Mercados a fondo

Un fondo global anticipa las dos prioridades argentinas: China y soja en el foco inversor

Mientras el principal punto flaco de la Argentina sea la disposición de divisas, la cotización de la oleaginosa y el principal mercado internacional del país son definitorios. Así lo entienden Juan Cruz Lekovic, Fund Manager del fondo global de inversiones Schroders, en una entrevista sobre la perspectiva para este 2022.

Con el inicio del 2022, los mercados globales y locales enfrentan amenazas importantes y armar carteras de inversión tiende a ser una actividad desafiante. 

Para entender la actualidad del mercado y definir las expectativas para este año que recién se inicia, El Cronista conversó con Juan Cruz Lekovic, Fund Manager de Schroders, quien advirtió que el contexto global luce más desafiante para los países emergentes en general y la Argentina en particular.

Sin embargo, anticipó que también ve oportunidades, fundamentalmente en créditos corporativos locales.

-Según la última encuesta del BofA, el mayor riesgo que enfrentan los mercados en 2022 es la suba de tasas de los bancos centrales. ¿Coincide?

-Coincidimos en que son dos los principales riesgos hacia 2022 y que están de la mano. Uno es justamente el de suba de tasas y el otro es de un contexto de mayor inflación. Los dos riesgos está íntimamente relacionados ya que una mayor inflación vendría asociado a subas mas agresivas de los principales bancos centrales de países desarrollados. En realidad, el ciclo de política monetaria contractiva ya inició y el puntapié inicial lo hicieron los mercados emergentes que ya se observan sus bancos centrales subiendo tasas. Falta que lo hagan los bancos centrales de EEUU, Inglaterra, Europa, Canadá, etc.

-Como tercer factor de riesgo en la encuesta aparece el COVID. ¿Qué tan importante es el coronavirus hoy para las inversiones?

-El coronavirus lo vemos como un riesgo secundario. La inflación y la política monetaria son los dos riesgos más importantes y en tercera instancia seguimos monitoreando el tema del COVID. Sin embargo, teniendo vacunas y con cepas que, si bien son muy contagiosas, su letalidad es baja. Esto podría hacer que el COVID vaya perdiendo el protagonismo hacia los próximos meses. Si bien sigue en la cabeza de los inversores, es esperable que el COVID sea un riesgo menos ponderado en las inversiones.

-¿Ve que el mercado pueda caer con el inicio de suba de tasas de la Fed?

-Si se miran los últimos 5 a 6 ciclos de suba de tasas de la Fed, en general el primer año de dicho ciclo se observa un retorno magro del 6% interanual para el S&P500, cuando el retorno promedio de largo plazo suele ser del 8,5% al 9%. Pasado el primero año, los retornos en las acciones vuelven a estar más cerca o por encima del promedio. Es decir, puede haber un impacto en la performance magra de corto plazo, pero luego converge al promedio. De esta manera, la suba de tasas no parece ser un riesgo muy fuerte para el S&P 500, salvo que la inflación obligue a sobrereaccionar a la Fed, y que la suba de tasas sea más agresiva de lo inicialmente esperado y que allí, tengamos una dinámica más disruptiva en los mercados.

-¿A la inflación la ven como transitoria?

-Venimos diciendo que, dado los paquetes fiscales y los programas de compra de activos de la Fed en los últimos meses, la inflación parece tener un componente mas bien persistente que transitoria. Está en valores máximos desde la década de los '80 y estamos viendo una persistencia. Hacia adelante, más allá del tapering de la Fed, tal vez la Reserva Federal tenga que verse obligada a tener que implementar una política monetaria aún mas restrictiva, incluso achicando la hoja de balance, tratando de absorber parte de la emisión monetaria vista en medio de la crisis de COVID y allí es donde quizá se ve un riesgo mas fuerte sobre el S&P500.

-¿Cuántas subas de tasas de la Fed esperan para este año?

-El Dot Plot de la Fed de diciembre acentuó su sesgo hawkish de tres subas en 2022, tres en 2023 y dos en 2024, siendo ocho en total. Hoy el mercado y la Fed están bastante alienados para esperar tres subas para 2022. En definitiva, el mercado ve que la Fed va a subir la tasas probablemente entre dos y tres veces.

-¿En qué conviene estar posicionado si hay mas inflación?

-Generalmente se observa que, en contextos inflacionarios, las materias primas suelen preformar mejor que las acciones y estas rinden mas que los bonos. Sectores como energético, materiales e industriales, suelen tener mejor performance que, por ejemplo, el financiero. En definitiva, en un contexto inflacionario, parece ser recomendable darle una mayor ponderación a las acciones que a los bonos. Sin embargo, los bonos también pueden mostrar alguna performance que puedan llegar a ser atractivas.

-¿En dónde podría haber valor en bonos?

-Si se repasan ciclos pasados y que podrían ser similares al actual, en la suba de tasas de 2013, lo que más impacto negativo tuvo fueron los bonos del Tesoro americano y bonos de grado de inversión. La deuda grado de inversión se mueve mucho más por la dinámica de la tasa de interés del bono del Tesoro americano. En ese sentido, y con las chances de ver un contexto similar, la clave será acortar duration para que el impacto de la suba de tasa sea menor a la vez que habrá que buscar créditos un poco más elevados, en bonos high yield. En este caso, es esperable que se pueda obtener buenos retornos y que, si bien va a ser difícil ganarle a la inflación del 6,8%, se pueda tener buenos rendimientos de cualquier manera.

-Hay que tomar más riesgo entonces...

-El contexto empuja a eso. Las altas valuaciones y bajos rendimientos, de alguna manera empujan a tomar mayor riesgo para lograr la misma o mayor performance.

-¿Y cómo ve a los emergentes? ¿Se les complica si sube la tasa y los flujos pueden revertir?.

-Si, es cierto. De todos modos, si compramos la actualidad respecto del Tapering del 2013, hoy los emergentes están en mejores condiciones. Tienen mejores números de sus cuentas corrientes y parten de una situación en la que sus monedas están más depreciadas. Si bien una suba de tasas puede impactar en emergentes y que, si vemos una caída en Wall Street también pueden sufrir, estos mercados están mejor posicionados para amortiguar el impacto y quedar mejor posicionados ante un contexto de suba de tasas.

-¿El viento de cola para la Argentina se agota?

-Para la Argentina lo más relevante puede ser China. El riesgo que se percibe si hay una desaceleración en China y el impacto que puede tener en las materias primas. La dinámica de la soja, durante la cosecha gruesa cotizó en u$s 550 y luego cayó para estabilizarse en u$s 500 la tonelada. Dado que la Argentina no está tomando deuda, la suba de tasa no tiene un impacto tan directo, como si lo tiene el precio de las materias primas. Creo que hay monitorear la soja y no tanto la suba de tasas. Sin embargo, un contexto de suba de tasas y menor liquidez es negativo para emergentes en general.

-Latam tuvo un año malo tanto en acciones como en bonos. ¿Cómo ven la deuda regional?

-Nosotros tenemos un fondo que se llama Schroder Income que se enfoca en Mercosur + Chile. Allí estamos sobre ponderando Brasil ya que, en un contexto de suba de tasa, lo mejor es acotar duration y tomar algo más de riesgo en cuanto spread, que es justamente lo que ofrece hoy Brasil. Los bonos de Brasil soberanos en dólares son u$s 45.000 millones, contra las reservas brutas de u$s 345.000 millones, lo cual es un seguro. De todos modos, sigue sin ser un país investment grade y el real sigue siendo una de las monedas mas castigadas del año. Brasil no logra despegar, pero dentro de la región es una de los que más valor vemos. Allí le sumamos algo de corporativo para sumarle algo de rendimiento adicional a la cartera.

-¿Ven oportunidades en créditos corporativos locales? Rinden cerca del 10%...

-El 2021 fue muy bueno para la deuda corporativa local, con buenos rendimientos y desacoplándose de la curva soberana en dólares. Muchas compañías lograron hacer operaciones de manejo de pasivos con el mercado descomprimiendo los vencimientos de corto plazo. En términos agregados creemos que la deuda corporativa es activo muy atractivo, dicho esto pensamos que es momento de ser muy selectivos en esta clase de activos. En Schroders tenemos dos fondos que capturan esa estrategia, Schroder Argentina y Schroder Retorno Total.

-¿Y la deuda soberana?

-La curva soberana tiene mucho para recuperar. La current yield de los bonos soberanos es interesante. De lograrse un acuerdo con el FMI, la Argentina no enfrenta grandes vencimientos de deuda este y el próximo año. En este contexto, la current yield de la deuda soberana luce atractiva y realizable. A partir de julio y manteniendo los precios de hoy, el GD38 va a tener una current yield arriba del 10%.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios