Pesimismo en Wall Street: los temores paralizan a los inversores pero analistas ven oportunidades

Los temores en EE.UU. respecto del porvenir de la economía elevan la cautela en el mercado. Los riesgos que toman los inversores se ubican en zona de mínimos históricos.

En esta noticia

Existe un elevado pesimismo en Wall Street. El mismo se explica, en buena medida, por la posibilidad de que la economía americana ingrese en un ciclo recesivo e inflacionario a la vez. Es decir, una estanflación. 

La aceleración inflacionaria, que no dio todavía evidencias fuertes de haber alcanzado un techo, junto con el debate respecto de si la economía estadounidense entró o no en recesión generan una postura de mayor cautela entre los inversores.

Sin embargo, debido a que el mercado tiende a castigar consensos, el pesimismo en Wall Street podría ser también una oportunidad de compra en acciones.

"Para la recesión": las 50 acciones del S&P 500 más y menos recomendadas por Goldman Sachs

Más riesgos recesivos: se espera que el BCE se sume al pelotón agresivo de los bancos centrales globales

Wall Street sigue en modo correctivo

En el acumulado del año, los tres índices de referencia de Wall Street acumulan fuertes bajas. El Dow Jones pierde 9%, el S&P500 retrocede 13,2% y el Nasdaq cae 20% en lo que va del año.

De esta manera, el 2022 está siendo el peor año para las acciones desde 2008 y las perspectivas hacen que los inversores se mantengan con una postura de mayor cautela.

La inflación sigue sin mostrar un techo por lo que los inversores esperan que la Reserva Federal (Fed) mantenga su sesgo contractivo (hawkish) por más tiempo e incluso, con una postura aún más agresiva. 

Por ello es que crecen los temores de una recesión en el mercado y aumenta el pesimismo.

En los últimos días, la consultora internacional Bespoke publicó un informe en el que se remarcaba el elevado pesimismo en Wall Street. 

Este año muestra el optimismo promedio más bajo y el nivel de pesimismo más elevado de la historia de Wall Street.

Keith Wade, economista Jefe de Schroders, alertó que el riesgo de recesión en EE.UU. se mantiene mientras la Fed trata de controlar la inflación.

"Es probable que la ralentización de la economía siga evidenciándose a través de un mercado inmobiliario y un comportamiento del consumidor más débiles. A su vez, esto debería traducirse en un mercado laboral más débil, como respuesta a una reducción de las ventas por parte de las empresas", sostuvo.

Por otro lado, y tras la suba de tasas de la Fed de 75 puntos básicos la última semana, el economista de Schroders agregó que el reto consistirá en la rapidez con la que disminuya la inflación.

"Los riesgos se inclinan todavía hacia la necesidad de que la Reserva Federal genere una recesión para controlar la inflación", afirmó.

En ese contexto, los inversores se han vuelto cada vez más cautelosos. Según Deutsche Bank los inversores han reducido constantemente su exposición a las acciones, alcanzado los niveles más bajos de los últimos 12 años.

Mientras tanto, las apuestas alcistas en el mercado de opciones entre los comerciantes grandes y pequeños cayeron recientemente al nivel más bajo desde abril de 2020.

Mateo Sarsur, head sales trader de Balanz, afirmó que se cerró un primer semestre que devolvió mucho de la suba que tuvimos post-pandemia.

Sarsur destacó que "el mundo se vio afectado por la emisión, con inflación en alza y políticas monetarias mucho más restrictivas para poder hacerle frente fueron la combinación perfecta para hacer caer valuaciones sobre todo de acciones de crecimiento".

Por otro lado, el nivel de cautela con el que operan los clientes se percibe en el nivel de riesgos que están tomando los inversores en este momento.

Según datos de Bank of América, el nivel de riesgos que están tomado los inversores es el más bajo del siglo, aun incluso debajo de los valores registrados durante la crisis de 2008.

Elevada liquidez en las carteras

Muchos inversores individuales y minoristas parecen estar sentados en efectivo, en lugar de recurrir a bonos, que también han sufrido fuertes pérdidas.

En la actualidad, los niveles de liquidez en las carteras se encuentran en sus niveles más altos incluso que respecto de los primeros días de la pandemia, según una encuesta de la Asociación Estadounidense de Inversores Individuales.

En esa misma línea, y según datos de Bank of América, la liquidez en los portafolios de sus clientes es del 62% en promedio, superando al 60% que se había observado durante la pandemia.

Esto demuestra el nivel de cautela con el que están operando en la actualidad los inversores.

Manuel Carpintero, head portfolio manager de Nash Inversiones, agregó que siempre van a haber motivos para vender y siempre van a existir malas noticias. Sin embargo, advirtió que hoy el nivel de pesimismo en Wall Streer es extremo.

"El negativismo se refleja tanto en los índices de sentimiento de mercado, como en la opinión de la prensa y analistas, como en los números de posicionamiento en derivados", comentó.

Además, agregó que todo apunta en una misma dirección y que es altamente probable que EE.UU. caiga en recesión y que las ganancias de las empresas caigan fuertemente.

Sin embargo, detrás de este escenario, Carpintero también ve oportunidades.

"Estas señales muchas veces terminan marcando puntos donde el mercado rebota. Donde si la nueva información que recibe el mercado no es tan mala como se esperaba, los excedentes de cash que hay en carteras se vuelcan a equity y generan rebotes. Hoy vemos oportunidades de entrada en Cedear. Preferimos comprar Cedear de ETFs, como el SPY, QQQ o incluso el ARKK (para perfiles más agresivos)", puntualizó.

Los analistas de Bank of América también remarcaron que el posicionamiento en cash relativo al de acciones es el más bajo no solo desde la pandemia sino desde la crisis subprime de 2008.

En el actual entorno de cautela, Sarsur ve oportunidades en algunos sectores del mercado americano.

"En este último mes el sentimiento pesimista del mercado parece empezar a revertirse, la rotación de carteras desde growth hacia value se hace más evidente y los mayores índices americanos parecen haber encontrado piso (al menos de corto plazo), de esta manera aparecen oportunidades para inversores de mediano o largo plazo que acepten volatilidad en sus carteras", dijo.

Dentro de los activos que destaca Sarsur son empresas con flujos de caja positivos que los dejen hacer frente a escenarios recesivos o de baja de actividad.

"Entre ellos destacaría Google, Apple ó directamente los Cedears de ETFs siguiendo a índices, mediante el S&P 500 (SPY) o el Nasdaq (vía el QQQ) para los más agresivos", dijo.

temporada de balances

En este contexto, las compañías americanas se encuentran en plena temporada de balances, lo cual les puede dar a los inversores una guía del actual estado de situación de los balances y sus proyecciones.

Santiago Ruiz Guiñazú, head de equity sales & trading de Adcap Grupo Financiero, detalló que de lo que va de esta incipiente temporada de balances del segundo trimestre, aproximadamente dos tercios de las compañías tuvieron resultados mejores a los esperados.

Dentro del primer grupo que reporta están los bancos. "Goldman Sachs y City publicaron muy buenos balances, y eso llevó optimismo al mercado", dijo.

"Creemos que las empresas que más fueron castigadas por la suba de tasas de la Fed, es decir, las tecnológicas, pueden llegar a tener algún rebote", estimó.

Mirando más el largo plazo, Santiago Ruiz Guiñazú considera que tiene sentido tener exposición a acciones.

"De largo plazo, este sector de la Bolsa siempre nos gustó, y creemos que es un buen momento para animarse a tomar riesgo a corto plazo, subrayando precisamente que es una apuesta riesgosa porque el proceso de suba de tasas continúa y la inflación todavía no cede. Pero consideramos que empresas tecnológicas como Mercado Libre, Tesla, Amazon y Nvidia son interesantes para mirar", marcó.

Daiana Olivera, estratega de Cohen, sostuvo que desde la compañía ven oportunidades en compañías del sector de salud y consumo defensivo.

"Los resultados de las compañías siguen siendo variables, aunque la clave sigue estando en las proyecciones futuras de las mismas. Esto es clave ya que las proyecciones futuras de las compañías de cara a los próximos trimestres es lo que había mostrado debilidad en el trimestre pasado y había agregado pesimismo", dijo.

Olivera remarca que espera que la temporada de balances actual sea volátil y por ello recomienda compañías con un sesgo de menor volatilidad.

"Recomendamos compañías como J&J, Berkshire Hathaway, la cual ya es una compañía que tiene una diversificación propia. Para un perfil un poco más arriesgado, nos gusta también Apple", añadió.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.