CABA

Se lo conoce como el 'Laberinto de Calles' porteño y esconde una de las leyendas más antiguas de la ciudad

En pleno corazón de Buenos Aires se esconde uno de los rincones urbanos más peculiares y repleto de misterios. Conocé el barrio más enigmático por excelencia.

Cada ciudad tiene su rincón misterioso y eso hace que tenga sus propias leyendas urbanas. Es así como Parque Chas, con una impronta de trazos circulares que se cruzan entre sí, configuran el llamado "Laberinto de calles" porteño.

Nacido el 6 de diciembre de 2005 a través de la ley 1907, cuenta con una estación propia de subte de la línea B y una intersección por donde se erige la Facultad de Agronomía de la UBA.

Sierras, parques y el mejor turismo gastronómico de la provincia: ¿qué hay para hacer en Tandil?

Aguas termales, spa y relax a full: el hotel all inclusive a 6 horas de Buenos Aires, ideal para sacarse el estrés


Parque Chas, el laberinto de las calles

Son muchos los mitos que advierten por intentar recorrer este barrio comprendido por las calles Berna, Marsella, La Haya y Ginebra. Según los relatos si alguien se animara a dar la vuelta completa, "aparecería en cualquier otro lugar, menos en el que debería".

Su conformación oficial de menos de 20 años y que se desprende de Agronomía, fue consecuencia del aflujo masivo de inmigrantes que data desde 1880, cuando la población aumentaba y, a su vez, la necesidad de terrenos y viviendas se expandía.

Es por ello que los "nuevos barrios" adquirieron el nombre de villas, en principio bajo la inspiración de las villas europeas en las campiñas con estándares de lujo. Sin embargo, en materia local, fueron la denominación de incipientes barriadas obreras:

  • Villa de las Catalinas

  • Villa Alvear

  • Villa Ortúzar

  • Villa Santa Rita

  • Villa Urquiza

  • Villa Devoto

La historia del barrio más curioso de Buenos Aires

Entre los terrenos ofrecidos en loteo, en definitiva, por obligación, estaba el "Predio o terreno de Munita", que a mediados de 1890 pertenecía al Antiguo Municipio de Belgrano. Formaba parte del patrimonio de la sociedad "Francisco Chas e hijos", entre las actuales calles La Pampa, Triunvirato y De los Constituyentes.

Luego, ante el avance de la urbanización, el Doctor Vicente Chas ofreció el terreno y al iniciarse el loteo, encomendó en 1925 el proyecto de trazado del nuevo barrio a los ingenieros Armando Santiago Frehner (1897-1980) y Adolfo Guerrico (1897-1950).

En la intersección de Triunvirato y La Pampa había una laguna que recibía las aguas del arroyo Ballivián, que solía provocar preocupantes inundaciones. También, allí cerca, una fábrica de ladrillos, cuya materia prima eran montañas de tierra en las que los niños jugaban. Tiempo después sirvió como espacio de las "20 casas para obreros" en Avenida La Pampa, entre Triunvirato y Andonaegui.

El origen de la rareza circular fue solo práctico: aprovechar el terreno al máximo como una estrategia de especulación inmobiliaria. Sea como sea, la nueva estética urbana fue aprobada por el antiguo Concejo Deliberante municipal.

A cargo del urbanista británico Ebnezar Howard; incluyó a Parque Chas dentro de sus planes para hacer una ciudad- jardín en forma de laberinto. Se inspiró en la novela utópica de Edward Bellamy, "Looking Backward'', la que tuvo una vastísima influencia en su tiempo, con su propuesta de comunidades utópicas.

La leyenda urbana de Parque Chas

Cuenta la historia que en 1957 un grupo de exploradores franceses aceptaron el desafío de explorar el barrio de manera regular y que luego de intentarlo, aparecieron en Villa Urquiza, ubicado a tres kilómetros. También urbanistas catalanes padecieron de la leyenda porteña: formaron dos equipos y caminaron en dirección opuesta con la idea de que se encontrarán en la mitad.

Fue así entonces como la leyenda nació oficialmente en el cuento "En realidad, conviene no acercarse a Parque Chas" de Alejandro Dolina. En el escrito, se realza la impronta del sitio a partir de la construcción de un imaginario dominado por la sensación de laberinto. Parque Chas también se reflejó en la novela de Tomás Eloy Martínez "El cantor de tango" (2004), donde su personaje principal se extravía en las calles del rincón urbano.

Parche Chas también se reflejó en la novela de Tomás Eloy Martínez "El cantor de tango" (2004), donde su personaje principal se extravía en las calles del rincón urbano.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios