PANDEMIA

Impuesto global a las multinacionales: Estados Unidos y la OCDE anunciaron un acuerdo entre 130 países

Si bien un grupo de países sigue sin apoyar el acuerdo, las naciones que respaldan el impuesto mínimo corporativo representan el 90% del PBI mundial

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, está a punto de salirse con la suya: 130 países y jurisdicciones (entre 139) apoyaron la creación de un impuesto mínimo a las multinacionales, que podría afectar sobre todo a las grandes empresas de tecnología como Google, Apple o Facebook.

Las negociaciones -que hace años se venían dando en el marco de la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE)- dejaron listo el escenario para la próxima cumbre de ministros de Finanzas del G20 la próxima semana en Venecia, cuando se podría firmar un acuerdo en principio.

En junio, los países del G7 (Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Italia, Canadá y el Reino Unido) ya había acordado crear un impuesto mínimo global del 15% para las multinacionales, que podría derivar en un aumento de u$s 150.000 millones en recaudación para los gobiernos, según estimaciones de la OCDE.

Impuesto mundial a las multinacionales, estímulos económicos y China: la agenda del G7

La tasa del 15% se aplicaría a las empresas con un volumen de negocios superior a los 750 millones de euros (u$s 889 millones de dólares) y sólo estaría exenta la industria naviera.

Los líderes del G7 también habían consensuado gravar con una tasa de al menos el 20% las ganancias de las grandes compañías que excedieran el margen del 10%. El nuevo comunicado de la OCDE fija la tasa entre 20% y 30%, un beneficio adicional especialmente para los países más pobres.

Así, las multinacionales que reporten ganancias por arriba de los 20 mil millones de euros (u$s 24 mil millones) deberán empezar a pagar impuestos en los países donde operan, en lugar de en los que están ubicadas. Si bien la vara está alta, se planea que en los próximos siete años el mínimo de ganancias bajará a 10 mil millones de euros.

Se espera que el nuevo impuesto afecte principalmente a las tecnológicas, los grandes grupos de productos de lujo y los laboratorios. Las compañías financieras, minería y energía, por ahora estarían exentas.

La OCDE analiza el impuesto global para multinacionales: cómo funciona

En su comunicado, la OCDE informó que los detalles técnicos del acuerdo se definirán en octubre y que, a este ritmo, la implementación del impuesto global para las multinacionales podría comenzar a aplicarse tan pronto como 2023.

La secretaria del Departamento del Tesoro, Janet Yellen, lo describió como "un día histórico para la diplomacia económica" que asegurará que las compañías "asuman su parte la carga". Según Yellen, entre los 130 países que apoyan la medida se concentra el 90% del PBI mundial.

China, India y Turquía, que previamente habían tenido reservas sobre el tema, se sumaron al acuerdo. Pero mientras en casa el presidente Biden se va a beneficiar de nuevos fondos para financiar sus ambiciosos planes sociales y de infraestructura, algunos países rechazan el acuerdo.

Irlanda, que logró atraer a las principales tecnológicas con sus esquemas de bajos impuestos, es uno de los que más se oponen, así como Hungría, Estonia (otro polo tecnológico), Perú (que todavía no ha definido a su presidente), Nigeria y Sri Lanka, entre otros.

Banco Mundial: quién es el nuevo economista jefe para América Latina y el Caribe

Con una tasa del 12,5%, una de las más bajas, Irlanda dijo que no estaba en posición de apoyar el impuesto mínimo del 15%, aunque sí había apoyado la propuesta de que las compañías destinen una parte de sus impuestos a las jurisdicciones donde operan.

La evasión y la elusión fiscal de las grandes compañías es un problema para la economía mundial: según la OCDE, los gobiernos pierden entre u$s 100 mil millones y u$s 240 mil millones en recaudación.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios