Naturaleza

La investigación científica que revela que las cotorras argentinas que migraron a Europa aprendieron dialectos locales

Los investigadores comenzaron a investigar las formas de comunicación que tienen estas aves.

En esta noticia

Las cotorras argentinas, o también llamadas pericos monje, son conocidas por su adaptabilidad. Se estima que han desarrollado distintos dialectos que varían entre países y ciudades. 

Su capacidad para imitar sonidos y voces les ha permitido integrarse a diferentes entornos, dando lugar a variaciones lingüísticas únicas.

Este fenómeno de desarrollar dialectos locales entre las cotorras argentinas resalta su increíble adaptabilidad y capacidad de aprendizaje.

Chunking: de qué se trata y cómo es la técnica recomendada por la ciencia para mejorar la memoria

El método Loci, usado por el famoso detective Sherlock Holmes, te puede ayudar a mejorar la memoria

En algunos lugares, estas cotorras han adoptado patrones lingüísticos específicos de la región. Debido a esto, el Instituto Max Planck de Comportamiento Animal realizó una investigación que reveló información sobre este aprendizaje.

Estudio animal: ¿qué dice la ciencia sobre la lingüística de las cotorras?

Los periquitos monje exhiben un repertorio vocal extremadamente flexible, permitiéndoles imitar y aprender nuevos sonidos a lo largo de su vida.

Gracias a la comparativa de científicos de los Institutos Max Planck de Comportamiento Animal y el de Antropología Evolutiva se pudo obtener información acerca de la lingüística de dichas aves.

"Al igual que los humanos, las cotorras argentinas en Europa tienen formas únicas de comunicarse según el lugar donde viven", explicó Stephen Tyndel, estudiante del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal.

A diferencia de muchas otras especies de cotorras o papagayos, las cotorras argentinas son las únicas que construyen sus propios nidos. Los nidos de las cotorras argentinas pueden ser muy grandes, y pueden albergar a varias parejas. (Foto: Pixabay)  

Por otra parte, si bien Europa no tiene ninguna ave nativa, varias especies, incluida la cotorra monje, se establecieron después de escapar del comercio de mascotas.

"Las cotorras argentinas son el tubo de ensayo perfecto para estudiar cómo evoluciona la comunicación compleja en una especie distinta a la nuestra", indicó el estudiante Tyndel.

En ese sentido, los investigadores analizaron y registraron cotorras argentinas en 8 ciudades del mundo, entre ella de España, Bélgica, Italia y Grecia

Con la aplicación de un novedoso método estadístico, los expertos pudieron probar si las llamadas de las cotorras eran diferentes de una ciudad a otra.

"Queríamos saber no solo si existen diferentes dialectos, sino también en qué escala geográfica se encuentran", sostuvo el investigador.

  Las cotorras argentinas son una especie invasora en algunas partes del mundo, como España y Estados Unidos. Se han convertido en una plaga en algunas áreas, ya que causan daños a los cultivos y a la infraestructura. (Fuente: Pixabay).  

Los expertos encontraron que los loros sí tenían diferentes dialectos en cada ciudad. En Bruselas, por ejemplo, tenían llamadas de contacto que eran particularmente diferentes a las de otras ciudades. 

En su mayor parte, los dialectos diferían en la estructura de modulación de frecuencia dentro de cada llamada y eran muy difíciles de escuchar para los humanos.

¿Por qué los gorilas se golpean el pecho, según la ciencia, y cada cuánto tiempo lo hacen?

Este es el animal vivo más antiguo de la Tierra: cuál es su hábitat y cómo sobrevive

¿Qué otros resultados arrojó la investigación?

Mientras se realizó la investigación, los expertos se encontraron con que solo había un dialecto por ciudad y no varios, como pretendían encontrar.

"En conjunto, esto sugiere que los dialectos se separaron temprano, cuando las aves invadieron las ciudades europeas, pero luego no cambiaron significativamente durante este período", señaló Tyndel.

Las cotorras argentinas pueden vivir en una amplia variedad de hábitats, incluyendo bosques, sabanas y áreas urbanas. (Fuente: Pixabay).

Por otra parte, si bien las cotorras argentinas viven agrupadas, Simeon Smeele, científico afiliado al Instituto Max Planck de Comportamiento Animal manifestó que creen "que los dialectos podrían usarse para comunicar quién es parte de qué grupo de nidos, como una contraseña".

Si bien las formas de comunicación de las cotorras argentinas son complejas, los expertos esperan encontrar aún más información sobre sus distintos dialectos.

Temas relacionados
Más noticias de investigación
Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • CAM

    Candido Ayala Moscoso

    18/01/24

    Deberían dejar de llamarlas especies invasoras. Y más que quien las llama es la más peligrosa y numerosa de las especies invasoras: EL SER HUMANO que desde que abandonó África ha invadido y alterado todos los ecosistemas de la Madre Tierra

    2
    1
    Responder