Endurecimiento monetario

Wall Street ve más cerca el final de las tasas altas: ¿hay que pasar el verano?

El mercado espera una Fed contractiva de corto plazo pero menos agresiva en su política monetaria de mediano y largo plazo. A precios de mercado, los inversores esperan que a comienzo de 2023 se modere el ciclo de tightening.

Durante la semana pasada, las expectativas de que la Fed suba la tasa hacia 2023 y 2024 se redujeron significativamente por temor a una recesión.

Sin embargo, para 2022 nada cambió.

El mercado espera una Fed más contractiva de corto plazo y menos agresiva en su política monetaria en el mediano y largo plazo. 

La discusión en Wall Street es si la Fed logrará (o no) el famoso "soft landing"

La crisis le llegó a Warren Buffett: la pérdida multimillonaria que tuvo desde que arrancó 2022

Menor liquidez global afectará a un sector clave, pero destacan una ventaja de las empresas argentinas

Temor a recesión

El mercado ve cada vez con más probabilidad que la economía americana ingrese a una recesión.

Hay señales en los precios de los activos que llevan al mercado a generar sospechas y predicciones que vamos hacia un ciclo de contracción económica.

Los últimos datos adelantados de servicios y manufactura comenzaron a mostrar síntomas de contracción, dándole más fuerza a las chances de que veamos una recesión o una desaceleración económica.

Los avances de los PMI de servicios y manufacturero de EE.UU de junio alcanzaron los niveles más bajos del último tiempo, es decir, desde febrero y agosto de 2020, respectivamente.

Ambos valores se situaron fuertemente por debajo de las expectativas, con el PMI de servicios retrocediendo a 51,6 puntos (vs 53,5 esperado y 53,4 en mayo) y el PMI cayendo a 52,4 puntos (vs el pronóstico de 56 y 57 en mayo).

A su vez, el PMI compuesto de Markit sufrió la misma caída, al terminar en 51,2, en comparación al 53,6 del mes anterior.

Desde Cohen señalaron que la preocupación del mercado radica en que la caída en estos valores denota la desaceleración del crecimiento, mientras que un resultado por debajo de los 50 puntos confirmaría la contracción del nivel económico.

"La mira estará puesta no solo en los valores finales, sino también en los resultados de los meses siguientes, que ya tendrán el impacto de la suba de tasas anunciada la semana previa", dijeron.

Riesgo recesivo y Fed menos hawkish

La elevada inflación llevó a la Reserva Federal a aplicar las subas de tasas más agresivas en 28 años.

Esta suba de tasas, al ser una política monetaria contractiva, tiene un impacto en el nivel de actividad actual y futuro.

Por lo tanto, de confirmarse la desaceleración económica, el mercado comienza a especular con que la Fed en el futuro va a pisar el freno en el ciclo alcista de suba de tasas para evitar que la economía se hunda aún más en el ciclo recesivo.

Ese freno, según datos del mercado, estaría en febrero del año que viene.

Las probabilidades implícitas de suba de tasas de la Fed hacia febrero del año que viene colapsaron a 0%.

De esta manera, el mercado ve muy pocas chances de que la Reserva Federal suba la tasa en la reunión de febrero, cuando antes esperaba un hike de 25 puntos básicos.

Pese a ello, la Fed ha dejado en claro que se enfocará en contener la inflación y es probable entonces, que en ese esfuerzo, conduzca a la economía hacia una recesión.

Mirando hacia las reuniones de 2024, el mercado especula con que la Fed no solo no va a subir la tasa, sino que es probable que reinicie el ciclo bajista de tasas de interes, probablemente debido al contexto recesivo que se espera que ocurra para entonces.

Los analistas de Balanz recordaron que la Reserva Federal dejó en claro que está dispuesta a hacer todo lo posible para controlar la inflación.

En ese sentido, desde la compañía ven con preocupación las chances de ver una recesión en EEUU.

"Después de la sorpresa inflacionaria de mayo, creemos que los riesgos se encuentran a que la Reserva Federal tenga que terminar ajustando la tasa de política monetaria en un mayor nivel al actualmente incorporado, con lo que las preocupaciones respecto a una recesión en Estados Unidos en 2023 seguirán in crescendo", alertaron.

Según la última encuesta de mercado realizada por Deutsche Bank, el 17% de los encuestados espera que la recesión ocurra este año, saltando al 71% de cara a 2023.

Sof landing ¿sí o no?

La actualidad financiera en Wall Street pasa fundamentalmente por si la Reserva Federal logrará (o no) conducir a la economía americana hacia un "soft landing" (aterrizaje suave) o hacia un hard landing (aterrizaje duro), en medio del proceso alcista de suba de tasas.

Una de las señales que comienza a preocupar en el mercado es que el índice de indicadores adelantados de la economía comienza a mostrar señales de reversión.

Según los analistas de Deutsche Bank, cada vez que se invirtió la tendencia luego la economía se dirigió hacia una recesión.

Para Juan Cruz Lekovic, Fund Manager de Schroders, el escenario donde la inflación cae hacia el rango target de la FED con una desaceleración de la economía que no precipite en una recesión ("soft landing") sigue siendo un escenario posible.

Sin embargo, advierte que es un escenario al cual el mercado le asigna cada vez menor probabilidad de ocurrencia.

"La sorpresa al alza del dato de inflación de mayo en USA gatilló una suba de las tasas en la curva soberana de americana (descontando un escenario de mayor endurecimiento monetario). En paralelo, una FED convalidó una suba de 75 bps en la tasa de política monetaria. De cara a un soft landing, la clave estará en el nivel al cual deba llevar la tasa de política monetaria la FED. La historia muestra que para niveles de 5% o superior, la recesión es altamente probable", afirmó.

Finalmente, Jordan Jackson, Global Market Strategist del banco de Inversión JP Morgan advirtió que la Fed podría evitar una recesión, sin embargo, la pista para un aterrizaje suave es mucho más estrecha que hace unas semanas.


"Ya no quedan palomas en la Fed. Dado que la inflación puede permanecer elevada durante el verano, parece plausible que la Fed aumente las tasas en 75 pb en julio, 50 pb en septiembre, seguido de aumentos de 25 pb en noviembre y diciembre", alertó el estratega de JP Morgan.

Para los inversores, la Fed ha trazado un camino agresivo para los aumentos de tasas con la intención de adelantar las subidas de tasas. "Con un ajuste tan agresivo este año, los riesgos de recesión han aumentado aún más en 2023", dijo el especialista.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios