Inversiones en pesos

Recalculando: los fondos de inversión también le dan la espalda al riesgo soberano

Debido a la volatilidad en el mercado de deuda en pesos, los inversores buscan disminuir el riesgo crediticio y de reperfilamiento en sus carteras. Por ello, lanzan nuevos productos reduciendo el riesgo soberano en sus portafolios

La industria de fondos comunes de inversión (FCI) se está adaptando a los cambios que se están viendo en el mercado local.

La volatilidad en los bonos de renta fija en pesos y los temores a un  reperfilamiento en esos bonos, así como cualquier riesgo crediticio, hace que los inversores se tornen más cautelosos.

De esta manera, las gestoras readaptan sus carteras y busca minimizar el riesgo crediticio del soberano ya sea con la disminución de activos del Tesoro en sus actuales o bien con la creación de nuevos portafolios sin riesgo nacional.

Batakis sin crédito en los mercados: ¿cuánto más pueden caer los bonos?

Pesos para todos: la cantidad de billetes de $ 1000 se duplicó en el último año

Reacomodamiento

Los fondos comunes de inversión CER y T+1 han sufrido rescates a una velocidad récord. Se observó una rotación de carteras sustancial desde los CER y T+1 hacia fondos money market clásicos, los cuales no presentan riesgos crediticios del estado nacional ya que están invertidos en cuentas remuneradas, plazos fijos, etcétera.

Desde junio, los rescates se aceleraron y generaron un colapso en los Assets Under Management (AUM).

Debido a los rescates, los fondos T+1 y CER perdieron todos los activos bajo administración que habían cosechado en los primeros cinco meses del año.

Hoy el tamaño bajo administración de los CER y T+1 se ubica debajo de los valores con los que habían arrancado a comenzó de año.

Hay un desprendimiento de todo tipo de activo que tenga riesgo crediticio del Tesoro nacional, ya sean bonos en pesos como en dólares. La deuda CER todavía se ubica entre un 10% y un 20% debajo de sus máximos.

La recuperación de 10% en promedio desde sus pisos reciente fue gracias a las masivas intervenciones del Banco Central para sostener la curva.

Debido a este contexto, las gestoras del país responden a la necesidad y demanda de sus clientes de recalibrar las carteras y disminuir el riesgo y exposición del soberano.

Federico Pérez, gerente de inversiones de Mariva Fondos, afirmó que están observando por parte de los clientes el pedido de fondos T+1 sin exposición en soberanos.

"Encontramos tesorerías de cash management que buscan bajar la volatilidad sin resignar mucho rendimiento. También las que arman cobertura de tipo de cambio con futuros de Rofex y buscan un fondo con buen carry para dejar en garantía", dijo.

En respuesta a ese pedido por parte de los clientes, desde Mariva Fondos explicaron que adecuaron su fondo MAF PESOS PLUS para suplir esta demanda y en una semana casi duplicaron sus activos bajo gestión (AUM, por sus siglas en inglés).

"El portafolio lo armamos con una buena selección de deuda corporativa, tasas en Caución y PASES y liquidez en T+0. Alcanzamos un rendimiento esperado de BADLARP+0% a 50 días de duración", comentó Pérez.

Desde un importante fondo común de inversión local confirman que estuvieron analizando la alternativa de lanzar un fondo T+1 sin riesgo soberano, aunque no avanzaron con el mismo dada la dificultad que presenta la liquidez en el mercado.

"Este tipo de fondos son de cash management y por lo tanto requieren una alta ponderación de instrumentos con elevada liquidez. Alternativas como fideicomisos u obligaciones negociables tienen baja liquidez y el mercado se achica mucho en momentos de estrés", dijeron.

Sin embargo, aclararon que si cuentan con otros productos que se adaptan a la necesidad del cliente, más concretamente un fondo T+2.

"Sí tenemos un fondo T+2 con menos proporción de soberanos y menos necesidad de liquidez por tener un perfil de clientes diferente", dijeron desde la gestora.

Reacomodamiento de los T+1

En respuesta a las necesidades y demandas de clientes, además de crear nuevos productos, las gestoras también se inclinaron por reacomodar las actuales carteras que tienen a disposición.

Es decir, los fondos T+1 que tienen a disposición han cambiado recientemente su estrategia para tener una cantidad mínima de riesgo crediticio.

Alejandro Kowalczuk, director de asset management de Argenfunds, explicó que redujo al mínimo la exposición al soberano en su cartera T+1.

"En nuestro fondo T+1 llevamos al mínimo también la exposición al soberano y estamos pensando en vender nuestro T+1 como un T+1 corporativo", comentó.

Con una visión similar, Mariano Cosentino, portfolio manager de MegaQM, afirmó que en un contexto en el cual la deuda soberana está bajo presión debido a la turbulencia provocada por los movimientos políticos, desde la firma empezaron a ver demanda de los clientes por posicionarse en activos en pesos que tengan menor volatilidad.

En ese contexto, prefieren orientarse hacia instrumentos con riesgo mayoritariamente privado.

De esta manera, desde la compañía readaptan el fondo que ya tienen a disposición para responder a las demandas y necesidades del cliente.

"Pensando en esas alternativas, desde MegaQM estamos reposicionando nuestro fondo Megainver Renta Mixta, porque vemos que se puede imponer como una alternativa válida para ese perfil de clientes. El fondo opera con rescates y suscripciones en pesos. La cartera está compuesta de instrumentos corporativos únicamente y tiene como referencia de rendimiento la Tasa Badlar Privada", dijo Mariano Cosentino.

El fondo Megainver Renta Mixta es un fondo T+2, actualmente la TIR de la cartera se encuentra en 49%, con una duration de 0,4 años.

Los principales activos de ese fondo son ONs y Valores de Corto Plazo (33,1%), Fideicomisos Financieros en pesos (13,35%), ONs y Pagarés tanto con ajuste dólar linked como directamente en hard dollar (12,75%), plazos fijos (10%) y un alto nivel de liquidez (pesos y dólares).

"Esta composición bien diversificada de la cartera nos permite tolerar con menor volatilidad los diferentes escenarios de estrés. Es más, la presencia de activos dólar linked y hard dollar buscan tener una menor exposición a la suba del tipo de cambio y de la brecha cambiaria. Siempre se busca mantener buenos niveles de rentabilidad sin incorporar la volatilidad que implica, en el contexto actual, el riesgo soberano", afirmó.

Finalmente, y ante un análisis similar por parte de las necesidades y demandas del mercado, desde Argenfunds lanzaron su fondo Argenfunds Renta Global.

Según el prospecto del fondo, el mismo busca maximizar el rendimiento de una cartera diversificada de instrumentos de renta fija privados de buena calidad crediticia.

La cartera del fondo estará compuesto por obligaciones negociables UVA (26%), Obligaciones negociables del exterior (16,5%), plazos fijo, (15%), fondos comunes de inversión (10%), obligaciones negociables Badlar (10%), Obligaciones Negociables dólar linked (9%), obligaciones negociables en dólares y cheques de pago diferido en un 5%.

Alejandro Kowalczuk explicó que el fondo Argenfunds renta global es una cartera nueva dado el actual contexto. "Va a ser un fondo T+2 ya que la idea es que tenga volumen. Es un desafío encontrar volumen con Badlar y en pesos. De cualquier manera, estamos pensando en un fondo que se le escape al riesgo local e incluso al soberano, con corporativos del exterior", dijo.

Algo parecido hicieron desde Balanz. Gabriela Friedlander, asset management director de la firma, sostuvo que a principios de junio desde la compañía lanzaron un nuevo fondo denominado Balanz Performance III.

La idea de inversión era crear un fondo que buscara maximizar los rendimientos ajustados por riesgo a través de la inversión en un portafolio compuesto por activos de renta fija corporativos, algo que justamente se está demandando en la actualidad dado los desafíos del Tesoro nacional.

"La propuesta es poner al alcance del público inversor una gran gama de renta fija corporativa manejada por expertos y proveerle liquidez, dado que el cuotapartista puede efectuar rescates parciales o totales cuando lo desee sin tener que estar vendiendo uno por uno los activos de la cartera que lo componen", dijo.

Según detalla Gabriela Friedlander, el portafolio del fondo está compuesto por papeles corporativos de empresas argentinas con ajuste dólar linked, al dólar, UVA (o inflación) y pesos.

"A modo de referencia, la cartera actual del fondo tiene una duration promedio de 1,4 años y una TIR de colocación del 61%. Además cuenta con calificación A+ por la calificadora Fix", afirmó. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.