FIN DEL CARRY TRADE

Sin apetito local: inversores globales tienen un 50% menos de activos argentinos que en 2018

En 2018, la exposición técnica a los activos argentinos por parte de inversores internacionales era del 30%. Hoy es menos del 15%. Qué factores los fueron empujando a dejar de apostar a activos domésticos.

La exposición que tienen los inversores internacionales a activos argentinos ha retrocedido con fuerza en los últimos años. Así lo reflejan datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), que exhiben que dicha exposición cayó a la mitad respecto de los niveles de 2018 y se sitúan cerca de los mínimos desde 2016

La crisis económica, política y cambiaria de los últimos años, a las que se sumó la  crisis sanitaria con el estallido de la pandemia no solo provocó un desplome en el precio de los bonos y las acciones argentinas. También llevó a los inversores del exterior a desprenderse del riesgo local.

Los inversores internacionales poseen hoy acciones y bonos argentinos por menos del 15% PBI, cerca de la mitad del posicionamiento que tenían en 2018. De esta manera, el ratio regresó a niveles cercanos a los que se veían entre 2015 y 2016, momento en que Mauricio Macri iniciaba sus primeros pasos en el Gobierno.

Esta salida de los inversores externos coincidió con el derrumbe de los activos argentinos. Medido en dólares, en términos del contado con liquidación, el Merval vale hoy menos de una cuarta parte de lo que valía en 2018. 

Por el lado de los bonos, en el mejor momento del 2018, el Bonar 2024 supo rendir apenas 300 puntos básicos más que un bono del Tesoro norteamericano. Hoy el riesgo país ronda las 1480 unidades.

Rodrigo Benítez, economista jefe de Quinquela Fondos, dice que la baja significativa de la exposición de inversores internacionales a activos locales se explica porque el precio de mercado de los activos sufrió en los últimos años un deterioro mayor que la caída acumulada del PBI.

"Esta evolución, de por sí, ya explica una reducción de la posición de inversión de extranjeros en activos locales", señaló.

Por su parte, Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, destacó que la crisis de balanza de pagos que se inició en abril de 2018 provocó que los inversores externos fueran desarmando posiciones en activos argentinos, a medida que percibían que las variables macroeconómicas iban en un sendero adverso.

Según el especialista, el fenómeno se acentuó luego de las PASO 2019, donde la percepción pasó a ser que la próxima administración tendría un sesgo más intervencionista y menos pro-mercado. Luego la crisis que desató la pandemia de coronavirus en 2020 se encargó de deteriorar aún más las variables macro, por lo que la salida de los inversores extranjeros continuó.

Fin del carry trade

Los inversores no solo buscaron desprenderse de los bonos y acciones locales en Wall Street. También se dio una fuerte reducción del posicionamiento de inversiones en activos en pesos que, durante la era Macri, buscaban aprovechar el carry trade. La fiesta terminó con la irrupción de la corrida cambiaria.

En ese sentido, Rodrigo Benítez destacó que a ese proceso se le sumó en los últimos años un desarme de posiciones en activos en moneda local. Y agregó que el saldo neto de esas posiciones ya se achicó significativamente, por lo que hoy quedan solamente inversiones marginales que se han ido canalizando hacia el contado con liquidación o hacia los canjes de bonos en pesos por bonos en dólares.

"Eran inversiones que en su momento buscaron aprovechar el carry trade y luego no pudieron salir por los controles de capitales. El desarme de esas posiciones generó en una primera etapa parte de las devaluaciones de 2018 y 2019, y luego fue una de las variables que explicó la dinámica de la brecha entre el dólar oficial y el contado con liquidación", recordó el economista jefe de Quinquela Fondos.

Argentina versus sus pares

Todos los países de la región tuvieron su pico de participación de los inversores internacionales en 2018. Pero salvo la Argentina y México, el resto de las naciones latinoamericanas muestran un movimiento más gradual de la posición de inversores internacionales en sus activos.

En todos los casos puede verse una fuerte baja en 2020 debido al estallido del COVID 19. Sin embargo, Chile se recuperó por completo. Brasil está viendo una oleada de inversiones recientemente y Colombia se mantuvo bastante estable. México también está recibiendo fuertes flujos en los últimos meses.

En cambio, la mejora que se observa para la Argentina es apenas marginal. El cambio de tendencia, hasta el momento, no parece significativo.

Mirando la posición técnica

La posición técnica hace referencia a cuál es el grado de exposición que tienen los fondos internacionales a un activo determinado o a un conjunto de activos de un determinado país

Si la posición técnica es elevada, implica que los inversores internacionales están sobre ponderando su posicionamiento a ese activo. Por el contrario, si la posición técnica es baja, entonces estarán sub ponderándolo.

La fuerte caída en el posicionamiento de activos locales por parte de inversiones internacionales ha limpiado dicha posición técnica. Así se observa una menor sobre ponderación a activos domésticos.

Diego Chameides, economista de Banco Galicia, remarcó que si bien es una buena noticia que la posición técnica de los activos financieros haya mejorado, la misma es insuficiente para esperar una recuperación mayor de mediano plazo.

"Es positivo que se limpie la posición técnica, pero creo que no es una condición suficiente para recuperar la demanda por activos argentinos. Además, habría que diferenciar reducciones por caídas de precios en relación a desarme voluntario de posiciones", comentó.

Si muchos inversores tienen una cantidad mayor a la deseada de un activo determinado en su cartera, entonces, ante una eventual suba buscarán desprenderse de ese activo y así mejorar su posicionamiento en su cartera. Por lo tanto, activos castigados como los de Argentina encuentran un escollo en la recuperación si la posición técnica es elevada. 

Además, el hecho de que se haya limpiado esa posición técnica libera a los activos a una eventual suba mayor. Esto ocurre ya que hay menos vendedores netos de acciones y bonos locales.  

Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, entiende que el lado positivo de que se haya limpiado la posición técnica hace que menos inversores globales quieran desprenderse de activos locales ante un eventual rally. De esta manera, las acciones y los bonos encontrarían menores obstáculos en caso de iniciar un recorrido alcista.

"Lo positivo sobre el hecho de que los inversores internacionales tengan pocos activos domésticos es que, si están muy cargados de activos locales, se termina limitando el rally y no dejan despegar ya que estos inversores suelen aprovechar cada suba para descargar activos que no quieran tener en sus carteras. De esta manera, si hay menos personas con activos que no quieren en su portafolio, habrá menos personas que busquen vender esos activos cuando los activos suban y por lo tanto, le permite a los instrumentos a realizar un rally mayor", argumentó.

Juan Manuel Franco sostiene que hacia adelante la posición técnica de los bonos podría mejorar si el mercado percibe que la Argentina ingresa en un sendero de estabilización macroeconómica, en el marco de un programa que genere confianza en los inversores y los motive a demandar deuda soberana en dólares de Argentina.

No obstante, el economista de Grupo SBS advirtió que las paridades continúan deprimidas más allá de las subas de las últimas semanas, por lo que perfiles con apetito por el riesgo dispuestos a mantener la posición en el mediano plazo podrían ver atractivo en estos precios.

Pasando a Frontera

Un factor adicional que podría jugar un rol positivo en el posicionamiento de inversores internacionales en activos locales es una eventual reclasificación de Argentina por parte de MSCI, bajando desde la categoría Emergente a Frontera.

Rodrigo Benítez explicó que si bien es una noticia negativa, el efecto podría llegar a ser positivo. "Hoy Argentina es considerado uno de los activos de más riesgo dentro del índice de Emergentes, eso hace que haya bajado la exposición de los inversores dentro de ese grupo. En cambio, las alternativas dentro del índice de Frontera son también de alto riesgo y podría hacer que, si bien el volumen total de inversiones disponibles sea menor, la participación de Argentina dentro de los fondos canalizados hacia esos activos sea mayor", dijo.

Benítez cree, además, que este bajo nivel de exposición a activos locales es una oportunidad para aprovechar. Sin embargo, advirtió que "para que la demanda se recupere es necesario cerrar el proceso de reestructuración de pasivos que todavía está pendiente (Club de París y FMI) y mostrar un sendero fiscal, monetario y cambiario compatible con la necesidad de recuperar acceso a los mercados de capitales en los próximos tres años".


Tags relacionados

Compartí tus comentarios