Mercado cambiario

Dólar ¿frenado? Creen que la abundancia de pesos debería presionar más a la divisa

La herencia del dólar soja es una mayor cantidad de reservas pero también un enorme stock de pesos adicionales a la economía argentina. Esto eleva las presiones cambiarias, las cuales aun no se han plasmado en la cotización del tipo de cambio.

Durante el esquema cambiario de "dólar soja", la base monetaria se amplió 27% ya que el BCRA emitió $1,1 billones.

Así, creció sustancialmente la cantidad de pesos en la economía. Sin embargo, la mayor cantidad de pesos aun no generó presiones cambiarias ya que el tipo de cambio se mantiene en los mismos niveles que hace un mes atrás.

Analistas advierten que existen cuestiones de corto plazo, aunque hay consenso sobre que las presiones alcistas cambiarias se reanudarán en el corto plazo.

Wall Street duda que la Argentina pueda cumplir las metas con el FMI

La cautela del mercado global volvió a golpear a las acciones argentinas

Boom de pesos

Hay cierto consenso entre los analistas que existe un exceso de pesos en la economía argentina. 

Los pesos que sobran ajustan su valor contra los bienes, vía inflación, así como contra el dólar, vía devaluación.

El balance del dólar soja provocó un aumento sustancial en la cantidad de pesos, sin embargo, por ahora no se vio reflejado en una suba del dólar, el cual está lateralizando hace más de un mes.

El BCRA emitió durante el mes de septiembre más de $1.1 billones, aumentando un 27% la base monetaria. 

De ese total emitido, la mayoría esterilizó vía Leliq a la vez que subió la tasa de interés al 75%. Con este combo, en menos de 6 meses la economía generará una nueva base monetaria.

Sin embargo, pese a la mayor cantidad de pesos, aun no se vio reflejado en la cotización del tipo de cambio. En ese sentido, existen ciertos factores que hacen que el dólar no suba en el corto plazo.

Por un lado se puede destacar que, antes del dólar soja, el tipo de cambio implícito se había disparado por encima de los $338, lo cual dejaba al dólar en un nivel inicialmente alto. 

Aun con una baja a $307 del CCL, el tipo de cambio sigue siendo muy alto.

Hoy el CCL se ubica apenas 8,5% debajo de los máximos de $338 que supo tocar a fines de julio pasado.

Por otro lado, las carteras ya se encontraban altamente dolarizadas antes del inicio del dólar soja, lo cual provoca una menor presión cambiaria.

Además, existen otros factores como la mejor recaudación durante el mes de septiembre, asi como cuestiones estacionales que jugaron a favor del peso.

Martin Polo, estratega jefe de Cohen remarca que además también existen factores que impactan en el tipo de cambio e impiden un rally mayor.

"Hay que tener en cuenta que existen factores impositivos ya que por estas semanas vencen el anticipo de bienes personales. Además, fiscalmente los meses corrientes fueron buenos ya que ingresó bastante e hizo que el Tesoro no sea tan expansivo en la base monetaria. En definitiva, vemos un combo de factores que dejaron de darle aire al paralelo que se había ido muy arriba y estaba en un nivel alto", afirmó Polo.

Ayuda el cepo

Hay una cuestión central detrás de la falta de dinámica alcista del dólar, dentro de la cual el cepo es el gran protagonista.

El gran flujo de pesos que surgió del dólar soja inicialmente cayó en manos de cuentas encepadas, es decir, Cuits que no pueden comprar dólares.

Esto significa que el sojero que recibió los pesos por la venta de la soja no puede comprar dólares. Por lo tanto, debe usar esos pesos y trasladárselos a otros Cuits que sí puedan (y quieran) comprar dólares.

Es decir, si el sojero se quiere comprar una camioneta usada a otra persona cuyo CUIT no este encepado y que además quiera comprar dólares.

Por lo tanto, hay cierta demora entre que el sojero recibe los pesos, los usa y que esos pesos terminan en manos de cuentas no encepadas.

Con tantas restricciones, son cada vez menos las cuentas no encepadas y por ello surge cierta demora entre el Cuit que tiene los pesos, que los usa y que quedan en manos de cuentas libres de restricciones cambiarias.

Desde Portfolio Investments coinciden en que estamos en un periodo ventana entre que las cerealeras liquidaron y reciben los pesos.

"Las cerealeras no pueden comprar contado con liquidación. Todo el flujo se dirigió a los fondos money market y ahora está saliendo. Creemos que estamos en el periodo de ´lag´ y que la presión se va a sentir en el corto plazo", dijeron desde Portfolio Personal Inversiones.

Roberto Codina, trader de Aurum Valores, entiende que una de las cuestiones que puede retrasar la suba del dólar es la cierta demora que puede haber desde que se emite los pesos hasta que termina impactando en el tipo de cambio.

"Vemos que puede estar ayudando factores estacionales, ya que es un momento del año en el que históricamente el contado con liquidación cede. Pero más allá de eso, hace dos semanas los fondos comunes de inversión vienen sufriendo rescate tras rescates. Por eso es que estamos viendo una cuestión de demora en el impacto en el tipo de cambio por lo que esperamos que el dólar termine terminar subiendo en el corto", dijo.

¿Carry trade?

Otra de las causas que puede explicar la falta de dinámica alcista en el tipo de cambio, pese a la gran cantidad de pesos emitidos recientemente es que los inversores encuentran atractivo en posicionarse en pesos de corto plazo.

Las tasas de interés subieron a lo largo del mes de septiembre, con la Leliq ubicándose en 75%. 

Así, apostar al peso de corto plazo puede resultar ser más atractivo que al dólar, lo cual también le quita cierta presión cambiaria.

Emiliano Anselmi, head del team de macroeconomía de Portfolio Personal Inversiones (PPI), coincide en que las tasas altas pueden estar impactando positivamente en el tipo de cambio.

"Si bien son tasas reales levemente negativas, en términos nominales son altas. También creo que una de las razones de la no suba del dólar es que de alguna manera empieza a filtrarse la expectativa de cambio de régimen y que este nivel de dólar libre o de unificación es muy alto en términos históricos. Todo esto no quita que el CCL no pueda subir. Justamente por el exceso de pesos que hay puede subir y suele hacerlo abruptamente, las subas no son graduales", comentó Anselmi.

Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero, explicó que desde el lado de los fundamentals, aumentaron los dólares más que los pesos disponibles.

Por otro lado, agregó que, quienes recibieron esos pesos, posiblemente tengan opciones de inversión más atractivas, como sus propios insumos importados, algunos todavía al dólar oficial.

"Creo que la preocupación por la escasez de dólares tendrá impacto en el contado con liquidación cuando empecemos a ver que las liquidaciones que llegaron en septiembre implican menores liquidaciones en los próximos meses. A eso hay que sumarle la sequía", remarcó.

El destino de los pesos

Gran parte de los pesos que surgieron del dólar soja terminaron en los fondos comunes de inversión y en los bancos.

Por lo tanto, resulta clave monitorear el flujo en tales segmentos a los fines de poder determinar el destino de los pesos.

Rodrigo Benítez, economista jefe de MegaQM detalló que los pesos que surgieron del dólar soja tuvieron como destino principal al mercado de capitales.

"La inyección de pesos del dólar soja se trasladó al sistema financiero y al mercado de capitales. El Tesoro logró captar $421,000 millones netos, los plazos fijos subieron $750,000 millones. En lo que va del año los depósitos a plazo fijo crecieron 86%. Eso implica una tasa de crecimiento del 7,1% mensual que se aceleró al 10% en septiembre", dijo Benítez.

Además, según cálculos de Benítez, cerca de $554.000 millones fluyeron a los fondos comunes de inversión money market y crecen 80% en lo que va del año. 

La industria de fondos fue gran receptora de los pesos y acumula un crecimiento de $2,37 billones en el año, marcando un salto del 66%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.