DEUDA EXTERNA

Moody's: la suba de la soja y el ingreso de DEGs no reducen el riesgo de default

Así lo consideró la calificadora debido a que estas dos fuentes inesperadas de divisas permitirán al Gobierno postergar un acuerdo con el FMI para después de las elecciones legislativas y no comprometerse a acelerar en la aplicación de las correcciones fiscales este año.

El aumento de los precios internacionales de las commodities, especialmente de la soja y sus derivados, y el ingreso de derechos especiales de giro (DEGs) por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) no alcanzan a reducir los riesgos del default de la deuda externa reestructurada el año pasado, advirtió Moody's, que incluso espera que el riesgo aumente ante la postergación de un acuerdo con el organismo que dirige Kristalina Georgieva.

En un informe, la calificadora consideró que las probabilidades de que Argentina caiga en cesación de pagos por la deuda recientemente renegociada siguen siendo altos, a pesar del importante ingreso inesperado de dólares por parte de las exportaciones de productos primarios en alza y la distribución de dinero definida por el FMI.

Según las estimaciones de Moody's, Argentina recibirá DEGs por una suma equivalente a u$s 4300 millones que le permitirán aliviar una gran parte de los compromisos de capital con el FMI de este año y postergar la consecución de un nuevo programa para después de las elecciones legislativas de octubre.

La idea del Gobierno es conseguir un plazo de gracia hasta 2026 para el pago de principal y vencimientos de hasta por 10 años, intenciones plausibles dentro de las condiciones que establece un acuerdo de facilidades extendidas (EEF, por sus siglas en inglés). 

No obstante, el otro punto que quiere sellar el equipo económico en el nuevo programa radica en la libertad de aplicar su propio plan de consolidación fiscal, que tiene como objetivo llegar al equilibrio primario en tres períodos, sin intervención ni reformas consensuadas con el Fondo, una cuestión que para Moody's está muy lejos de los EEF tradicionales que incluyen metas fiscales y ciertas reformas estructurales.

El ingreso de los DEGs extra permitirá pagar algunos vencimientos y quita urgencia de un programa con el FMI. Fuente: Moody's Investors Service

Si bien la calificadora percibe una mayor flexibilidad por parte del organismo para negociar, considera que el arribo a un acuerdo llevará tiempo. Es que además el Gobierno no tiene apuro en firmar, dado que la disparada de los precios de la soja y sus derivados, de hasta 45% en los últimos seis meses, y los DEGs inyectan un volumen de divisas que le permite cierto margen para demorar los ajustes que requiere una economía tan desequilibrada como la argentina.

Con la posibilidad de usarlos para pagar el vencimiento de capital de septiembre, Moody's considera que se reducen las chances de un acuerdo entre Argentina y el FMI este año.

"Esperamos que la entrada no planificada de divisas reduzca la necesidad de financiamiento inmediato del FMI, lo que probablemente requeriría cierto grado de condicionalidad de las políticas y permitiría que el gobierno tuviera mayor margen para sostener esta combinación de políticas durante las elecciones sin quedarse sin los dólares necesarios para administrar la estabilidad del peso y pagar importaciones", indicó.

Estos ingresos extraordinarios, que hace unos meses eran impensados, no reducen para Moody's la probabilidad de un default de la deuda externa con acreedores privados, a pesar de que fue renegociada hace menos de un año y despejó vencimientos por cerca de u$s 30.000 millones hasta 2024 inclusive, debido a la ausencia de un acuerdo con el FMI y "de un cambio material en el marco de políticas macroeconómicas".

Perfiles de vencimientos pre y post acuerdo con bonistas. Fuente: Moody's Investors Service

La evolución del riesgo país en los últimos meses refleja esta dinámica: mientras en septiembre post reestructuración el indicador rondaba los 1100 puntos, actualmente ya se ubica en los 1600 puntos, casi un 50% más.

"Las condiciones financieras cada vez más estrictas reflejan el bloqueo virtual de los mercados internacionales de capital, que probablemente persista sin un programa del FMI y un cambio creíble en una política macrofiscal que reconstruya la confianza de los inversores", sentenció la calificadora, que sostiene que sin acceso a financiamiento externo y con reservas netas cercanas a cero el riesgo de default aumentará gradualmente junto con el monto de los vencimientos de deuda del año próximo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios