Salud

Una nutricionista explica por qué hay personas que tienen que cenar liviano y por qué otras pueden comer mucho a la noche y no tener problemas

Conocé la opinión de los expertos en alimentación.

En esta noticia

La pregunta sobre si es perjudicial consumir una cena abundante antes de dormir ya no admite una respuesta tan simple, según los últimos estudios en la materia.

La naturaleza de los alimentos consumidos, como su contenido en proteínas, grasas o carbohidratos, tienen un papel importante en la relación entre la cena y el mantenimiento del peso corporal. De la misma forma, influyen las características individuales de cada persona. 

El exquisito té que es ideal para los mayores de 50 años: relaja, te ayuda a dormir mejor y desinflama la panza

Las 4 razas de perro que no conviene tener en casa: son muy lindos, pero también son desobedientes

Alimentación: ¿qué dicen los expertos sobre cenar abundante antes de irse a dormir?

Algunas personas son más nocturnas y otras más matutinas. Esto sugiere que la respuesta a este interrogante está relacionada con el metabolismo individual y el proceso digestivo que cada uno experimenta.

 Contrariamente a la creencia pasada de que una cena abundante conduce inevitablemente al aumento de peso, investigaciones recientes desafían esta idea.

Los estudios actuales sugieren que no hay una regla fija sobre cuándo es mejor cenar en términos de pérdida de peso. (Foto: archivo)

Por ejemplo, un estudio reciente publicado en Cell Metabolism, comparó la pérdida de peso entre personas que tenían un desayuno abundante, seguido de comidas más ligeras durante el día, con aquellas que tenían un desayuno ligero, pero cenaban copiosamente. 

Sorprendentemente, la ganancia de peso fue casi igual en ambos grupos. Esto sugiere que el momento de las comidas no es crucial para la pérdida de peso, pero sí parece influir en el apetito y la sensación de saciedad.

Según María José Castro Alija, doctora en medicina, experta en nutrición y profesora titular de la Universidad de Valladolid para El País, en nutrición, la personalización es clave.

La respuesta metabólica varía de persona a persona,
al igual que los ritmos de producción de hormonas. Si bien se ha enfatizado durante mucho tiempo la importancia del desayuno, este no es más que el primer alimento después de un período de ayuno, y su eficacia puede variar según el individuo.

Cada individuo tiene un metabolismo único que influye en cómo procesa los alimentos que consume. (Foto: archivo)

En última instancia, la recomendación nutricional debe adaptarse a cada persona, considerando sus ritmos cronobiológicos, sus hábitos y su bienestar emocional. Es un proceso mucho más complejo que simplemente calcular calorías. 

Según la especialista, factores como el crecimiento, las necesidades de nutrientes y el funcionamiento del sistema digestivo también influyen en esta ecuación. Por lo tanto, declarar categóricamente que cenar en exceso antes de acostarse es perjudicial es una simplificación errónea, que no refleja la complejidad del panorama actual de la nutrición.

Ni extrovertido ni introvertido: cómo son los ambivertidos, las personas que tienen una habilidad especial para concentrarse y resolver problemas

El otro cerebro detrás de la bomba atómica: cuál fue el rol de Albert Einstein en su creación

Consejos para una cena liviana y saludable 

Los expertos aconsejan seguir estas prácticas para poder tener una cena liviana: 

  • Priorizá alimentos frescos: optá por verduras, frutas, y proteínas magras como pollo, pescado o legumbres para una cena ligera y nutritiva.

  • Moderá las porciones: controlá las cantidades de comida que consumís para evitar excesos y promover una digestión más cómoda durante la noche.

  • Evitá alimentos pesados: limitá el consumo de comidas grasosas o muy condimentadas que pueden dificultar el descanso nocturno y generar malestar estomacal.

  • Incorporá fibra: agregá alimentos ricos en fibra como cereales integrales, legumbres o frutos secos para mejorar la digestión y prolongar la sensación de saciedad.

    La frecuencia y distribución de las comidas pueden adaptarse según las necesidades y preferencias de cada individuo. (Foto: archivo)
  • Hidratate adecuadamente: acompañá tu cena con agua o infusiones sin cafeína para mantener una correcta hidratación y facilitar la digestión.

  • Planificá con antelación: prepará tus comidas con anticipación para evitar recurrir a opciones poco saludables por falta de tiempo o planificación.

  • Escuchá a tu cuerpo: prestá atención a las señales de hambre y saciedad para determinar cuándo es el momento adecuado para cenar y cuánto comer, respetando tus necesidades individuales.

  • Buscá equilibrio: comé diferentes grupos de alimentos para asegurarte de obtener todos los nutrientes necesarios para tu salud y bienestar. 
Temas relacionados
Más noticias de alimentación

Las más leídas de Información General

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.