El 2023 de Juntos por el Cambio y una encrucijada en una provincia clave

La coalición opositora debe definir su estrategia en Córdoba, un distrito que fue definitorio en el panorama nacional pero en el que no pudo triunfar a nivel provincial. Las internas y los posibles candidatos ya asoman, con Macri y Patricia Bullrich con distintas apuestas.

Una sola vez en la historia argentina una provincia definió una elección presidencial. Si en 2015 no se hubieran tenido en cuenta los votos de Córdoba, Daniel Scioli habría superado a Mauricio Macri. Tal fue la importancia de este distrito para Cambiemos, e incluso lo siguió siendo en las siguientes elecciones, ya que mantuvo su apoyo a la coalición. Sin embargo, mientras esto sucedía a nivel nacional, en las elecciones provinciales siguió imponiéndose el peronismo de Juan Schiaretti, por lo que Juntos por el Cambio tiene el desafío de mejorar su performance para pelear por la gobernación.

Juntos por el Cambio y un experimento interno para luchar por la presidencia

En lo que están todos de acuerdo es en no repetir la experiencia de 2019. Para las elecciones a gobernador, no hubo acuerdo interno y se llegó con dos listas a las generales -no hay PASO a nivel provincial-. Así, los radicales Mario Negri y Ramón Mestre se dividieron los votos y se vio favorecido Schiaretti para lograr su reelección.

En esta oportunidad están todos de acuerdo en no repetir esa fallida experiencia y en tratar de resolver mejor la interna. Para eso se utilizará una figura que se anunció la semana pasada en la reunión de mesa nacional de Juntos por el Cambio: la mesa provincial, que se conformará en Córdoba al igual que en el resto de las provincias. Todavía no están definidos los nombres propios, pero se espera que esté integrada por los presidentes de los partidos, legisladores nacionales y presidentes de bloques de la legislatura cordobesa.

Con rock y paseo por la peatonal, Patricia Bullrich camina Córdoba en su gira de verano

De esta forma, sería esta mesa la encargada de definir cómo se elegirán los candidatos. Una de las alternativas es realizar una elección interna abierta, como sucedía esporádicamente en algunos distritos antes de que existieran las PASO. Pero no será solo con afiliados, sino con el padrón entero.

"Primero tenemos que armar el programa y la forma de elegir candidatos. Y después que no nos sorprendan, el peronismo te duerme", aseguran desde el entorno de uno de los principales dirigentes cordobeses. Se espera que para la elección del año que viene los cordobeses vuelvan a elegir candidato de forma anticipada a las nacionales.

En cuanto a las internas, persisten varios espacios diferenciados. Negri y Mestre recompusieron el año pasado su vínculo y fueron juntos a la interna radical, en la que el candidato que apoyaron superó a Rodrigo de Loredo. Luego, de Loredo realizó una buena elección primaria en tándem con Luis Juez. La disputa entre Negri y de Loredo se trasladó incluso al Congreso de la Nación y se llegó a la ruptura del bloque.

Del lado del PRO existe una llamativa división, en donde Patricia Bullrich y Mauricio Macri, aliados en casi todo, respaldan a diferentes sectores. La presidenta del partido tiene en la diputada Laura Rodríguez Machado a su dirigente de más confianza, mientras que el ex presidente se mantiene cerca de Gustavo Santos, su ex ministro. Algunos señalan que este último sector se encuentra tentado de algún tipo de entendimiento con Schiaretti. Aunque casi todo Juntos por el Cambio piensa en derrotar al peronismo local más que en aliarse.

Schiaretti gobernó 12 de los últimos 24 años la provincia -los otros 12 lo hizo José Manuel de la Sota, del mismo signo político- y no está habilitado a un nuevo mandato. El año que viene se postulará seguramente algún delfín, y el señalado por muchos es Martín Llaryora, intendente de la capital.

Del lado opositor, si bien la mayoría cree que es temprano para los nombres propios, Luis Juez nunca escondió sus intenciones de volver a pelear por la gobernación -en 2007 perdió por un punto-.

Ahí podría llegar a tener una interna con de Loredo, quien fue su socio en los últimos comicios. Si bien es más joven y algunos creen que podría aspirar a la intendencia de la capital, otros señalan que podría tener apetito por llegar más alto. Mario Negri, otro que ya peleó por la gobernación, está más concentrado hoy -tal vez cambie en el futuro- en la coalición a nivel nacional y en su función en el Congreso. El PRO, sin dudas, buscará llevar un candidato propio, aunque por el momento buscan fortalecer los liderazgos y nadie se apura en asomar la cabeza.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios