave es que la administración Biden pueda contribuir a debilitar el dólar sin socavar los esfuerzos de la Fed por contener la inflación estadounidense. De hecho, Estados Unidos se enfrenta a menos riesgos por el impacto imaginario del dólar en la inflación estadounidense que por su comprobado impacto en la economía mundial.

Antes de la semana pasada, el dólar se había disparado más de un 20% en 12 meses, igualando o superando las subas que acompañaron a los últimos siete grandes colapsos financieros mundiales que se remontan a la crisis de la deuda latinoamericana de principios de la década de 1990, e incluyendo la caída de las puntocom de 2001 y la crisis financiera mundial de 2008.

Estas crisis afectaron a varios países, incluyendo a Estados Unidos, lo cual desmintió otra popular creencia estadounidense: que un dólar fuerte es un "problema" sólo para el resto del mundo.

El dólar sigue subiendo: cuáles son las consecuencias y cómo impacta en el resto del mundo

Este año, dos de cada tres bancos centrales de las economías emergentes están vendiendo dólares, un porcentaje récord desde al menos el año 2000. Japón se ha unido a ellos, interviniendo directamente en el mercado de divisas por primera vez en un cuarto de siglo. Pero los esfuerzos nacionales fragmentarios para reforzar sus propias divisas tienen menos impacto que una intervención coordinada.

Dado que los bancos centrales, incluyendo la Reserva Federal, no pueden -y no deben - dejar de subir las tasas de interés hasta que la inflación esté claramente controlada, la venta coordinada es la única herramienta que queda para aliviar las tensiones inducidas por el dólar que aún son visibles a nivel mundial, desde en los países de bajos ingresos hasta en Europa.

Los esfuerzos liderados por Estados Unidos para debilitar el dólar en general han tenido éxito en la era pos-Bretton Woods, particularmente cuando se cumplen las siguientes condiciones: el dólar está seriamente sobrevalorado; los especuladores están comprando fuertemente el dólar; la intervención coordinada de los gobiernos sorprende a los mercados; y la política monetaria de los bancos centrales está empujando las monedas en la misma dirección.

El 'rey dólar' aumenta su valor mientras la Fed presiona con más subas de tasas

Actualmente, las posibilidades de éxito son buenas. Aunque las políticas de la Fed están empujando al dólar al alza, ahora está seriamente sobrevalorado, alimentado por altas posiciones especulativas, y una intervención coordinada, la cual sería dirigida por el Tesoro estadounidense, sería inesperada.

Normalmente, la intromisión gubernamental en los mercados de divisas es desaconsejable, pero el dólar sigue estando en máximos irracionales -según una medida, casi un 40% más caro que en cualquier momento desde 1980- y un aumento adicional pudiera desencadenar una recesión mundial.

La administración Biden tiene todas las de ganar si actúa ahora. Actuando para proteger a Estados Unidos del riesgo real de una recesión mundial, en lugar de del riesgo imaginario de una inflación impulsada por el dólar, la administración se ganaría los elogios de un mundo que se está tambaleando por su política de no intervención del dólar.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • FMP

    FABIÁN MARCELO POLETTO

    12/10/22

    IMPLOSIÓN FATAL de la SUPERNOVA DÓLAR EEUU

    0
    0
    Responder