FBMD01000abe030000691d00001d3300007e3500005d370000ea450000fa6400007a6e0000d67200005a76000026b60000
FBMD01000abe030000691d00001d3300007e3500005d370000ea450000fa6400007a6e0000d67200005a76000026b60000

Cómo es el nuevo vino bag-in-box pensado para millennials

Hollywood, un malbec-syrah de 3 litros, se suma a una tendencia todavía resistida por la industria. Es el nuevo proyecto de Lis Clément, wine entrepreneur que ideó el Malbec World Day.

Soy emprendedora. Me encanta crear cosas buenas. Mi fuego sagrado interno es la innovación y la creatividad. Me encanta crear cosas buenas, salirme de los esquemas. Y también me gusta molestar a la gente, pincharla para que salga de su zona de confort”, reconoce Lis Clément,  directora de la agencia de wine marketing Foster Newton y creadora del Malbec World Day.

Vinculada desde hace más de 15 años a la promoción del vino argentino, Clément vuelve a la carga en esta ocasión para conquistar un nicho inexplorado hasta el momento por esta industria: los millennials.

Por estos días, esta leonina de 39 años recién cumplidos tiene una nueva obsesión llamada Hollywood, un bag-in-box con el que intentará seducir a un público joven y fresco, cualidades innatas en los tres litros de un blend de malbec y syrah exclusivo, elaborado en fincas propias ubicadas en la localidad mendocina de Santa Rosa.

“Desde hace muchos años, hay una obsesión muy grande por los millennials. Se ha potenciado la idea que debemos venderles todo a ellos, porque son ellos los que apuntalarán las nuevas formas de consumo”, reconoce.

Al brindar su visión personal, expresa que como emprendedora encontró en ellos “un nicho inexplotado” e imaginó de inmediato “como una propuesta genial” comercializar su flamante bag-in-box pensando principalmente en los millennials.

 

En ese sentido, reconoció tener ventaja gracias al equipo que integra su agencia de comunicación. “Es un grupo de chicos cuyas edades rondan los 20 y 30 años, lo que me permite realizar focus group genuinos, en un mi propio laboratorio in-house, si se quiere”, sostiene.

Clément cuenta que siempre trabajó en el marketing de vinos, ya sea desde una editorial, o desde una agencia de comunicación o marketing. “Trabajamos con empresas como Bodegas de Fin del Mundo y Las Perdices, entre otros clientes de muy alta gama”, resalta. Y reconoce que “el negocio del vino en general está bastante complicado porque bajó mucho el consumo desde hace varios años y no consigue repuntar”.

Clément fue la ideóloga del Malbec World Day, iniciativa lanzada en 2010 que permitió potenciar en gran medida a la producción local y el consumo de vinos argentinos en el mundo.

“Mi desafío era posicionar el vino argentino en el mundo. Y un día se me ocurrió ¿por qué no hacemos el Día Mundial del Malbec? Por suerte, la iniciativa enseguida tuvo buena recepción, sobretodo, gracias a la recomendación de Susana Balbo, por aquel entonces vicepresidente de Wines of Argentina (Wofa). Presentamos la idea en Cancillería, que lo tomó dentro de sus fechas, envió un cable a todas las representaciones y luego consiguió un buen boost internacional. Poco tiempo después, el 17 de abril quedó establecido como el Malbec World Day”, cuenta con orgullo.

"Entre 2003 y 2008 ocurrió un boom de consumo de vino, con mucha gente joven acercándose a la industria en la Argentina y en todo el mundo. Fue entonces que el disfrute del vino comenzó a ganar glamour y se generó un concepto de lifestyle a su alrededor", expresó

Sin embargo, para Clément quizá sea hora de rever tales pergaminos. “Los discursos del vino quizá están agotados. La cerveza, lamentablemente, se comió parte de ese consumo de alcohol. El vino debe encontrar estos nuevos caminos. En ese contexto, muchas bodegas están trabajando para entender cómo seguir dinamizando el consumo. En principio, apuntando a un público distinto”, precisa.

 

Bag-in-box, vino en cajita pero cool

 

“Se trata del equivalente a cuatro botellas de syrah en una caja que no se rompe, y que brinda la posibilidad de conservar el vino en excelente condiciones por hasta 40 días gracias a una bolsa cerrada al vacío. Además, se puede aprovechar de una mejor manera gracias a una pequeña canillita incluida”, resume.

Clément no duda en destacar que “el formato es muy cómodo y versátil” y resalta que la decisión de ofrecerlo en un formato bag-in-box de tres litros es simplemente porque representa “la cantidad ideal para un disfrutar de un buen asado. Es un envase muy canchero para reuniones numerosas. Pero también para aquellos que quieren disfrutar de una copa durante la semana, pero sin tener que desperdiciar la mitad de una botella”, añade.

Por otro lado, Tomás Wurschmidt, encargado del diseño del packaging de Hollywood, explicó cómo fue el proceso de creación.

"Queríamos salir del estereotipo de un vino con un slogan joven como 'este es tu momento', 'animáte', o 'sé vos mismo'. Optamos por un diseño minimalista y porque el nombre o marca Hollywood ya es fuerte de por sí. El blanco y negro elegido también obedece a optar por algo sencillo y que el producto, que es muy bueno, hable por sí mismo", explicó. 

“Apostamos muy fuerte a este formato porque en este momento aparece como conveniente. Y porque somos uno de los 5 competidores dentro del mercado. Muchas veces se cree que este tipo de presentaciones ocurren porque se trata de un vino barato, y no es así. Se hace por los beneficios antes mencionados, que son muchos. Pero estamos hablando de un vino que, en promedio, ronda los 550 pesos”, completó.