El 'rey dólar' aumenta su valor mientras la Fed presiona con más subas de tasas

La divisa estadounidense se encuentra en la cúspide de su tercer mes consecutivo de ganancias frente a sus pares

El dólar está en la cúspide de su tercer mes consecutivo de ganancias después de alcanzar un máximo de 20 años frente a sus pares, lo que refleja las distintas perspectivas de las tasas de interés y la evolución de las mayores economías del mundo.

El índice del dólar, que mide el valor de la moneda frente a una canasta de otras divisas, se ha revalorizado un 14% desde principios de año. Ha seguido subiendo por las expectativas de que la Fed no dará marcha atrás en la suba de las tasas de interés en EE.UU. para combatir la inflación, tal y como subrayó la semana pasada su presidente Jay Powell en Jackson Hole.

Cómo impacta la suba del precio del gas en la inflación europea

La ventaja de la divisa estadounidense sobre las demás también refleja la preocupación de que el aumento de los precios de la energía en Europa, provocada por la guerra de Rusia en Ucrania, haga subir la inflación y lleve a las economías a la recesión.

"Todo apunta a un dólar más fuerte", asegura Christian Kopf, responsable de renta fija de Union Investment. "El dólar no depende de las importaciones de energía y no se está viendo tan afectado por la suba de los precios de la energía. a diferencia de lo que hemos visto sobre todo en Europa", añade.

Agosto marcará el tercer mes consecutivo de suba del dólar, mientras que la libra esterlina y el euro han retrocedido un 7,4% y un 6,6% respectivamente en el mismo periodo. El yen japonés y el franco suizo han bajado un 7,1% y un 1,5% en el mismo trimestre.

La Reserva Federal ha encabezado el endurecimiento de la política monetaria de los grandes bancos centrales. El aumento de la rentabilidad de la deuda pública estadounidense hace que el dólar suba, ya que los inversores venden la deuda denominada en otras divisas en favor de las mejores primas de los bonos del Tesoro estadounidense.

El rendimiento de la deuda pública a dos años, que se mueve en función de las expectativas de las tasas de interés, alcanzó el martes su nivel más alto desde 2007, con un 3,497%.

El aumento de los rendimientos, y la fortaleza del dólar que los acompaña, también han perjudicado a las economías emergentes. Esto se debe, en parte, al flujo de capitales desde sus activos hacia el dólar, pero también a que muchos mercados emergentes tienen deuda denominada en dólares. Un dólar más fuerte significa un aumento de los pagos de deuda para esos países, lo que ha llevado a algunos inversores a predecir una ola de impagos.

Los precios de la energía han alcanzado máximos históricos en Europa, mientras la región busca suministros de gas natural que, de otro modo, vendrían de Rusia. La UE se prepara para anunciar medidas de emergencia para hacer frente a la espiral de costes energéticos de la región, que afecta a las empresas y los hogares.

No parece que la tensión vaya a relajarse en un futuro próximo. La inflación en EEUU alcanzó el 8,5% interanual en julio, una ligera caída con respecto al mes anterior, aunque la Fed sigue centrada en su objetivo de una inflación del 2%. 

Powell insistió en su compromiso "incondicional" con la lucha contra la inflación la semana pasada, lanzando un mensaje de línea dura en Jackson Hole y disipando cualquier duda de que el banco central más poderoso del mundo vaya a relajar su política monetaria, al menos a corto plazo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios