Fútbol

Copa América: a 20 días para el inicio, Nación y Buenos Aires discuten la organización

Para la entidad regional, el evento comienza en tiempo y forma con la Argentina como único país anfitrión. Pero las autoridades locales todavía no acuerdan si nuestro país esté en condiciones de ser anfitrión en medio de la gran crisis sanitaria por el COVID.

El 13 de junio debe comenzar la Copa América con el partido entre la Argentina y Chile en el estadio Monumental. Sin embargo, y tras haberse dado de baja a Colombia como país co-organizador a raíz del caos social imperante, las autoridades locales todavía no se ponen de acuerdo si nuestro país esté en condiciones de ser anfitrión del evento en medio de la gran crisis sanitaria.

Para la Conmebol no hay vuelta atrás en este sentido. En el día de ayer inspeccionó el estadio de Estudiantes de La Plata como posible sede del torneo. Las autoridades de la entidad estuvieron recorriendo las instalaciones de "Uno", ubicado en la intersección de las calles 1 y 55 en La Plata, tras una petición que hizo el propio club platense.

El grupo de especialistas, un total de 20, estuvo recorriendo todas las instalaciones y lugares del estadio Jorge Luis Hirschi, que fue inaugurado en el 2019 y tiene un sistema de iluminación de LED de última generación, además de conexión a internet en todo el estadio.

Estudiantes también ofreció el predio de City Bell como centro de entrenamiento para los equipos que jueguen en esa ciudad.

La Plata había perdido su lugar como subsede de la Copa América luego de que Australia se bajó de participar, ya que los partidos se iban a jugar en el Estadio Único.

Los dirigentes de la organización recorrerán también mañana el estadio José Amalfitani del club Vélez Sarsfield en Liniers, para ampliar los escenarios del certamen.

Argentina ya tenía cuatro sedes pautadas, en el estadio Monumental de Núñez, ; el Mario Alberto Kempes de Córdoba; el Madre de Ciudades de Santiago del Estero; y el Malvinas Argentinas, de Mendoza.

A éstos, se podrían sumar, para albergar los quince encuentros -incluida la final- que estaban pactados en Colombia, La Bombonera, el Libertadores de América de Independiente, y el Bicentenario de San Juan.

Esta inspección por parte de la Conmebol llega en momentos en que el Gobierno nacional y el bonaerense todavía discuten sobre la posibilidad de organizar el evento en medio de la segunda ola de la pandemia que se registra en Argentina y que derivó en nuevas restricciones de circulación.

En este sentido, el viceministro de salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, sugirió ayer atrasar "un par de meses" la organización de la Copa, ya que considera la fecha de su inicio "un momento inoportuno" por la situación epidemiológica del país.

El funcionario entendió que la realización de la competencia "puede ser un problema" en términos sanitarios, al margen de admitir que podría desarrollarse con "protocolos muy buenos" para neutralizar la transmisión del virus.

"Es complejo, son momentos muy especiales. A veces las organizaciones grandes (por la Conmebol) imponen reglas homogéneas para todos y eso puede ser un problema si no entendemos el momento que estamos viviendo. Desde mi punto de vista sería mejor si se pospusiera un par de meses", opinó en diálogo con radio El Destape, en declaraciones que relevó la agencia NA.

"Parece que hay una suerte de automatismo en algunas decisiones de algunos deportes", cuestionó sobre la decisión de mantener la competencia sudamericana sin contemplar el contexto sanitario de la región.

Sin embargo, el Jefe de Ministros de Gabinete, Santiago Cafiero, aseguró que por el momento no avanzarían con la opción de retrasar la competencia. Desde el Gobierno Nacional quieren cumplir con el compromiso con la Conmebol y consideran que la realización del evento no conlleva riesgos sanitarios.

En esta misma línea se había expresado el presidente Alberto Fernández la semana pasada, cuando dijo en una entrevista que no quiere "frustrar el espectáculo de la Copa América, pero quiero que seamos sensatos, muy cuidadosos. Tenemos un tiempo por delante como para ver cómo evolucionan las cosas", sostuvo el mandatario y agregó "Si se hace, habrá que extremar todos los cuidados" para evitar un fuerte impacto epidemiológico en toda la región. Además reconoció que le "preocupa" el movimiento que genera el torneo continental y el consecuente riesgo de ingreso de personas contagiadas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios