PARA RENDIR MÁS

Los 3 signos del burnout o "desgaste profesional" y 5 claves para evitarlo

El síndrome de burnout, o desgaste profesional, es una de las principales causas de un bajo rendimiento en el ámbito laboral: cómo identificarlo, cómo impedirlo y qué hacer si en caso de encontrarse en esa situación.

El síndrome de burnout, o síndrome de desgaste profesional, hace referencia a la cronificación del estrés laboral que resulta en un agotamiento generalizado y, consecuentemente, en un menor rendimiento.

Es un estado de agotamiento mental, emocional y físico que se presenta como resultado de exigencias agobiantes, estrés crónico o insatisfacción laboral. Si bien no es una enfermedad en sí mismo, el burnout es reconocido por los expertos en salud como un detonante de otros problemas de salud físicos y mentales.

El síndrome de desgaste puede estar acompañado por síntomas físicos tales como dolores de cabeza, náuseas y dificultades para dormir. En tanto al plano mental, una persona que se encuentra bajo el burnout suele sentirse agotada todos los días, tener una actitud cínica, sentirse desmotivado y encontrarse insatisfecho con su trabajo.

Es importante reconocer y tratar tempranamente el síndrome de desgaste para no caer en una situación irreversible y nociva para la salud y para el trabajo. No es un camino sin salida y con la ayuda correcta, además de su temprana identificación, todo puede mejorar.

DÓNDE NACE EL SÍNDROME DE BURNOUT

En la mayoría de los casos, el síndrome de desgaste profesional está relacionado con el trabajo. Sin embargo, otros factores pueden contribuir con la situación, como tareas y actividades extralaborales exigentes, ciertos rasgos de personalidad, como el perfeccionismo y la obsesión, y un estilo de vida estresante.

Este síndrome puede afectar a cualquier persona, pero usualmente tiende a afectar a aquellas que tienen trabajos que son físico o emocionalmente estresantes, por ejemplo, trabajadores de salud, el cuerpo policial, asistentes sociales, etc.

También se ve mucho en personas que están atravesando un momento estresante de la vida o están apoyando a un ser querido que está pasando por un momento estresante y no parecen poder balancear ambas situaciones para crear un ambiente que sea lo más tranquilo posible.

DATOS ESTADÍSTICOS DEL SÍNDROME DE BURNOUT

El foro Great Place To Work tomo riendas en el asunto y llevó a cabo una investigación para determinar en qué se diferencia la experiencia en el lugar de trabajo entre los colaboradores agotados y los que manejan con éxito el estrés en el lugar de trabajo.

Analizaron datos de 1.570 empresas que comprenden más de 1.7 millones de respuestas a encuestas. Los resultados fueron inesperados: los líderes tenían un 20% menos de probabilidades de experimentar agotamiento en comparación con todos los demás niveles gerenciales.

El estudio concluye que la alta dirección disfruta de algo que los colaboradores individuales, los gerentes de primera línea y los gerentes de nivel medio a menudo no poseen: tienen la autoridad para dictar cómo emplean su tiempo y cuándo decir "no", pueden establecer sus propios limites.

Esta conexión entre el control del trabajo y el agotamiento ocupa un lugar destacado en el Estudio de Whitehall: en este estudio, el epidemiólogo británico Michael Marmot y su equipo, examinaron a los colaboradores del Servicio Civil Británico.

En dicho estudio se concluyó que cuanto más alto era el rango de una persona, menos probabilidades tenía de sufrir una enfermedad cardiovascular. Al revisar otros factores, encontraron que las diferencias en el control del trabajo, que estaban correlacionadas con el nivel del trabajo, explicaban la mayoría de este fenómeno.

LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES DEL SÍNDROME DE BURNOUT

Es importante destacar que los síntomas del síndrome de desgaste profesional pueden ser tanto físicos como emocionales. En cuanto a los síntomas físicos, estos pueden incluir dolor de cabeza o de espalda, trastornos del sueño, náuseas, tensión muscular y cansancio.

Desde el punto de vista emocional, las personas que tienen el síndrome de desgaste se sienten irritables, tensas y desmotivadas. También pueden sentirse indiferentes, mostrarse cínicas y con poco contacto social. Las personas afectadas pueden perder la confianza en su trabajo, sentirse improductivas y sobrecargadas.

ALGUNOS TIPS PARA EVITAR EL BURNOUT DE LOS EMPLEADOS

Estos son algunos consejos para jefes o líderes que estén en una posición de mayor rango y quieran evitar que sus empleados caigan en el síndrome de burnout.

  1. Permitir la fluidez y la autonomía: brindar a los trabajadores arreglos de trabajo flexibles, como la opción de trabajar de forma remota o la capacidad de elegir su horario de trabajo.
  2. Proteger a los empleados de la microgestión
  3. Ayudar a los empleados a conocer sus límites
  4. Limitar los eventos incontrolables
  5. Crear conexiones y un ambiente de interés mutuo y comunicación

Tags relacionados

Compartí tus comentarios