Elusión fiscal

La OCDE analiza el impuesto global para multinacionales: cómo funciona

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico revisará desde mañana la propuesta para establecer un tributo mínimo del 15% a las compañías globales. Guzmán quiere que la tasa sea del 25%. Lobby contrarreloj y países indecisos.

El impuesto global a las multinacionales que tiene el visto bueno del G7 deberá pasar por el filtro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) antes de llegar al G20. Ayer, en un encuentro del G24, Argentina apoyó la pedida pero reclamó que la tasa propuesta del 15% sea mayor,  entre el 21 y 25%.

La OCDE analizará la propuesta del G7 entre mañana y el jueves. Después pasará al G20, que se reunirá desde el 9 de julio en Venecia, Italia. El análisis del impuesto tiene previsto una jornada completa, el 11 de julio tras la reunión de los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de las principales economías, entre las que se cuela Argentina.

El borrador de la propuesta lo define como un "acuerdo histórico" tras muchos años de discusiones, que sienta las bases para "una nueva arquitectura fiscal internacional, justa y estable", según lo difundido por la agencia Reuters

La propuesta tiene dos pilares. El primero, las multinacionales más grandes y de mayores ingresos deberán pagar impuestos en los países en los que operan, no sólo donde tienen sus oficinas centrales. Las reglas aplican a las firmas globales con al menos un 10% de margen de ganancia. El 20% de cualquier beneficio que supere ese margen será aplicable para el cobro de impuestos en los países que operan.

El segundo pilar establece el impuesto mínimo global de "al menos el 15% que opere país por país, según informó el gobierno británico tras la reunión del G7. 

Ahora bajo estudio de la OCDE, la norma debe ser aprobada por 139 países y apunta a reducir la elusión fiscal. La tasa del 15% se aplica a todos los países donde operan las multinacionales, lo que busca de esta forma equilibrar el campo de juego con los paraísos fiscales y naciones con baja tributación.

La propuesta debe pasar el filtro de la OCDE, donde se llevan adelante discusiones de último minuto

En la última reunión del G7 se llegó a un consenso del 15% de tasa pero ayer el ministro de Economía Martín Guzmán consideró que debería ser más alta. El riesgo, según el funcionario, es que ese porcentaje se convierta en un techo.

"La tasa mínima corporativa global del 15% es demasiado baja. Hay un riesgo sustancial de que termine siendo de hecho la tasa máxima. Desde Argentina consideramos que una tasa del 21% sería mejor, una del 25%, aún mejor", dijo el ministro de Economía en la reunión del G24.

En la previa a las reuniones en París, el lobby busca garantizar el acuerdo de los casi 140 países, pero las naciones donde la tributación es baja, ya manifestaron su desacuerdo. Pese al pedido de Guzmán, el 15% sería lo máximo que Joe Biden cree que puede pasar por el Congreso de EE.UU., donde encuentra resistencia. 

Guzmán, a favor de un impuesto a la economía digital y la tasa global para multinacionales

Una de las claves para que tenga éxito es que logre la aprobación de China e India, entre otros países como los de Europa del Este, donde se radican las empresas tecnológicas y las operaciones de comercio digital, si bien en Estados Unidos la norma es conocida por el impacto en Google, Facebook o Amazon.

El impuesto global afectaría en particular a las empresas de servicios digitales que hasta ahora se beneficiaron del esquema tributario global y se arraigaron en los países con menos gravámenes. 

Los pilares de la propuesta que analizará la OCDE son la reasignación de beneficios de las empresas multinacionales y el impuesto mínimo global. El acuerdo contempla además del impuesto mínimo global del 15%, unos umbrales para repartir los derechos de los gobiernos a gravar los beneficios del comercio transfronterizo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios