Wall Street: alertan por síntomas de excesiva confianza

Después de un rally de casi 30% en 2021 y tras haber subido más del 100% desde el piso de marzo de 2020, los inversores muestran síntomas de alta complacencia, lo que representa una amenaza para los mercados.

El mercado estadounidense da señales de estar muy confiado. El rally de 2020 y 2021 dejó a los inversores con síntomas de alta complacencia, expectantes de que las ganancias seguirán este año. Pero esta misma confianza es la que les puede jugar en contra en este 2022. 

Analistas ven una rotación de cartera hacia sectores que podrían verse favorecidos con un contexto de mayor volatilidad y de subas de tasas.

La alta confianza que hay en el mercado puede percibirse por la baja exposición a apuestas bajistas. El short interest, que mide el porcentaje de posiciones bajistas sobre el S&P 500, se ubica en su nivel más bajo desde diciembre de 2020 y es uno de los más bajos en los últimos 8 años.

El mismo se ubica en 1,5% como porcentaje a la media del S&P 500 y da cuenta que hay pocos inversores especulando con una baja del mercado. 

El hecho de que el S&P 500 se mantenga en niveles tan altos y en máximos históricos ahuyentó a los bajistas a especular con un techo del mercado.

No se ve una caída mayor al 10% desde octubre de 2020, por lo que los bajistas no han tenido grandes oportunidades de inversión a lo largo de los últimos meses.

En coincidencia con un short interest bajo, el índice de volatilidad VIX también se encuentra operando en niveles muy reducidos, lo cual da cuenta de un mercado que está bastante complaciente.

El VIX en 18 puntos se sitúa en los niveles más bajos desde el inicio de la pandemia y refleja que el mercado luce muy confiado.

El VIX, de hecho, se ubica un escalón por encima de los niveles que se veía antes de la pandemia, por lo que podría sostenerse que la pandemia dejó un mercado un poco más volátil.

Dentro de ese escenario y dado el nuevo contexto, el piso del VIX parecería situarse en niveles de 15 puntos, cuando antes eran 10 puntos. De esta manera, el hecho de que el VIX se ubique en 18 puntos implica la presencia de un escenario de bastante complacencia.

Una elevada complacencia suele estar asociada a un mayor riesgo para los mercados, ya que éstos suelen castigar consensos.

En contextos de alta confianza es cuando más chances suele haber de que se vea algún tipo de corrección en las acciones.

Diego Martínez Burzaco, head de estrategia de Inviu, considera que todos los extremos son negativos en cuanto al humor del mercado y remarca que el apalancamiento es una variable clave de cara a los próximos meses.

"Nunca es bueno cuando hay demasiada complacencia o demasiado miedo. Los niveles de short interest y el VIX muy bajo en los últimos años junto con mucha liquidez en los mercados, explican las valuaciones altas. Si hay alguna fuerte caída en el mercado hay probabilidades de que veamos algún efecto dominó debido al alto apalancamiento que hay en el mercado hoy en día", dijo.

Por su parte, Carla Daniele, analista de mercados de Dracma, advierte: "El año arrancó intentando continuar el rally alcista de 2021. Sin embargo, vemos señales de alta confianza como el short interest tan bajo junto con un VIX bajo que dan la pauta de un mercado alcista y que sigue optimista para que en 2022 podamos ver ganancias. Hay cierta complacencia en el mercado y hay tolerancia excesiva a factores de riesgo".

Rally de tasas

La última semana estuvo caracterizada por un rally en las tasas de interés.

La tasa a 10 años del bono del Tesoro americano se disparó a niveles de 1,77% en medio de temores de una Reserva Federal más agresiva en su política monetaria.

Este movimiento de tasa suele tener un impacto negativo en el sector tecnológico, por lo que el mercado se alejó de esta clase de acciones, sumado a que han evidenciado un rally importante en los últimos años, dejando valuaciones muy altas y susceptibles a una caída.

Los analistas de Bull Market Brokers dijeron que se encuentran esperando algún tipo de corrección de corto plazo en las acciones. "Hoy el mercado comienza a pricear el peor escenario, suba de tasa con desarme de cartera. Pero como hay tanta liquidez, eso ayuda amortiguar", dijeron.

Uno de los riesgos para los mercados es que la Reserva Federal decida salir a vender parte de sus activos que tiene en cartera, como parte de una estrategia aun más contractiva en su política monetaria y que, por lo tanto, empuje a los precios de los activos aún más para abajo.

"La Fed no va a desarmar cartera, lo que busca es una pausa y una apreciación del dólar para afectar principalmente a los commodities. Todas las medidas de la Fed están focalizadas en los commodities, de donde proviene el shock de precios que les hizo abandonar la transición por lo permanente en cuanto a la suba de precios", explicaron.

En ese sentido, Carla Daniele resalta que actualmente hay dos factores que hacen que el 2022 no sea un año tan fácil para obtener ganancias.

"Vemos una Fed más agresiva en su política monetaria y amenaza a los mercados. También vemos que la valuación del mercado está particularmente caro con algunas métricas que reflejan las excesivas valuaciones que estamos enfrentando y dejan a un mercado susceptible a correcciones. Vemos que puede ver algo de peligro este año, y no nos sorprendería ver una corrección. Por ello creemos que hay que ser más selectivos de cara a 2022", dijo Carla Daniele.

Rotación de sectores

Las altas valuaciones del mercado junto con una amenaza de suba de tasas repercutieron negativamente en el mercado, en especial en el sector tecnológico.

El mercado cerró la primera semana del año en negativo. El S&P500 cayó 1,9% mientras que el Nasdaq retrocedió 4,6% en los primeros días de este 2022. En cambio, el Dow Jones, con un componente más industrial y financiero y menos tecnológico, sufrió apenas 0,3% en los primeros 5 días del año.

De hecho, el Nasdaq tuvo su peor semana desde febrero de 2021. En cambio, sectores de valor, como el de energía, extracción de petróleo, financiero y aerocomercial tuvieron un muy buen comienzo de año con ganancias de entre 10,5% y 5%.

El sector de tecnología y de crecimiento a largo plazo, medido por el ARK Innovation (ARKK), tuvo una muy mala primera semana, con una pérdida del 10,7%, mientras que el Russell 1000 growth (de crecimiento), perdió 4,8% en la primera semana del año.

El mercado percibe a esta rotación de carteras hacia sectores de valor en un momento de tasas de interés en alza y que suele ser una amenaza para la renta variable relacionada con crecimiento y el sector tecnológico.

José Ignacio Bano, gerente de research de IOL Invertironline, ve cierto agotamiento en el mercado y cree que es conveniente posicionarse en acciones de valor.

"Estamos más cerca de un agotamiento en el mercado. En los primeros días del año se nota que el mercado salió a acomodar sus portafolios hacia sectores de valor y disminuyendo posiciones en sectores de tecnológicas y crecimiento, los cuales están sufriendo más este comienzo de año. En este momento, es aconsejable estar en compañías de valor, con sólidos fundamentals, y que, ante una corrección, podrían quedar mejor posicionados", dijo Bano.

Entre los papeles que menciona el gerente de research de IOL Invertironline se destacan nombres como Coca-Cola, Visa, Walmart, McDonald's o P&G. También ve valor en el sector energético, con Exxon Mobil y Chevron.

Por su parte, Julio Calcagnino y Maximiliano Bagilet, ambos analistas de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, advirtieron que es probable que, con el retiro de los estímulos, comiencen a surgir nuevamente apuestas bajistas en el mercado, sobre todo en un contexto de bajas expectativas para el S&P500 y altas valuaciones.

"El riesgo de corrección de corto plazo existe. Las minutas de la Fed, con un marcado sesgo hawkish, contribuyeron a que las tecnológicas caigan 4,5% en la primera semana del año", advirtieron.

Los analistas de TSA Bursátil aconsejan tomar una postura más bien de cautela.

"Creemos oportuno aprovechar las oportunidades de toma ganancias por sectores en los nuevos máximos, para deshacerse principalmente de algunos papeles ´muy futuristas´, de vidriosos fundamentals y con flujos de larga duration, e incorporar acciones de valor y de pago de dividendos", comentaron.

Finalmente, Martínez Burzaco ve probable que, ante la aparente cercanía del final de la pandemia, se vea una rotación de carteras hacia sectores que se benefician de contextos de continuidad de crecimiento global y de un ambiente inflacionario y de una suba en la tasa de interés.

"Vemos valor en el sector financiero, seguros, el de consumo discrecional, en detrimento de tecnológicas de mediana capitalización bursátil. Las compañías de salud, las cuales se vieron favorecidas por las vacunas contra el Covid y que, si termina la pandemia, podrían verse también afectadas en su valuación de mercado", explicó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios