Emprendedora

Creó una herramienta clave para el futuro de las empresas y levantó su primera ronda de inversión

El 70% del negocio de PUMA proviene de su calculadora de huella de carbono. Ya mide 1,5 millón de hectáreas y pronto duplicará su superficie de operación.

Copetonas es un pueblo ubicado dentro del partido bonaerense de Tres Arroyos. Tiene poco más de 1000 habitantes y se lo conoce no solo por sus estancias coloniales, que resultan un gran atractivo turístico, y sus fiestas del mate y la torta frita sino también por su actividad agroganadera. "Por mis venas se respira eso", destaca la copetonense Inés Di Nápoli, fundadora de PUMA, una plataforma de monitoreo de cultivo y medición de huella de carbono.

Su emprendimiento acaba de levantar u$s 700.000 en su primera ronda de inversión, que fue liderada por un grupo de productores y referente del negocio del agro. "Queríamos smart money, un inversor que nos ayudara a cocrear producto y tuviera una red de contactos", puntualiza. Con estos fondos desarrollará nuevos productos y agrandará la plantilla, en particular el área comercial y de tecnología.

Cuando tenía 15 años, Di Nápoli se mudó a Mar del Plata con el objetivo de estudiar ingeniería agrónoma. Una vez recibida tuvo su primera experiencia laboral en la municipalidad marplatense dentro del área de desarrollo productivo. Al mismo tiempo fundó su primer proyecto, Surco Fértil, que brindaba servicios de agricultura de precisión a través de la tecnología. "Esa fue la base de lo que hoy es PUMA", señala.

"Identifiqué que había un nicho de oportunidad si creaba un producto que le permitiera a mis clientes tener todos los datos en una sola plataforma. Un lugar de monitoreo de cultivo asistido por imágenes satelitales", detalla Di Nápoli. Así en 2018 nació la Plataforma Única de Monitoreo Ambiental (PUMA). Pero al poco tiempo se dio cuenta que el futuro del negocio estaba en otro vertical.

Di Nápoli es ingeniera agrónoma y fundó PUMA en Mar del Plata. Levantó u$s 700.000 en su ronda semilla.

Apenas el emprendimiento cumplió su primer aniversario, ya empezaron a trabajar en esta nueva unidad. "Para los productores ya no alcanzaba con producir más, sino también hacerlo con menos recursos", afirma. La agtech empezó a desarrollar una calculadora de huella de carbono geolocalizada y para financiar esto apeló a agrandar su volumen de ingresos con la plataforma.

Esta herramienta también le permitió a PUMA virar su mix de ingresos hacia el negocio B2B con clientes como Rabobank, Viterra o Banco Galicia. "Estas empresas necesitan los datos para poder reportar a casa matriz y cumplir con los objetivos a 2030 y 2050. Nuestro servicio les facilita esos cálculos", apunta.

Di Nápoli detalla que esto tiene que ver con las emisiones de "Alcance 3" o indirectas, que son aquellas que se producen como consecuencia de la actividad de una compañía, pero no están bajo su control. Y ejemplifica: "Un banco necesita saber cómo producen cebada, carne o soja sus clientes para reportarle a casa matriz las emisiones que estos generan. O una alimenticia que hace pan necesita saber cómo se produce el trigo que usan". Hoy la calculadora de huella de carbono representa un 70% de sus ingresos.

El emprendimiento ya inició su expansión. Está presente en Uruguay, Paraguay y Bolivia, además de un inminente desembarco en México. En total miden 1,5 millones de hectáreas, desde cultivos de la región pampeana hasta specialities como el maní. "Para este año cerramos con un cliente argentino por 1,5 millones de hectáreas así que con eso ya superaríamos nuestro objetivo de crecimiento de 2024", resalta. Entre octubre y noviembre de 2024 planea levantar una segunda ronda de inversión.

Temas relacionados
Más noticias de emprendedores
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.