Zoom Editorial

Castillos en el aire: el mejor y el peor escenario hoy son igual de posibles

Supongamos que la cuarta ola causada por Ómicron es leve y tiene impacto económico reducido. Esta línea podría ser parte de cualquier pronóstico sobre el nivel de actividad esperado en 2022, y demuestra que tan inestable pueden ser los componentes clave de estos cálculos: las suposiciones.

Si el Gobierno espera una mejora del PBI de 4% y los consultores privados la estiran por encima de 2%, la diferencia no es necesariamente producto de un error doloso. Es parte de una metodología que combina datos con diferentes proporciones y un sesgo inevitable: cuánta información utilizar y de qué fuentes es responsabilidad de cada pronosticador. No hay que pasar por alto que la calidad de los productos, como pasa en la gastronomía, incide en los resultados.

Como se dijo al comienzo, el origen de todo son suposiciones. Hoy una de las más generalizadas es que va a haber acuerdo para refinanciar la deuda con el FMI. Nadie usa otra porque simplemente transformaría toda la ecuación en negativa. No hay casillero que indique suicidio colectivo, por el momento. Otra es que el Covid en este caso está lejos de repetir el impacto que causó en 2021. Los economistas que aportan sus proyecciones al BCRA (sintetizadas luego en el REM) incorporaron una estimación de inflación para todo el año de casi 55% y una variación del tipo de cambio nominal de 60%, positiva en términos reales. En actividad económica, la estimación para este año toma como base una variación de 2,9%.

Ahora bien: con todas las suposiciones sobre la mesa, la pregunta ahora pasa por la probabilidad de que cada una de ellas suceda. En 2021 nadie apostaba por un PBI superior a 10%, pero hubo factores que traccionaron una demanda mayor a la esperada.

En su pulseada con el FMI, el Gobierno sostiene que necesita retener un margen fiscal que le permita generar políticas contracíclicas. El fin declarado es sostener un mayor crecimiento. En 2021 esa chance no solo vino de un abultado déficit, sino también de la extraordinaria recaudación del aporte solidario (que no se repetirá, aunque en parte será cubierta con una suba de Bienes Personales) y los DEG del Fondo. Puede existir ese envión fiscal y darle al PBI un incremento mayor al esperado? ¿El acuerdo de precios puede hacer que la inflación tenga un piso más bajo, de entre 2% y 3% mensual? ¿Será efectivamente más leve el Covid, al punto de que esta ola genere una inmunidad tal que arrincone finalmente la pandemia?

En la Argentina nada es un dato firme. Todo es una gran suposición, y tanto el mejor como el peor escenario son probables. El Gobierno debería tratar de aportar más certezas, antes de que choquemos de frente con ellas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios