Zoom editorial

Una decisión crítica que podría terminar con la calma del dólar en poco tiempo

La relativa calma cambiaria podría dar paso a una tensión creciente más temprano que tarde. Club de París, FMI y la deuda interna, en el combo.

"París bien vale una misa" es una expresión que la sociedad adoptó para, entre otras cosas, reflejar la utilidad de renunciar a algo para alcanzar un objetivo.

La frase adjudicada a Enrique de Borbón, que en 1593 eligió convertirse del protestantismo al catolicismo para ser coronado rey de Francia, podría aplicarse a los tiempos críticos que la Argentina de la estanflación, la pandemia, el fuerte endeudamiento y el dólar pisado transita en 2021.

Hoy, el Gobierno espera que el Club de París acepte postergar vencimientos de deuda por u$s 2400 millones, lo que le permitiría evitar que el escenario financiero se complique aún más y rápidamente. Pero quizá, para conseguirlo, deba primero resignar posiciones extremas.

¿cuánto durará la calma cambiaria?

En una economía tan volátil como la Argentina, pronosticar lo que ocurrirá en el mediano plazo no es sencillo. Sin embargo, el comportamiento de los inversores y el calendario ofrecen señales de que la relativa calma cambiaria podría dar paso a una tensión creciente más temprano que tarde y, así, complicar la decisión de ralentizar la devaluación.

Hoy, con un récord mensual de liquidación de exportaciones de soja que abastece al mercado cambiario, el Banco Central logra sumar reservas mientras el Tesoro cubre vencimientos mensuales y coloca algo más de deuda en el mercado, con lo cual saca pesos que pueden correr al dólar.

Sin embargo, llama la atención de los analistas que la suba de acciones (cerca de 25% en dólares) y bonos (15%) desde el piso de marzo pasado haya sido acompañada por un aumento del 17% en el CCL desde el 23 de febrero, pese a la intervención del BCRA, cuando normalmente debería ocurrir el camino inverso. Y es que si bien las reservas crecieron no está claro cuál será su destino.

Elecciones y fmi

Por ello enfocan su mirada en la dinámica fiscal y monetaria, con el manejo de la pandemia, la recuperación de la actividad complicada por la cuarentena intermitente y la elevada inflación de fondo. Y en ese análisis aparecen las elecciones legislativas, que comienzan en agosto con las primarias. y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, aún sin fecha; como elementos decisivos de lo que ocurrirá con el dólar.

Entre julio y septiembre próximos, el Tesoro debe afrontar vencimientos de deuda por casi $ 1 billón. Para entonces, comenzará a agotarse la liquidación de agrodólares y con elecciones de por medio, los inversores aumentarán su cautela y tomarán posiciones en la divisa estadounidense. Por ello, contener al dólar y asistir al Tesoro será una misión más complicada para el BCRA, aún si la sugerencia a los bancos para que tomen títulos públicos como encaje se hace más insistente.

A fin de julio se acaba el plazo otorgado por el Club de París para pagar la deuda. Y un acuerdo que evite el default dependerá primero de un aval del FMI que observa como parte del oficialismo se opone a mostrar números y reclama usar Derechos Especiales de Giro para un objetivo diferente al de su concepción. Llegar a un entendimiento puede valer una misa o, al menos, descomprimir el escenario monetario y financiero futuro.

Tags relacionados

Comentarios

  • OB

    Orlando Balart

    04/06/21

    en todo caso pregunten a giacobe o berenstein que siempre acertaron con sus encuesta jua jua todo burdo y tambien incomprobable o sea mentira como siempre

    0
    0
    Responder