Nuevo informe

Se duplicaron los anuncios falsos de ofertas de trabajo: cuáles son y cómo detectarlos

Un informe asegura que las estafas en LinkedIn se multiplicaron en los últimos meses.

El proceso de buscar trabajo está ligado a día de hoy con el uso de las redes sociales y LinkedIn es sin duda alguna la principal plataforma para realizar este tipo de búsquedas.

Esto se debe a que el portal se caracteriza por ser un sitio utilizado únicamente por profesionales, algo que genera que sus usuarios se sienten seguros y confiados. Y por consecuencia también suele estar plagado de estafadores -en el último año se duplicaron los anuncios falsos en este sitio web-.

Vacuna Pfizer COVID: qué es el penfigoide ampolloso, el efecto secundario que estudian por su aparición

Piqueteros: cómo es el proyecto para sacarles los planes sociales 

"Si bien todas las plataformas de redes sociales pueden ser un vehículo para el fraude, una cosa que hace a LinkedIn algo especial es su percepción pública como un lugar seguro, un entorno profesional", comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

"En este sentido, los engaños en los que suplantan la identidad de LinkedIn continúan prosperando y, de hecho, se han disparado en los últimos meses", suma y luego sentencia: "Si bien algunos estafadores pueden tener mucho éxito con trucos muy simples y antiguos, como solicitar sus datos bancarios o pagos por adelantado a cambio de una entrevista de trabajo aparentemente legítima, otros pueden ser muy sofisticados".

Cómo funcionan las estafas por LinkedIn

Según explican desde ESET, existen un sinfín de modalidades que utilizan los estafadores en LinkedIn, pero hay tres en específico que suelen ser más comunes que el resto.

En primer lugar está el phishing con notificaciones falsas, un problema que creció más de un 200% en el último año. Las mismas utilizan mails falsos con enunciados clásicos como "Apareciste en 3 búsquedas esta semana" y "Felicita a Juan por su nuevo trabajo" que suelen aparecer en mails oficiales de LinkedIn.

Este tipo de mails falsos son una estafa típica en LinkedIn.

Pero en estos casos, los enlaces -que en teoría deberían ser de la página oficial de la plataforma- redirigen a un sitio que solicita un inicio de sesión. Si se completa, se habrá entregado el nombre de usuario y contraseña de LinkedIn al atacante, así como también la información que haya en esa cuenta.

Un Uber y un cheque en blanco: cómo es la nueva estafa de compras por internet

Bitcoin y las criptomonedas al rojo vivo: no se frena la caída y hasta corren peligro los dólares digitales

El segundo ejemplo se centra en las ofertas de trabajo falsas, las cuales suelen ofrecer buenas remuneraciones a cambio -en muchos casos superiores a la media- pero al mismo tiempo también solicitan información de más.

En muchos casos se pide directamente información bancaria, mientras que en otro se realiza un pedido de datos más general y el pago de un "curso de capacitación" que es necesario para poder aplicar al trabajo en cuestión. Lo bueno es que las mismas se pueden evitar simplemente buscando a la empresa antes de aplicar, algo que permite diferenciar a las ofertas falsas de las verdaderas.

Así se ven las estafas con puestos de trabajo falsos.

Por último, se alerta sobre la presencia de una gran cantidad de estafas piramidales en el sitio. Las mismas se diferencian por contar con dividendos "demasiado buenos para ser reales", formas de contratación fuera de lo común (por medio de asociados y no como relación de dependencia) y con enlaces que redirigen a páginas externas.

Estos esquemas pueden camuflarse tanto como ofertas laborales y como oportunidades de inversión, mientras que a día de hoy suelen centrarse en el uso de conceptos como las criptomonedas para atraer a un mayor número de personas

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios