Día del Trabajador: la interna oficialista ganó la celebración y copó las calles

La tradicional celebración quedó envuelta en la divisoria de aguas del oficialismo. Fuerte réplica a Máximo Kirchner y defensa de la gestión de Alberto Fernández. También marcharon grupos de izquierda.

La celebración por el Día del Trabajador fue una postal más de la dura disputa que se libra puertas adentro del Frente de Todos. Así, sin una marcha ni acto convocado por la CGT como ya es tradición, un grupo de organizaciones políticas y sociales cercanas al presidente Alberto Fernández se movilizó hoy en una puesta en escena que a la vez que buscó respaldar al Gobierno envió un crítico mensaje hacia las filas kirchneristas del Frente de Todos.

No fue casual. La demostración de fuerzas del 'albertismo' tuvo lugar apenas un día después de que el kirchnerismo realizó su propio festejo. Fue el sábado en Baradero, durante un encuentro de la rama sindical del PJ bonaerense que encabezó el diputado Máximo Kirchnerquien aprovechó el escenario para despacharse con todo contra el Gobierno y particularmente contra el ministro de Economía, Martín Guzmán. 

"¿Cómo que Guzmán dice que él hace su trabajo pero que no se involucra en estas disputas de poder? ¿Y entonces qué vamos a hacer?", reprochó el hijo de la vicepresidenta Cristina Kirchner marcando sus diferencias con el ministro sobre el rumbo de la economía. 

E incluso fue más allá para renovar sus cuestionamientos al acuerdo con el FMI. "Voy a usar lentes porque no los usé por ahí con el acuerdo con el Fondo y, por ahí, si hubiera leído mejor", embistió con ironía.

El presidente Alberto Fernández evitó hoy responder a esas críticas y se limitó a enviar su saludo por el Día del Trabajador a través de un posteo en su cuenta de Twitter. "Ya pusimos en marcha la economía. Ahora, estamos recomponiendo el salario en toda la Argentina. En febrero aumentaron 3,1% y seguiremos haciendo todo para que le ganen a la inflación", escribió tras haber destacado también los datos positivos sobre la recuperación del empleo.

En cambio, las organizaciones que le son afines y se movilizaron para respaldarlo no esquivaron en los discursos una respuesta al kirchnerismo. "Vemos por televisión esa pelea de palacio por las sillas de forma payasesca cuando los problemas reales están en la calle, en los barrios y parece que el Congreso no se hacen cargo", advirtió el dirigente Gildo Onorato, del Movimiento Evita, en una crítica abierta a la presión K por la polémica conformación del Consejo de la Magistratura. 

Y amplió en la misma línea: "Cuando el Estado es débil pierden los humildes, por eso no nos hacemos eco de aquellos que quieren la desestabilización. Sabemos que falta, pero no somos funcionales a debilitar al Gobierno aunque haya muchas cosas que tengamos que corregir y que vamos a pelear para que se corrijan".

En el escenario, montado en la esquina de Avenida 9 de Julio y Avenida de Mayo, otros referentes como Esteban "Gringo" Castro, Dina Sánchez y Juan Carlos Alderete asentían ante las críticas de Onorato. La marcha fue organizada por la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y sumó al Movimiento Evita, al Frente Popular Darío Santillán, Somos Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC).

No hubo en cambio movilización de columnas de la CGT. También allí la interna oficialista hizo estragos y la conducción de la principal central obrera optó por evitar cualquier acto o marcha y solo difundió un documento en el que cargó contra los formadores de precios y advirtió que las paritarias y los bonos anunciados por el Gobierno para los sectores vulnerables son solo "herramientas transitorias" para contener el impacto de la inflación sobre los ingresos. 

"El contexto socio-económico en nuestro país es preocupante; la inflación erosiona los salarios y los ingresos, y con mayor gravedad impacta en los más vulnerables. Las paritarias, los ingresos de emergencia para los sectores informales y los aumentos extraordinarios a jubilados y beneficiarios de planes sociales dispuestos por el Gobierno generan un alivio transitorio", alertó la central.

Las calles del centro porteño también fueron ayer testigos de una marcha paralela, convocada por el Frente de Izquierda Unidad en la Plaza de Mayo, donde se realizó un acto marcado por las consignas contra el acuerdo con el FMI y el ajuste.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • FL

    Fernando Loisso

    01/05/22

    Es muy fácil llenar hoy la Plaza de Mayo. También es fácil distinguirlos. Los que van vestidos todos iguales, son de un gremio en particular, con murgas pagas y mucha organización. Y luego esta la pobre gente que llevan como ganado, en general morochos, mas bien mujeres en su mayoría y/o adolescentes que los miras a la cara desde el auto, mientras te detiene el semáforo y sienten vergüenza. Siento un sentimiento dual de odio y pena por esa gente. No entienden porque están ahí. Solo saben que si no concurren pueden perder el plan. Y la nota habla de quien gano la calle? Nadie la ganó. Pierde el pueblo. Por suerte cayó domingo.

    0
    0
    Responder