Es una de las basílicas porteñas más antiguas, reúne historias de tragedia y hasta un incendio en su cúpula: cómo y dónde visitarla

La Basílica San Antonio de Padua sepultó historias de amor, traiciones y mucha tragedia. Actualmente, puede visitarse y conocer la historia historia que carga en sus muros.

Se trata de la Basílica San Antonio de Padua en Villa Devoto, cuya historia comienza a mediados en 1852. Esa extensa fracción de tierra, conocida como "La Chacra", va desde Constituyentes hasta Lope de Vega entre Mosconi y Beiró. La propiedad fue adquirida luego por Santiago Altube, junto con el tambo "La Lechuza".

Cuando falleció Altube, el Banco Inmobiliario recibió la propuesta de adquirir esas tierras. Así es como su presidente de ese entonces, Antonio Devoto, visitó el lugar y decidió realizar la operación que se concretó el 25 de febrero de 1889; para mediados 1913 comenzaron con la creación del proyecto.

Se lo conoce como el "Laberinto de Calles" porteño y esconde una de las leyendas más antiguas de la ciudad

La guía definitiva para comer brunch en Buenos Aires: 10 lugares imperdibles


La Basílica San Antonio de Padua: obra arquitectónica

Devoto contrató al arquitecto Austro-húngaro Josip Markovi, que tomó como modelo el panteón real de la Basílica de Superga en Italia. Se encomendó las pinturas a los artistas italianos Dante Ortolani y Luis Boni quienes junto con un grupo de artesanos se abocaron a la obra.

Arquitectónicamente la Basílica San Antonio de Padua es un claro exponente del estilo neoclásico romano:

  • Cuatro columnas toscanas que dominan su fachada

  • Frisos adornados con los símbolos marianos (flor de lis)

  • Frontis triangular

La nave principal, tiene cuatro brazos de la misma longitud, en forma de cruz griega; el Altar Mayor, dedicado a San Antonio de Padua, está realizado en mármol de Carrara. El Cristo crucificado es una obra tallada a cincel sobre el mismo mármol que el altar y los dos altares menores de la Basílica San Antonio de Padua están dedicados a la Virgen María y a su esposo San José. En los dos laterales se encuentra la Cripta, el púlpito y el baptisterio: todo se trajo desarmado de Italia.

Finalmente concluyeron el templo en agosto de 1928. La creación de la parroquia se realizó junto con la división del Arzobispado de la Ciudad de Buenos Aires.

La Basílica San Antonio de Padua: su cripta y la historia

Por indicación del mismo Devoto, se excavó una cripta destinada a la sepultura de sus restos y los de sus dos esposas: Rosa Viale y Elina Pombo. Esto trajo futuros problemas, ya que los cimientos de la estructura no tenían la profundidad adecuada para soportar dicha construcción.

A la cripta de la basílica se ingresa por derecha del templo; allí se ubica un calvario y una escalera que concluye en la cripta. Se puede observar una estatua de "La Dolorosa" que realizó Eduardo Rubino, como monumento a Mitre.

En la nave principal descansan los restos de Devoto y en los costados de él se encuentran ubicados los restos de las dos esposas del conde: Rosa Viale a la izquierda y Elina Pombo a la derecha.

La cúpula que posteriormente se incendió en 1991; se encuentra sobre la cripta. Su fin era que ilumine directamente los restos del conde y de sus dos mujeres, a través de la claraboya que se encuentra en el piso del pasillo central.

En sus paredes hay dos imágenes: una del Inmaculado Corazón de María y otra del Sagrado Corazón. Pero estas se removieron cuando se realizó la reforma de este retablo y se reubicaron por completo.

Basílica San Antonio de Padua: reconstrucción

El Padre Hermenegildo Fazio, dedicó mucho esfuerzo a la restauración del templo y de sus obras de arte. Gracias a su gestión ante el Cardenal A. Caggiano, que intercedió ante la Santa Sede, el Papa Paulo VI otorgó a la iglesia el título de Basílica Menor.

Esta distinción es concedida a aquellos sacerdotes que sobresalen por sus características arquitectónicas y ornatos, pero muy especialmente por el culto que en ellas se manifiesta. La Bula Papal, por la que se concede la distinción, se emitió con fecha 7 de diciembre de 1963.

Basílica San Antonio de Padua: visitas

Proponen visitas con Estudio Diego Carbales a $ 1500, para darte un recorrido contando cada recoveco y la historia que oculta: desamores, engaños y tragedias. Sin dudas, una apasionante historia que comienza con Antonio Devoto. Reservas a través de éste link.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios