Vacaciones en México: qué hay de nuevo en Cancún, Tulum y Playa del Carmen, las joyas de la Riviera Maya

Playa del Carmen, Cancún y Tulum son tres localidades imperdibles del caribe mexicano, en el estado de Quintana Roo, que idealmente se pueden visitar en un viaje de 15 días. Qué hacer en cada destino.

Reconocida por sus playas paradisíacas de mar turquesa, su amplia oferta hotelera y su inmenso valor cultural y arqueológico, la Riviera Maya es uno de los destinos más elegidos del mundo, y más ahora en tiempos de Covid-19, ya que México es uno de los pocos países del mundo que no cuenta con ningún requisito de ingreso. 

Cancún con su hotelería all inclusive, Playa del Carmen con sus innumerables playas y cenotes y el Pueblo Mágico de Tulum son tres localidades imperdibles del caribe mexicano, en el estado de Quintana Roo, que idealmente se pueden visitar en un viaje de 15 días. Qué hacer en cada destino. 

Las 5 islas más lindas del Caribe mexicano: de Holbox a Contoy, precios y qué hacer en cada una

1. Cancún

Cancún es la puerta de entrada al caribe mexicano. Es el lugar adonde llegan los vuelos de Argentina y por eso es el destino ideal para empezar o terminar el viaje por la Riviera Maya.

Con una gran cantidad de resorts all inclusive, el plan de alojarse en un hotel sobre la playa, con todas las comidas y bebidas incluidas, resulta perfecto para relajarse, descansar y entrar de lleno en modo vacaciones en un entorno paradisíaco.

Entre tanta oferta de hospedaje, lo mejor es analizar qué tipo de servicios ofrece cada hotel y -fundamental- si tiene salida a la playa. Dentro de los all inclusive ubicados sobre la línea costera, una de las opciones más destacadas es el Hard Rock Hotel Cancún, que combina relax y diversión ya sea para un viaje en familia, pareja o entre amigos.

Hard Rock Cancún, de la cadena RCD Hotels

Ubicado en la Zona Hotelera, en el kilómetro 14.5 del Bulevar Kukulcán, la experiencia en este 5 estrellas va más allá de un servicio de comidas y bebidas todo incluido las 24 horas.

Desde la decoración, que incluye la exhibición de guitarras y el vestuario de consagrados artistas del rock como Santana y Slash y del pop como Shakira y Britney Spears, hasta los servicios de lujo que ofrece, todo está pensado y diseñado para que los huéspedes se sientan como celebridades.

Una vez puesta la pulsera, al momento del check in, no hay que preocuparse por nada más. El equipaje queda en manos del conserje, quien lo desinfecta y lo lleva a la habitación, y lo que sigue es disfrutar en loop de las diferentes experiencias que ofrece el hotel: una infinity pool con barra libre, camastros en la playa, gimnasio, clases de yoga por la mañana, spa (con un costo extra), 5 restaurantes, 2 bares, room service 24/7, habitación con hidromasaje y balcón privado y un show diferente cada noche (imperdible el tributo a Queen y a Michael Jackson). 

Una infinity pool con barra libre

Algo característico de los hoteles Hard Rock es la música. En todo el hotel se pueden escuchar canciones de grandes bandas como Red Hot Chilli Peppers y Foo Fighters, con un Dj que musicaliza las tardes de sol en la piscina a puro rock. 

Típico de un all inclusive, las actividades de recreación no pueden faltar: acá hay desde torneos de Poker a juegos de adivinanzas en la piscina, noches de karaoke, clases de zumba en el agua y challenges de Tik Tok para los más pequeños. 

Por otra parte, la gastronomía es una experiencia central en un todo incluido. Los desayunos son buffet e incluyen un sinfín de estaciones dulces y saladas, acompañadas por infusiones, jugos y batidos naturales. Para un desayuno más gourmet, tienen un restaurante que lo sirve a la carta.

 Zen, el restaurante de cocina asiática

Durante el día las opciones gastronómicas para almorzar se multiplican, ya que a los restaurantes se suman distintas propuestas para comer junto a la piscina: hay día de ceviche, de tacos, de paella, de carnes y verduras asadas y más. 

La cena, por su parte, sí requiere reserva previa. La experiencia propone probar manjares de distintas partes del mundo: cocina asiática en Zen; auténtica comida mexicana en Frida, acompañada de margaritas y tequilas; italiana en Ciao; carnes y pescados a la parrilla en Ipanema Steak House, con vinitos españoles; y Pizzeto, al aire libre y sin reservaciones, con pizzas y platos de influencia mediterránea

Y si todavía quedan energías después del show y la cena, se puede ir al centro de Cancún, ubicado a menos de 20 minutos del hotel, donde hay discos, bares y clubs nocturnos. Las opciones son infinitas en la noche mexicana. 

2. PLAYA DEL CARMEN

Playa del Carmen es el corazón de la Riviera Maya. Antiguamente era una aldea de pescadores, pero hoy en día es una ciudad cosmopolita de playa con una amplia oferta gastronómica y centros comerciales.

El plan ideal es hacer playa o cenotes durante el día, y cuando cae el sol o a la noche visitar la Quinta Avenida. Esta es la famosa calle peatonal que corre en paralelo a la playa y aloja restaurantes, galerías de arte, bares, heladerías, cafés, shoppings, artesanías y marcas internacionales de ropa, perfumes y maquillaje. Allí se pueden encontrar locales de alta gama, como Rolex y Armani, y otros más populares, como Forever 21, H&M, Zara y Bershka.

La Quinta Avenida de Playa del Carmen

Para relajarse durante el día, Playa del Carmen tiene una ubicación estratégica para conocer muchas de las playas y los cenotes más espectaculares de la Riviera Maya. Se puede llegar a ellos en taxi (arreglando el precio antes de subir al auto), en bus de la compañía ADO o la opción más económica transporte público (combis compartidas).

Playas hay para todos los gustos, pero van 3 imperdibles: Punta Maroma (de acceso privado), Akumal, una paradisíaca bahía de aguas cristalinas donde se puede nadar y hacer esnórquel con tortugas marinas y Xpu-ha, que cuenta con muchos restaurantes y beach clubs.

Un dato sorprendente es que la Riviera Maya alberga más de 6000 cenotes. Estos pozos de agua dulce son abastecidos por ríos subterráneos que se forma en numerosos lugares de la península de Yucatán por la erosión de los suelos. Para los mayas, eran lugares sagrados. La recomendación es visitar al menos dos: uno cerrado (puede ser un día que esté nublado) y otro abierto (idealmente un día soleado, para ver en su esplendor todas las tonalidades del agua).

Cenote Chaak Tun

Uno imperdible de la zona por la claridad de sus aguas es Chaak Tun. Allí se pueden observar estalactitas, estalagmitas y animales acuáticos. Como parte de Sac Actun, el cenote cuenta con un recorrido de tres etapas que inicia en la caverna Pixan. En el segundo nivel, se ingresa a Xibalbá, una cueva utilizada por los mayas para realizar distintos rituales, y en el tercero, la cueva Aluxes.


3. Tulum

Con hermosas playas de arena blanca y palmeras, mar azul turquesa, espectaculares lagunas, cenotes, ríos y cavernas submarinas e imponentes sitios arqueológicos, Tulum es un destino imperdible en el Caribe Mexicano.

Este Pueblo Mágico de México tiene un aire bohemio y chic y se puso muy de moda en los últimos años. Su zona hotelera vivió un fuerte crecimiento y hoy es la zona más trendy de la ciudad: allí se pueden encontrar tiendas de decoración, de indumentaria, de diseño independiente, restaurantes y hoteles boutique ambientados bajo las pautas del feng shui y las estatuas de Buda.

Zona arqueológica de Tulum

A pocos kilómetros de la zona hotelera están las famosas ruinas de Tulum: las únicas que los mayas construyeron sobre el mar. Las construcciones, la flora y la fauna son una belleza que se vuelve surreal cuando asoma el mar.

La Zona Arqueológica está abierta todos los días de 8 a 17 horas. El Castillo es su edificio principal: fue construido por los mayas sobre un acantilado de 12 metros de altura sobre el nivel del mar, como punto estratégico de vigilancia para prevenir ataques enemigos y guiar a los navegantes. Otros edificios importantes en el área son el Templo del Dios del Viento y el Templo de los Frescos.

Uno de los secretos mejor guardados de Tulum es la laguna Kaan Luum: se trata de una laguna de tonalidades azul turquesa y verde, similar a Bacalar. Si bien el precio es caro (300 mexicanos la entrada), vale la pena la visita. Tiene zonas donde su profundidad apenas rebasa los dos metros, por lo que se puede nadar con tranquilidad. Además, hay hamacas y camas para acostarse sobre el agua.

Xcacel-Xcacelito

Otro imperdible es Xcacel-Xcacelito, una joya natural de Quintana Roo que ha propiciado por dos décadas la conservación de especies de tortugas marinas. Se trata de un Área Natural Protegida, por lo que ofrece las playas más vírgenes del área. Se puede visitar todos los días (cierra los lunes), pero con ciertas reglas que son explicadas al momento de pagar la entrada (100 mexicanos): se puede caminar solo por las zonas delimitadas, no se puede ingresar comida y se debe utilizar únicamente bloqueadores solares o repelentes biodegradables para no dañar el ecosistema.

Cuándo viajar

Entre diciembre y mayo se extiende la estación seca, con el mejor clima para viajar a la Riviera Maya. La temporada alta se distribuye entre Navidad, Semana Santa y los meses de abril, julio y agosto.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios