Pelea por tarifas

Alberto y Guzmán viajan a Europa por la deuda y toman distancia de la interna

El Gobierno confirmó la visita de Alberto Fernández, que viaja con Guzmán para blindarlo del fuego amigo, con agenda de FMI y Club de París. Verán a Draghi en Italia, Macron en Francia y al Papa Francisco.

El Gobierno confirmó el viaje de Alberto Fernández a Europa entre el 10 y el 14 de este mes, con una "comitiva chica" que incluirá al Ministro de Economía, Martín Guzmán, eje del "fuego amigo" tras la pelea por el aumento de tarifas de luz con el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, avalado por el kirchnerismo. Los acompañará el canciller, Felipe Solá. 

La visita, con eje en las negociaciones de deuda por el FMI y el Club de París, servirá para alejar a Guzmán -y también a Fernández- de la interna del Frente de Todos. Tras el pedido de renuncia a Basualdo por las diferencias ante el aumento de tarifas que persigue Guzmán para mantener el horizonte de baja de gasto público, las críticas de la coalición al ministro se redoblaron. 

El sector vinculado a la vicepresidenta Cristina Fernández demanda mejoras de bolsillo como la vuelta del IFE por la segunda ola, en un año electoral, como reclamó el secretario general de La Cámpora, Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense.

Guzmán, que busca dar señales a los acreedores, volverá a Europa por segunda vez en menos de un mes. La nueva agenda, entre el 10 y 14 de mayo, contempla una reunión con el primer ministro italiano Mario Draghi y el presidente francés, Emmanuel Macron, además de una escala en el Vaticano, para reunirse con el Papa Francisco.

En la gira previa, que incluyó también Alemania y España, Guzmán dejo el pedido para postergar el pago al Club de París. Mañana vencen los u$s 2.100 millones más intereses que debían pagarse el año pasado y se postergaron por doce meses. Hay tiempo hasta fin de mes para pagar y otros 60 días más de plazo, pero un acuerdo político permitiría postergarlo por más tiempo. 

Es una cuestión más geopolítica, según lo definen en el Ejecutivo y "todo se puede conversar, sin tanta atadura a los cronogramas". En el caso del Fondo Monetario Internacional, los tiempos dependen de la Argentina, según planteó el director para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, quien -corrido de la negociación con la Argentina- presentó su renuncia al organismo y se irá a fines de agosto. Para el Gobierno, sería mejor que el debate por el FMI se dé después de las elecciones

La reducción de los subsidios económicos, en energía y transporte, forman parte de la discusión con el FMI. El ministro busca "tranquilizar la economía" con señales de baja del déficit, mientras que desde el ala dura del Frente de gobierno le reclaman medidas de corto plazo para el bolsillo para enfrentar la pandemia. 

El ministro estuvo con el Papa a mediados de abril y hablaron sobre la necesidad de dar más recursos a los países de ingresos medios frente a la pandemia y la revisión de las tasas de financiamiento del FMI, argumento que Jorge Bergoglio retomó en la Cumbre Iberoamericana. 

Son ejes que planteó Guzmán para aumentar la asistencia internacional y bajar el costo del financiamiento. El FMI repartirá u$s 650.000 millones en derechos especiales de giro, que implican u$s 4.355 millones para Argentina. Si hay cambios en el reparto, se definirá a mitad de año. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios