Cepo y aperturaExclusivo Members

Importaciones: las medidas de los primeros 6 meses, los pendientes y los próximos pasos

El Gobierno avanzó en sus primeros seis meses en varias medidas orientadas a facilitar el comercio exterior. Sin embargo, aún quedan restricciones y las importaciones insisten a la baja

En esta noticia

El Gobierno de Javier Milei cumplió sus primeros seis meses marcados con promesas de desregulación y apertura de la economía. La administración de La Libertad Avanza puso en agenda abrir barreras comerciales y con la premisa de que el Estado se correría de la intermediación en el comercio exterior. Sin embargo, una de las principales trabas señaladas por los actores del intercambio comercial internacional sigue vigente: el cepo.

Según la multinacional de servicios profesionales PwC, el Gobierno introdujo cambios en el funcionamiento del Mercado Libre de Cambios (MULC) que, pese al anuncio de la eliminación del cepo, "las medidas sugieren que su eliminación será gradual". Además, subrayaron que el sistema de control de cambios es más flexible y que el acceso al MULC aun requiere que las operaciones sean convalidadas por el Banco Central.

Al respecto, señalaron: "En el caso de las operaciones que implican una salida de divisas y necesitan la previa aprobación formal del BCRA, es prácticamente imposible obtenerla".

Desde el Gobierno, el vocero de las medidas tomadas para "normalizar el comercio exterior" fue el subsecretario de Comercio Exterior del Ministerio de Economía, Esteban Marzorati, quien hizo la lista de medidas, entre los que se destacan la eliminación de las SIRA, el padrón de deuda comercial para importadores y el recorte de los plazos para los pagos de importaciones.

La primera medida que destacó fue la implementación del sistema SEDI (Sistema Estadístico de Importaciones) que establece que los importadores solo deberán informar las operaciones de comercio exterior a partir de los cuales la AFIP analiza la situación tributaria y, las agencias específicas, las condiciones de los elementos a importar, sin necesidad de aprobación. 

Con las SIRA, se eliminó la "necesidad de obtener la aprobación de la Secretaría de Comercio para poder importar". "De esta forma se da previsibilidad y agilidad a los importadores y se quita la arbitrariedad en el proceso".

Junto con esto, el Gobierno decidió eliminar el comprobante de Capacidad Económica Financiera (CEF) como condición para presentar licencias y poder importar. El trámite, que según el Gobierno "se utilizaba para restringir y limitar las operaciones de comercio exterior", fue creado para evitar las solicitudes de importación y dólares por mercaderías y valores que no se correspondía con el giro, tanto del producto como de los fondos, de la empresa que lo solicitara. 

Marzorati sostuvo en su cuenta de X que "hasta entonces, y de forma arbitraría, una fórmula calculaba un valor que no podías superar en operaciones de importación. Con su eliminación, la determinación de cuánto se puede operar la dan los importadores".

El funcionario agregó la creación del Padrón de Deuda Comercial para importadores que cumplió la función de, primero, conocer el volumen de la deuda comercial y, luego, crear un régimen para regularizarla. Según los datos relevados a través del padrón, la deuda ascendía a los U$S42.000 millones. 

El Bopreal para importaciones

A raíz de este padrón, el Gobierno creó el BOPREAL, el bono para que los importadores pudieran cancelar las deudas, títulos a los cuales las empresas podían acceder en pesos y con vencimientos hasta 2027. Recientemente se amplió también para que las empresas puedan concretar los giros de dividendos. "El BOPREAL es adjudicado en su totalidad", destacó el funcionario.

En paralelo se lanzó el stock de deuda de importaciones para PYMES, que le permitía a las pequeñas y medianas empresas que tuvieran deudas con proveedores por menos de U$S 500.000 acceder al MULC. Desde el Gobierno relevaron que cerca de 10.000 PYMES accedieron a U$S1.200 millones.

También con el foco puesto en los pagos de importaciones se modificó el flujo de las mismas y se fijó que las mismas se pagarán en 4 cuotas a 120 días en el caso de los bienes. Para los servicios, se fijó la eliminación del sistema SIRASE y un esquema de pagos a 30 días. " Mediante esta normativa, se genera una dinámica de pagos creíble para los proveedores del exterior y cierta para los importadores locales", agregó Marzorati.

En el caso de las PYMES, el plazo para concretar los pagos se fijó en 30 días y se agregó que el 20% de las operaciones de bienes de capital puedan pagarse de forma anticipada. En el marco de las medidas para bajar la inflación y luego de pujas entre productores locales y comercializadores, el Gobierno decide facilitar las importaciones de alimentos, medicamentos y productos de higiene personal. Así, exime por 120 días del pago de la percepción de IVA y Ganancias a estos productos. 

Suma además a este beneficio a los insumos industriales comprados por PYMES por 90 días. "Con dicha medida, se reducen los costos de importación generando un efecto virtuoso sobre el precio que pagan los consumidores", agregó el funcionario. Desde el Gobierno habían destacado el mes pasado que los productos importados desde que entró en vigencia la medida, en febrero, tuvieron aumentos de precios por debajo de la inflación acumulada hasta abril.

Otras de las medidas fueron la simplificación del proceso de importación de materiales eléctricos para uso industrial y la eliminación de la Declaración Jurada de Composición de Producto que obligaba a los importadores a enviar información de productos de textil y calzado. Se eliminó además el Registro Único de la Matriz Productiva que obligaba a inscribirse a las empresas que necesitaban realizar operaciones de comercio exterior.

Entre las más significativas estuvo la restricción del uso de los canales rojos de Aduana. La medida buscaba recortar la derivación de importaciones que eran derivadas para la revisión física y documental de los envíos. Los canales rojos normativos se aplicaban obligatoriamente sobre mercaderías con medidas anti dumping y reglamentos técnicos. 

Próximos pasos

El Gobierno destacó también en relanzamiento de la Ventanilla única de Comercio Exterior con una renovación de su página web. Esta iniciativa busca, eventualmente, nuclear todos los trámites de lo relativo al comercio exterior para las empresas y reducir la cantidad de trámites que deben realizar. 

En lo relativo a impuestos, el oficialismo redujo los aranceles que se aplicaban a la importación de insumos plásticos, heladeras, lavarropas, neumáticos, herbicidas, entre otros, mientras que por el frente burocrático se optó por simplificar el Régimen de Importación Temporal de Insumos para exportadores, conocido como CTIT, y se extendió el plazo de validez del certificado a 10 años, se anunció que el INTI dejará de ser el único ente que podrá realizar un dictamen técnico y se habilitó que puedan realizarlo los ingenieros y se incluyeron las auditorías aleatorias. 

Por último y más recientemente se derogaron 7 reglamentos técnicos que incluían: Etiquetado EE Balastros; Útiles; Tubos Flexibles de Aluminio; Tintas, lacas y barnices; Sanitarios; Papel envasado; Plomo en tinta.

A esto deben agregarse otras desregulaciones al comercio exterior como las habilitadas por el DNU 70/2023 en el caso de la yerba mate que puso en movilización a los productores de las provincias de Misiones y Corrientes.

Según los datos oficiales disponibles, hasta abril las importaciones mostraban una caída del 23,8% interanual, con fuertes bajas en las compras de bienes de capital, bienes intermedios y el desplome de las sombras de combustibles y lubricantes a raíz del mejor desempeño de la balanza energética.

Temas relacionados
Más noticias de Importaciones
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.