Dolarización

Dólar contado con liquidación a $ 330 a fin de año: el pronóstico que empieza a ganar la City

Pese al dólar soja y a la acumulación de reservas, el dólar CCL subió 6% el mes pasado. El mercado proyecta mayores subas para el dólar y ciertos indicadores fundamentales dan al CCL como "subvaluado" en estos niveles.

La brecha cambiaria entre el oficial y el dólar contado con liquidación se sostiene por encima del 100%.

El contado con liquidación se ubica en $307 y de esta manera avanza 51% en lo que va del año y 6% desde comienzo de septiembre pasado.

Es decir, pese a que el BCRA pudo incrementar sustancialmente sus reservas, la tensión financiera se mantiene y el mercado espera que los dólares sigan subiendo.

Devaluación en pausa: el BCRA desacelera el ritmo pero el mercado pide más

Reservas: el BCRA cerró su primer desafío sin el dólar soja para liquidar

¿Más subas para el dólar?

La tensión cambiaria se mantiene y se puede evidenciar en la dinámica observada en los dólares financieros.

Gracias al dólar soja, el BCRA aumentó su stock de reservas netas a u$s 5700 millones. Sin embargo, debido al diferencial cambiario que se generó con el esquema de dólar soja, para dicha compra de reservas se debió emitir pesos a un ritmo record.

La compra de reservas récord demandó al BCRA emisión monetaria por $ 1,14 billones. 

Esto significa que, por minuto, se imprimieron $33 millones por el tiempo en el que operó el dólar soja.

Así, la base monetaria se expandió 28% en menos de 30 días y, mirando hacia adelante, por los intereses de las Leliqs, dentro de los próximos 5,5 meses tendremos una nueva base monetaria.

El mercado ve que hay cada vez más pesos y que en el futuro seguirá habiendo muchos pesos, por lo que resultó difícil que se observe una mejora en términos cambiarios.

Los inversores observaron el deterioro patrimonial del BCRA, combinado con la expectativa de más pesos en el futuro y por ello los dólares implícitos subieron.

El contado con liquidación se ubica 6% por encima de los valores de comienzo de septiembre pasado, es decir, antes del inicio del dólar soja.

En otras palabras, pese a que hay más dólares, como la cantidad de pesos es mucho mayor, eso se tradujo en una permanente presión cambiaria que hizo subir al dólar en un contexto de acumulación de reservas record.

Debido a que el mercado espera más pesos en el futuro, también se esperan mayores subas del tipo de cambio en los próximos meses.

Comparando el nivel de pesos general de la economía, versus el valor actual del contado con liquidación, se puede evidenciar que el nivel del tipo de cambio está subvaluado.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) alertan que el flujo de nuevos pesos creados por el BCRA vía dólar "soja" comenzó a presionar sobre los dólares financieros MEP y Contado con Liquidación.

Desde la compañía comparan la evolución del M3 versus el contado con liquidación, lo cual muestra que el tipo de cambio financiero implícito se ubica en niveles subvaluados y desde PPI consideran que el contado podría seguir subiendo.

"El CCL rebotó hasta $309 al cierre del viernes, subiendo $16 o un 5,5% desde comienzo de septiembre. Creemos que, según fundamentos monetarios (midiéndolo versus la evolución del M3 Privado a partir de la asunción de Alberto Fernández en diciembre 2019), tendría recorrido", dijeron

En ese sentido, según PPI, con datos del M3 Privado al 27/09, el valor de referencia es de $338,8", estimaron desde PPI.

¿dólar subvaluado?: M3 versus el CCL

El ejercicio de analizar el M3 versus el CCL responde a que los analistas tienden a analizar la dinámica del tipo de cambio implícito y compararla con la cantidad de pesos de la economía.

Cuando la base monetaria amplia (es decir, la base monetaria y pasivos remunerados), se ubica por encima del tipo de cambio, tiende a indicar que el peso se muestra apreciado y que las chances de ver una suba del dólar crecen.

En cambio, cuando el dólar se ubica por encima de la base monetaria amplia, las chanches de ver un agotamiento en el rally aumentan.

Momentos en el que el tipo de cambio se ubicó por encima de la base monetaria se dieron en el tercer y cuarto trimestre de 2020, provocando una apreciación del peso (o un descenso del dólar).

Juan Martin Yanzon, head trader de Conosur Investments, agregó que si bien la relación entre el CCL y el M3 es un punto para mirar pero con cautela.

El especislata considera que depende también de otras variables como el nivel de tasa de interés, crawling peg y otros factores monetarios

"Si se mira como viene operando el CCL, siempre que tiene un empinamiento, le suele seguir un periodo de acomodamiento y calma, para luego volver a tomar impulso. Viene haciendo escalonamiento en los precios. El aumento del M3 es necesario pero no suficiente para determinar un nuevo impulso en el contado. Por ejemplo, si se aumenta el M3 pero también se sube fuertemente la tasa, el CCL podría no subir" sostuvo.

Desde la mesa de trading de una importante Alyc coinciden en que el dólar aún tiene recorrido alcista ya que no se observan anclas para que el contado con liquidación pueda mantenerse estable.

"La importante emisión monetaria genera presiones alcistas en los tipos de cambio. Hay un exceso de pesos en la economía, que encima se va a ver potenciado por el flujo nuevo que provoca los intereses de las Leliq. El dólar podría terminar el año tranquilamente por encima de los $330, más aun contemplando la aceleración inflacionaria, la cercanía de un año electoral y que las reservas no crecerán tanto (o decrecerán) en lo que queda del 2022", alertaron.

Por su parte, Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds, coincide en que hoy los tipos de cambio implícitos lucen retrasados con respecto a estimaciones teóricas.

Kowalczuk agrega en que también se debe considerar la dinámica y proyecciones de cara al 2023.

Lo que espera Kowalczuk hacia adelante es una continuación de emisión para asistir al Tesoro, mayor dificultad de rolleo que la de 2022, más emisión por intervención en mercado de bonos y proceso de dolarización de carteras.

Es decir, todo lleva a pensar en tipos de cambio implícitos más altos.

"Las mejoras en cuanto a resultado fiscal y financiamiento vía emisión monetaria serán en el margen, en un año electoral en el que por definición hay menos interés por los instrumentos en pesos, lo cual hará más difícil el rolleo de deuda. La contracara de menor interés por instrumentos en pesos es el mayor interés por dolarizar los portafolios", advirtió.

Brecha por encima del 100%

Actualmente la brecha cambiaria se ubica en 109%. Si bien se alejó de los picos de 157%, la misma encontró soporte en los 100%, sin poder perforarlo.

Esto fue incluso pese a que se dio un ingreso de divisas record y pese a que el BCRA aceleró el ritmo de crawling peg, intentando achicar la brecha de abajo hacia arriba.

Los analistas no esperan que la brecha caiga debajo del 100% a menos que se de un plan económico que logre anclar expectativas.

Los analistas de Adcap Grupo Financiero resaltan que se han aumentado sensiblemente las probabilidades y la necesidad de ensayar algún ajuste en el tipo de cambio oficial que permita cambiar el sentido de los flujos de las reservas.

"Teniendo en cuenta las limitaciones políticas y temporales, es difícil pensar en un plan amplio y comprehensivo y creemos que es más probable que se ensaye algún ajuste ortodoxo del estilo del ejecutado a principios de 2014 que permita llegar al periodo electoral en un contexto mayor estabilidad relativa, con inflación desacelerándose y el frente cambiario mas firme", sostuvieron

Para el director de Asset Management de Argenfunds, una descompresión en los tipo de cambio implícitos y disminución significativa de la brecha sólo se podría dar de presentarse un plan económico integral, acompañado seguramente de un ajuste discreto en el tipo de cambio oficial.

Sin embargo, Kowalczuk duda sobre que esto efectivamente pueda llegar a ocurrir.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.