PANORAMA POLÍTICO

Cambio de clima en Olivos, el enojo del Presidente con Kulfas y la reaparición de Máximo Kirchner

Alberto Fernández estaba satisfecho con el acto de YPF a pesar de los planteos de la Vicepresidenta. El diputado Kirchner habló de "irresponsables" y volvió a señalar la caída de los salarios

Hasta el mediodía del sábado Alberto Fernández estaba seguro de que a pesar del asunto de la lapicera empezaba a recuperar el vínculo con Cristina Kirchner. Los comentarios en off the record del Ministerio de la Producción a algunos periodistas, con denuncias contra el entorno de la Vicepresidenta, lo obligaron a ceder a uno de los funcionarios al que él mismo había atornillado al sillón. De hecho al retirarse de la celebración por los 100 años de YPF sintió una doble satisfacción, primero por volver a hablar con ella y en segundo lugar por haber resistido los últimos meses sin haber tenido que entregar ni a Martín Guzmán, ni a Claudio Moroni ni a Santiago Cafiero. En su lista de inamovibles todavía figuraba Matías Kulfas.

Aunque fue obvio el disgusto de CFK y fue lapidario para la institucionalidad su ruego al Presidente -"usá la lapicera, te pido que la uses con los que tienen que darle cosas al país"-, el jefe de Estado regresó a la residencia presidencial satisfecho tras cerrar su discurso con un alegato a favor de la unidad y por haber dicho en público y junto a ella lo que dice en privado, que el pasado hay que recordarlo pero hay que pensar un futuro con nuevas ideas. 

Después de que ella reivindicara la gestión de Néstor Kirchner, y la suya, Alberto Fernández marcó su rumbo con un estilo más anodino. "Lo que más necesitamos es que no se adueñen del poder en la Argentina los que manejan al país como una estancia" señaló y sobre el reclamo para que Techint fabrique los caños del gasoducto Néstor Kirchner en Argentina apenas respondió que "le expresé mi preocupación". Hasta se dio el lujo de irritarla al ejemplificar lo que piensa con una frase de "Cantatas de puentes amarillos" de Luis Alberto Spinetta. "Mañana es mejor", se entusiasmó él mientras CFK arrugaba la cara.

En el acto hubo dos sillas vacías, una fue la de Máximo Kirchner y otra la de Sergio Massa que se demoró en un acto en Moreno y evitó las esquirlas. El titular de la Cámara de Diputados estuvo este sábado por la tarde en Olivos haciendo un control de daños de lo ocurrido. Kirchner reapareció en un plenario en Quilmes.

EVALUACIÓN POSITIVA

Alberto Fernández en Olivos con Agustín Rossi y Cristina Camaño

A pesar de todas las lectura negativas -y el enojo de algunos funcionarios- el Presidente hizo una evaluación positiva. Lo vieron contento los que volaron de regreso con él a Olivos. Y en la mañana, de muy buen humor, charló con Agustín Rossi y con Cristina Camaño a quien agradeció la intervención en la Secretaría de Inteligencia. En la semana Cafiero, que a veces oficia como si aún fuera jefe de Gabinete, le avisó a la funcionaria que no volverían a prorrogar su interinato mientras que el Presidente le ofreció la embajada de Israel después de que se apurara la salida de Sergio Urribarri por su condena en la Justicia.

Tal como tenía planeado Fernández desayunó con Rossi y Camaño, hablaron del traspaso y combinaron una reunión de trabajo para el lunes. Hubo fotos y caminata distendida entre el Presidente y Rossi, ex ministro de Defensa que dejó el cargo para enfrentar a la lista de Omar Perotti en Santa Fe pero que nunca se enojó ni con el Presidente ni con la Vice por no haberlo apoyado en la interna que perdió.

Rossi, ahora confidente del Presidente, había recibido la propuesta el jueves. De inmediato aceptó el cargo de "Señor 5" que asumirá en comisión hasta que el Senado vote su pliego. Aunque se perdió los discursos de Tecnópolis porque estaba en viaje de regreso desde El Chaltén coincidió que la foto de Alberto y Cristina, a pesar de sus públicas diferencias, era un hecho positivo. Cuando con Camaño se fueron de Olivos, Kulfas aún era ministro.

Campaña mística para 'Cristina 2023' y el libro que no perdona el kirchnerismo - El Cronista

FIN DE FIESTA 

La fiesta por los 100 años de la petrolera de bandera se organizó con mucha anticipación y precisión. Su presidente Pablo González se encargó en persona de invitar tanto al Presidente como a la Vice mientras que para coordinar detalles institucionales fue un hombre de La Cámpora, Santiago "Patucho" Alvarez, quien visitó a Alberto Fernández.

Fernández también hizo sus 'deberes'. Varias veces habló en contra de la Justicia y hasta presentó su propuesta de reforma de la Corte, para beneplácito de la Vice. Después invitó a desayunar al diputado Eduardo Valdés de diálogo permanente con Cristina Kirchner. Y Valdés repitió su lema de "frentetodismo al palo", un reclamo por la unidad y en contra del avance del separatismo albertista. En un gesto de acercamiento el Presidente subió a Valdés al helicóptero que lo llevó de Olivos a Tecnópolis junto con el canciller Cafiero, el secretario general, Julio Vitovello; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y la portavoz Gabriela Cerrutti. 

Fernández redactó el proyecto de reforma de la Corte con letra de Kirchner - El Cronista

El Presidente volvió distendido a Olivos mientras el exocet que acababa de disparar Cristina Kirchner le volvió a ella como un bumerang. Kulfas no se quedó callado, dio una entrevista por radio y luego circuló el comentario en off the record señalando a funcionarios kirchneristas como responsables de una licitación hecha a la medida de Techint. 

Cristina Kirchner explotó por una polémica difusión en off de un ministerio que reaviva la interna: "Penoso e injusto" - El Cronista

Días atrás el Presidente había cenado en Olivos con Paolo Rocca, noticia que molestó a una parte del kirchnerismo, después de la causa de los cuadernos que los involucraba. CFK no perdonó la denuncia y el Presidente no pudo excusar a su incondicional del Grupo Callao y lo llamó amargado y enojado -según lo describieron algunos- para pedirle el paso al costado en defensa del honor de su mentora.

Alberto Fernández le pidió la renuncia a Matías Kulfas por el polémico off en el que atacan a Energía Argentina - El Cronista

LA RESPUESTA DE MÁXIMO K

Kirchner en un plenario donde estuvieron Amado Boudou, Alejandro Grimson, Ricardo Forster y Delfina Rossi

Valdés fue impiadoso al celebrar el despido. "Bien usada esa lapicera @alferdez, afuera los COBARDES del OFF que desde el inicio del gobierno quieren romper el frente de todos difamando a @CFKArgentina", escribió,  "Los que generan divisiones son los machos del off", se sumó también Juan Grabois.

En masa el kirchnerismo salió por las redes a bancar a la Vice y en un plenario de intelectuales organizado en la Universidad de Quilmes varios aprovecharon para contestar al albertismo y al propio Presidente. "No nos tiene que preocupar qué va a hacer la derecha si gana, nos tiene que preocupar qué no estamos haciendo hoy" retrucó Damián Selci, intendente interino de Hurlingham. En la misma línea varios subrayaron como él que no importa "mañana" sino la gestión del "hoy".

En ese mismo plenario reapareció Máximo Kirchner. "Si no se dan las peleas la correlación de fuerzas no se modifica nunca", dijo y advirtió que "la gente ya perdió 7, 8 puntos de salario sin modificar ni una sola ley laboral. Imagínense qué sería si les damos lugar a los que piden poder hacer lo que quieren con los trabajadores". "Si no recuperamos el poder adquisitivo de nuestros trabajadores no vamos a poder sacar al país de esta crisis. Y nadie puede creer que decir esto es un ataque" citó su discurso La Radio Mak, una emisora donde tiene programa Amado Boudou, otro participante el evento. Después admitió lo que cualquiera podría suscribir pero de lo que también es responsable: "A veces siento que nos hablamos a nosotros mismos y esa discusión no nos lleva a ningún lugar". Pero apuntó también al Presidente. "Quiero que mi gobierno sea más deseante, que tenga el deseo de transformar la realidad", subrayó en el plenario que llevó el nombre del fallecido Horacio González.

El hijo de Cristina Kirchner, jefe renunciante del bloque de diputado, no calló su enojo: "Algunos irresponsables se olvidan de que fue un laburo inmenso construir una opción contra un modelo que tuvo el apoyo del FMI, los medios, el 95% del partido judicial". En referencia al escándalo apuntó: "Cuando tomé la decisión de dejar la conducción del bloque no hubo un solo off",

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios