Innovación

Samsung usa chips más baratos para sus celulares de Argentina y por la crisis puede haber faltantes

La firma surcoreana Samsung decidió dejar de vender sus celulares en Argentina con el procesador Exynos de desarrollo propio (que se utiliza en Europa) para en su lugar utilizar los Qualcomm Snapdragon 8 Gen 1. ¿Por qué cambió?

Samsung es uno de los principales productores de celulares en Argentina, el segundo que más celulares vende en el país por detrás de Motorola y una parte fundamental en términos de hardware para tanto sus dispositivos como los de otras empresas. 

Pero a pesar de esta importante participación, los recientes lanzamientos de la compañía en suelo argentino optaron por utilizar por primera vez un procesador que no es nativo de la empresa.

Sucede que cuando se analiza en profundidad las especificaciones del nuevo Samsung Galaxy S22 Ultra, se ve cómo viene equipado con un procesador Qualcomm Snapdragon 8 Gen 1 en lugar de los clásicos Exynos desarrollados por la firma surcoreana

Este cambio es central: los chips Exynos son los desarrollados por la propia Samsung, en lugar de los reconocidos Qualcomm, y los suele usar en mercados menos relevantes como el latinoamericano y Europa del Este, por solo citar dos.

Pero con todo esto surge la duda: ¿Qué significa este cambio a nivel técnico? ¿Es una mejora o un empeoramiento del nivel de los celulares? A continuación se analiza los pros y contras del cambio realizado por Samsung.

CUÁL ES LA DIFERENCIA DE PROCESAMIENTO

Lo primero que es importante de aclarar es que el Snapdragon 8 Gen 1 es un chip de última generación que es considerado como uno de los mejores del mercado en la actualidad. A nivel procesamiento, es virtualmente igual Exynos 2200 que se utiliza en los dispositivos del mercado Europeo pero cuenta con un problema puntual: no está fabricado específicamente para un celular Samsung.

Y es que cada día se vuelve más común que los gigantes tecnológicos opten por chips hechos a la medida de sus dispositivos. Apple tiene el procesador A15 Bionic, Google el Tensor o Huawei el Kirin, mientras que Xiaomi se encuentra en proceso de lanzar nuevamente sus propios chips Surge. La razón de esto está principalmente en la capacidad de personalización en el hardware que existe al producir un procesador a medida.

Sucede que los procesadores de desarrollo propio tienden a tener una mayor eficiencia que los de desarrollo estándar a pesar de contar con menor capacidad de procesamiento base. Así es como el Google Tensor que se utiliza en la línea Pixel todavía consigue equipararse con procesadores de última generación, mientras que el A15 Bionic parece estar bastante por delante del resto de la competencia.

UN CAMBIO ARRIESGADO DE CARA AL FUTURO

Por otro lado, también se puede ver como un cambio arriesgado a largo plazo, ya que en los últimos meses la empresa perdió el permiso de fabricación otorgado por Qualcomm para los procesadores Snapdragon 8 Gen 1 y Gen 2 -en su lugar el mismo fue otorgado para la firma taiwanesa TSMC-.

En otras palabras, ahora la empresa surcoreana tendrá que comprar los chips para su línea S22 en Argentina a TSMC, algo que puede complicarse si la crisis de los semiconductores continúa golpeando al mercado mundial de fabricación de procesadores.

En caso de que eso suceda, se tendrá que cambiar la estrategia en el país para determinar qué tipo de hardware se utiliza (algo que puede impactar en los costos de producción), lo que puede llevar a retrasos en la fabricación y por consecuencia menos equipos disponibles para vender en el mercado.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios