Por la guerra en Ucrania

La razón oculta de la invasión de Rusia a Ucrania: quieren quedarse con un recurso clave que mueve toda la economía

Según explicó el director ejecutivo de Garnet Technology, Diego Madeo, la actual invasión rusa a Ucrania generará que la crisis de los semiconductores se prolongue por lo menos durante dos años más.

La invasión de Rusia a Ucrania generó como uno de los principales efectos secundarios una crisis en el mercado de las materias primas debido a un desabastecimiento de materiales como el gas neón y el paladio, ingredientes importantes para fabricar semiconductores. Diego Madeo, director ejecutivo de Garnet Technology, comentó sobre cómo esta situación puede afectar al panorama internacional en materia de producción.

Cambia la SUBE: una app te deja cargarla online y ahorrar $ 400 por mes

"Cuando todo parecía estar enfocado en planes de inversión que normalice la situación en el mediano plazo, un nuevo enemigo aparece, la guerra entre Rusia y Ucrania está afectando seriamente el costo de materias primas", comentó y luego detalló: "El hecho es que Rusia y Ucrania producen entre el 40% y el 50% de neón que se utiliza en láseres que ayudan en el diseño de semiconductores, y aproximadamente el 37% de la producción mundial de paladio proviene de minas rusas, este metal se usa en chips de sensores y ciertos tipos de memoria informática".

El conflicto entre Rusia y Ucrania impacta en la crisis de los semiconductores.

TH: Los efectos de la situación en Ucrania se ven en un desabastecimiento que afecta las líneas productivas, ¿pero se podrían ver otras consecuencias sucediendo además de esto?

DM: Durante el 2021, la falta de materias primas para crear semiconductores tuvo como efecto secundario un incremento de precios en dólares entre un 15% y 20% en los productos fabricados con esta tecnología, una situación inusitada teniendo en cuenta la estabilidad de las últimas dos décadas (donde inclusive se observó decrementos en los precios de venta de ciertos productos con electrónica). Obviamente, esto impactó en los costos y en los precios finales que llegan al consumidor en términos de dólares. El problema a día de hoy está en que el desabastecimiento se da en productos terminados, una situación que se prolongará por lo menos un año más hasta tanto las grandes potencias comiencen a producir semiconductores con las nuevas fábricas que iniciaron su construcción durante la pandemia.

El Gobierno invierte $ 13.000 millones en tecnología: en qué lo van a usar y a quiénes beneficia

TH: ¿Qué tipo de soluciones se podrían encontrar a corto plazo para normalizar la situación?

DM: Los fabricantes de semiconductores alrededor del mundo comenzaron una carrera sin precedentes para aumentar la capacidad de producción. Pero los millones de dólares que se están invirtiendo aún no están dando sus frutos. Las plantas no comenzarán la producción en masa por lo menos hasta el 2024, por lo que no ayudará a resolver la escasez inmediata.

La instalación de una fábrica en Japón forma parte del plan de expansión para TSMC, el jugador Taiwanés más grande del mercado con 51.000 empleados en todo el mundo y controlando la impresión de pastillas de silicio con un Marketshare mundial del 50%. La construcción de la nueva planta comenzará este año y la producción en masa a fines de 2024; mientras tanto, TSMC espera que su capacidad de producción se mantenga ajustada.

Se proyecta que los fabricantes globales de chips destinarán u$s 146.000 millones totales en gastos de capital este año, aproximadamente un 50% más que antes de que comenzara la pandemia y el doble del nivel de hace solo cinco años, según la consultora Global Gartner Inc.

TH: Ahora, teniendo en cuenta que Garnet Technology es una empresa especializada en seguridad, ¿cómo afecta a esta industria puntualmente el actual desabastecimiento?

DM: Actualmente nuestro sector se encuentra con tasas de crecimiento sostenidas año a año. La innovación que se observa en los productos de seguridad electrónica se ha acelerado en los últimos 6 años con la inclusión de aplicaciones y la conexión en la nube de alarmas, cámaras, y softwares que pueden detectar en tiempo real rostros o patentes de automóviles con enormes bases de datos que se consultan vía internet. La actual crisis corta esto, con cadenas de producción que se interrumpen, provocando demoras en las entregas y aumento de precios en los productos finales.

Asimismo, este año el sector seguirá enfrentando una serie de nuevos desafíos ligados a la dificultad que tendrán los fabricantes de semiconductores para crecer al mismo ritmo que en los últimos dos años. Los mismos estarán relacionados con la gestión de inventario y la creciente presión para mejorar las arquitecturas de dispositivos mientras se reducen los costos, algo que en caso de no cumplirse seguramente ralentizará el crecimiento de las empresas que dependen del uso de semiconductores. Esto de hecho, ya está pasando.

Tags relacionados
Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios