Inversiones en dolares

Obligados a tomar riesgo: las tasas reales en Wall Street son las más bajas desde la década de 1980

Las tasas reales en EE.UU. alcanzan su menor nivel en 40 años. Esto empuja a los inversores a tener que invertir en activos de mayor riesgo para poder ganarle a la inflación del 6,8% en ese país.

Las inversiones en el mercado se tornan cada vez más desafiantes. La mayor inflación eleva la vara y la exigencia a los inversores para poder obtener retornos reales positivos. Es decir, ganarle a la inflación. 

Debido a que la inflación picó en punta y que los rendimientos de los bonos se mantienen estables, la tasa de interés real en EE.UU. alcanza niveles mínimos desde 1980 y obliga a los inversores a ser cada vez más agresivos en sus estrategias de inversión.

La inflación de noviembre fue del 6,8% y fue el registro más alto en casi 40 años. Si bien la Reserva Federal (Fed) ha sostenido y remarcado que se espera que la inflación sea más bien de carácter transitorio, dicha expectativa se fue diluyendo a medida que los precios fueron acelerando.

Hay cierto consenso de que la inflación se mantendrá elevada en los primeros seis meses del año y que recién luego comenzará a ceder. 

Sin embargo, el hecho de que la inflación sea 6,8% pone la vara muy alta a los inversores a tener que encontrar instrumentos de inversión que ofrezcan retornos iguales o mayores que el 6,8% de inflación.

En noviembre la inflación había sido del 4,5% y la tasa real era de 3,1% negativa. Con la inflación de diciembre del 6,8% y con las tasas de los bonos del Tesoro estables, los rendimientos reales se hicieron aún más negativos, alcanzando el -5,5%.

Estos niveles de tasa real negativa son los más bajos desde la década de 1980, momentos en que EE.UU. también luchaba contra la aceleración inflacionaria.

Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, explica que la mayor inflación está siendo más bien un tema global y generalizado.

"En Estados Unidos, los precios subieron en noviembre un 6,8% anual, el ritmo más rápido desde el año 1982. En la región, la escalada inflacionaria está también extendida. En Brasil la inflación logró estabilizarse en el mes de noviembre, pero en un nivel el 10,7% anual, el más alto desde el año 2015. En Chile los precios subieron al 6,7% anual, la mayor suba desde el año 2008. Lo mismo se observa en Perú (5,7%) o Paraguay (7,4%), donde la inflación llegó a niveles inusualmente altos", dijo.

A su vez, Persichini explica que, con la mayor inflación en EE.UU. y las tasas de interés en niveles estables, se produjo un colapso en las tasas de interés reales a niveles de mínimos históricos.

"Dado que hasta la actualidad las tasas no se han modificado, cuando se compara el costo del crédito con la inflación anual, se observa que las tasas de interés reales están en su valor negativo más grande de la historia", advirtió.

Obligados a tomar más riesgo

Lo cierto es que no hay demasiadas opciones de deuda para invertir que permitan ganarle a la inflación de Estados Unidos. Los bonos de grado de inversión rinden menos del 3%, mientras que la deuda de alto rendimiento rinde 5% en promedio. 

A su vez, los mercados emergentes rinden menos del 5% y los emergentes de alto rendimiento rinden menos del 7%. De esta manera, no hay forma de ganarle a la inflación sino se asumen riesgos aún más elevados.

Con tasas de interés reales tan negativas, el inversor se ve forzado a tener que buscar créditos cada vez más riesgosos para obtener retornos reales o bien, buscar posicionarse mayormente en acciones y sub ponderar a los bonos dentro de las carteras globales.

Mariano Calviello, head portfolio manager de FIMA, indica que prácticamente todos los asset managers están priorizando el posicionamiento en acciones por sobre los bonos como consecuencia del actual contexto y como una alternativa a mejorar el rendimiento real.

"La renta fija se mantendrá con alta volatilidad hasta tanto el mercado no perciba donde podrían terminar las tasas luego de los movimientos de los bancos centrales. Por otro lado, las acciones globales de mercado desarrollados se muestran como el asset class elegido para obtener mejores rendimientos, mientras que emergentes deberán esperar que el movimiento del tipo de cambio y tasas encuentre su nivel de equilibrio", dijo. 

"El mercado pareciera haber priceado, junto al retiro del apoyo de los bancos centrales, sólidos crecimientos de balances y una oferta que debiera reactivarse, colaborando quizás en moderar el alza de precios reciente", agregó Calviello.

Marcelo Otermin, presidente de ICBC Investment Argentina, afirmó que, con la reciente aceleración inflacionaria ha comenzado una búsqueda por instrumentos que puedan defender los rendimientos reales.

"Como la magia en finanzas no existe, hay que aumentar el presupuesto de riesgo", resaltó.

Finalmente, y con una visión similar, desde la mesa de operaciones de un banco local esperan que el 2022 sea un año desafiante para el mercado, ya que es esperable que continúe la normalización de la política monetaria de las principales economías desarrolladas, en un entorno donde la inflación permanecerá elevada en comparación a los años recientes.

"Se espera un año volátil, donde será importante para el inversor ser selectivo, y activo, para modificar su estrategia si el contexto lo amerita. Para obtener retornos reales positivos, no hay alternativas que no impliquen asumir algún grado de riesgo relativamente alto", comentaron desde el banco.

Donde posicionarse

Con el objetivo de mantenerse en bonos para diversificar portafolios, las opciones son limitadas y se debe preservar el capital, cuidando los riesgos implícitos que subyacen en el mercado.

Dado el alto valor de los bonos, analistas del mercado recomiendan a los inversores implementar estrategias conservadoras y seleccionando tipos de activos que se vean menos perjudicados ante un contexto de tasas de interés en ascenso.

Los analistas de Balanz afirmaron que las tasas del Tesoro de Estados Unidos a 10 años y las de grado de inversión están históricamente bajas, por lo que no luce atractivo posicionarse en renta fija en este escenario.

"El posicionamiento no pareciera ser atractivo en un contexto de una Reserva Federal con una postura más agresiva frente a la inflación y acelerando el ritmo de reducción de estímulos monetarios. En renta fija, en un contexto donde los bancos centrales empiezan a tomar una postura más restrictiva con la inflación, la convicción es alta en instrumentos con baja duración o tasas variables", indicaron.

"En la parte corta de la curva de high yield los rendimientos parecen compensar los riesgos de suba de tasa. Frente al riego de suba de tasa y presiones inflacionarias, el posicionamiento en duración corta disminuye el riesgo de pérdidas", sostuvieron.

Finalmente, Marcelo Otermin sostuvo que, a la hora de hablar de bonos, se pueden considerar cuatro bloques: los bonos indexados (principalmente del Tesoro americano, que rinden 1% negativo), bonos high yield globales, bonos de mercados emergentes y bonos soberanos brasileños (por el convenio de doble imposición están exentos del impuesto a las ganancias).

"Balanceando estos cuatro grupos es posible obtener un rendimiento esperado que proteja de la inflación. Ahora bien, el riesgo estará en una suba abrupta de la tasa de fondos federales y en una eventual recesión, que impacte sobre el riesgo de crédito. Sobre el primer riesgo, se espera una suba suave de tasas, mientras que al estar la economía mundial en recuperación luego del impacto Covid, el riesgo de recesión aparece bajo en el futuro cercano", comentó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios