Control del comercio

El SIRA para importaciones enciende alarmas en la industria: los sectores con problemas

Aunque reconocen que es superior como herramienta de gestión, apuntan a la falta de cupos y los excesivos plazos para pagar a los proveedores en el exterior. ¿Cuáles son las principales preocupaciones y las industrias más complicadas?

A horas de su puesta en marcha, el nuevo Sistema de Importación de la República Argentina (SIRA) mantiene en vilo a los empresarios de todas las escalas del país que demandan insumos, piezas o partes para su producción, que en conjunto representan más del 80% de las compras del exterior.

La "preocupación ante las complicaciones en el acceso a insumos importados" fue planteada por directivos de la Unión Industrial Argentina (UIA), ayer, luego de un encuentro que organizó el departamento de Comercio y Negociaciones Internacionales de ministerio de Economía, para presentar los cambios previstos en el nuevo sistema de control de las importaciones.

Pago de importaciones con dólares propios: la ambigua definición del SIRA y el nuevo blanqueo

Importaciones: cuántos dólares pidieron las empresas en el debut del SIRA

Durante el encuentro los industriales explicaron que la situación afecta tanto la producción destinada al mercado interno como la de exportación y coincidieron al plantear la necesidad de "generar mecanismos previsibles que eviten discrecionalidades y permitan la planificación de la producción, quedando claro que es expresa la necesidad de certidumbre que no queda despejada en este punto con la mecánica dispuesta".

En ese sentido, además de analizar la evolución de la actividad industrial en las últimas semanas, señalaron que transmitirán los inconvenientes.

En síntesis, se trata de conseguir respuesta sobre cuestiones que hacen al trabajo diario y que ponen en un punto crítico el ritmo de la actividad fabril; entre ellos, desde la UIA apuntaron a: "la necesidad de dinamizar el acceso a divisas para la adquisición de insumos importados, los incrementos en materia de costos -generales y de logística- y el impacto de las subas de tasas -tanto en los costos financieros como en el crédito-.

Además, la entidad, aprovechó el espacio para expresar su preocupación por el avance parlamentario "sin considerar los aportes realizados desde el sector", de proyectos de ley que tienen impacto directo sobre el entramado productivo y la generación de empleo formal.

punto crítico

En líneas generales los empresarios señalan que el problema no son las importaciones que se mantienen en niveles relativos normales, en términos históricos, sino la escasez de divisas para hacer frente a los pagos en moneda extranjera. 

Fuentes del sector revelaron a El Cronista que además del problema de cupos en algunas posiciones arancelarias, SIRA "no funciona con normalidad", y advirtió que hay empresas vinculadas a la actividad automotriz - autopartista "muy complicadas, al límite", de frenar la producción por falta de piezas.

"Hay problemas, un poco de arrastre más complicaciones que generó el nuevo sistema, están trabajando y hay alguna terminal en riesgo de parar", validó un alto directivo del sector.

A otra escala, la situación también complica a empresas pequeñas que, en las últimas horas detectaron que firmas de mayor capacidad económica completan el cupo disponible de algunos insumos que se utilizan para la producción de alimentos en la industria local, y luego las mismas compañías ofrecen ese producto a precios superiores.

falta de cupos

Esta cara del problema fue expuesta al Secretario de Comercio, Matías Tombolini, durante un encuentro con el consejo directivo de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), encabezado por su presidente, Alfredo González.

Desde CAME apuntaron a la imposibilidad de pymes para importar determinados insumos por falta de cupo y aseguraron que "algunos proveedores deciden no vender mercadería si no es con pago anticipado". Puntualmente, en las economías regionales, el problema se centra en yerba mate y pomasa de manzana, que "son importados por dos o tres grandes empresas, que se benefician en detrimento de los pequeños productores", indicaron

"El SIRA es una estructura diferente respecto de las SIMI y refuerza el modelo de acceso a las importaciones", dijo Tombolini y frente los problemas que plantearon los empresarios pyme confirmó que "se estudiarán durante el transcurso del nuevo sistema excepciones que ameriten el pago a menos días".

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • OL

    osvaldo laveglia

    19/10/22

    Realmente , esto es la destrucción de la pyme que necesitan importar , el camino que les queda es abrir una cuenta en el exterior con dinero enviado por alguna cueva , pagarle al proveedor para que embarque la mercadería , luego hacer Ingenieria Finaciera para recuperar esos dólares si el central cuando se le de la gana pague esa importación .Srs esto es devaluar + emisión + paritarias al 100 = a Rodrigazo , no soy economista es sentido común , porque llegaron a este extremo , se permitió adelanto de importaciones sin control y ahora es casi para la pyme una prohibición de importar , la Argentina es un Pais sin Rumbo .

    0
    0
    Responder
  • GBC

    GABRIEL BAEZ CAMBRA

    19/10/22

    Es una verdadera catástrofe para las industrias que se quedan sin insumos o productos. Yo vendo productos de automatización industrial, que nadie produce en el país, y mis clientes son fabricantes de máquinas y muchos de ellos exportan. El costo de estos productos es mucho menor que e valor de las máquinas que se exportan. Con lo cual es mayor la pérdida que el beneficio con estas medidas ridículas. Nadie en el extranjero acepta pagos diferidos y menos de Argentina. Solo las subsidiarias de grandes corporaciones globales pueden aceptarlo. Como siempre, se benefician los grandes y destrozan a los chicos.

    3
    0
    Responder