Política monetaria de la Fed

La Fed subió la tasa 75 puntos básicos pero no despeja los temores recesivos

La Reserva Federal subió el costo del dinero en 75 puntos básicos. El mercado teme que la agresividad de la Fed encamine a la economía americana hacia una recesión y así lo refleja la curva de bonos del Tesoro.

La Reserva Federal (Fed) subió la tasa de interés en 75 puntos básicos, en línea con lo esperado. El banco central de Estados Unidos mantuvo así el sesgo contractivo de la política monetaria con la intención de bajar la inflación, la cual se ubica en su mayor valor en más de 40 años.

Si bien durante los últimos días dentro del mercado había crecido en el margen la expectativa de que se viera una suba mayor, de un punto porcentual, la entidad que preside Jerome Powell optó por incrementar el costo del dinero en 75 puntos básicos, buscando así mitigar los temores de que el enfriamiento de la economía para bajar la inflación derive en un aterrizaje forzoso

"Cada vez más valiosas": las 48 acciones recomendadas por Morgan Stanley y cuáles se pueden comprar en pesos

Morgan Stanley advierte a los toros bursátiles sobre inversiones "engañosas"

Cuarto hike seguido y en línea con lo esperado

Tal como esperaba el mercado, la Reserva Federal elevó el costo del dinero en 75 puntos básicos para dejar a la tasa en la zona de 2,25% a 2,5% desde los 1,5% a 1,75% actual.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

En febrero había subido la tasa en 25 puntos básicos, luego 50 en abril y 75 puntos básicos en junio, que había representado la mayor suba de tasas para una reunión de la Fed en 28 años.

Los funcionarios de la Fed reconocieron signos de una actividad económica más lenta desde que se reunieron el mes pasado.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

"Los indicadores recientes de gasto y producción se han suavizado. No obstante, las ganancias de empleo han sido sólidas en los últimos meses", dijo el comunicado.

La declaración repitió el lenguaje de reuniones anteriores de que dichos funcionarios anticipan que los aumentos de tasas adicionales serán apropiados.

Por otro lado, se reafirma que la reducción de la hoja de balance se mantiene al actual ritmo establecido

El presidente de la Fed, Jerome Powell, hablará en una conferencia de prensa a las 2:30 p.m. Hora del este.

Antes de la decisión de tasa de hoy, el mercado especulaba con un 73% de probabilidad de ver una suba de esta magnitud, por lo que la Fed actuó en línea con lo que anticipaba el mercado.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

Durante las últimas semanas se comenzó a especular con la que Fed podría subir la tasa de interés en 100 puntos básicos luego de que el dato de inflación de junio haya resultado peor de lo esperado.

El dato de inflación de junio arrojó 9,1% interanual cuando en realidad el mercado esperaba que la misma sea del 8,8%.

Así, ante la persistencia de la inflación, el mercado llegó a pricear seriamente las chances de ver una Fed todavía más contractiva. Sin embargo, luego los miembros del Comité de Política Monetaria (FOMC) dieron discursos públicos para calmar tales expectativas y anticiparon que iban a subir la tasa en 75 puntos, tal como finalmente ocurrió hoy.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

Temor a una recesión

Lo que es claro es que la Fed busca aplicar política monetaria contractiva agresiva con el objetivo de enfriar la economía y que ello logre calmar la aceleración inflacionaria. 

Pero en esta búsqueda por calmar la suba de precios, la entidad debe cuidarse de no tornarse demasiado agresiva en su política monetaria ya que eso podría derivar en una contracción económica mayor a la esperada, empujando a la mayor potencia económica mundial hacia una recesión.

Según datos de Bloomberg, la probabilidad de ver una recesión en Estados Unidos trepó al 40%. Este es el nivel más alto de probabilidad de recesión desde 2020, cuando la economía global se encontraba sacudida por la crisis de la pandemia.

Una reciente encuesta de la cadena americana CNBC mostró que algunos especialistas del mercado siguen manteniendo la esperanza de un aterrizaje suave. Pero la mayoría cree que la economía comenzará a contraerse a finales de este año.

Cuando se les preguntó si el esfuerzo de la Fed por reducir la inflación a su objetivo del 2 % crearía una recesión, el 63 % dijo que sí y solo el 22 % expresó lo contrario.

Al mismo tiempo, los encuestados, que incluyen administradores de fondos, analistas y economistas de Wall Street, tienen un 55% de probabilidad de recesión en los próximos 12 meses, 20 puntos más que en la encuesta de mayo.

De los que predijeron una recesión en los próximos 12 meses, la mayoría indicó que espera que la misma comience en diciembre y que será leve.

A pesar de los crecientes temores de recesión, se espera que la Fed suba y continúe subiendo la tasa el próximo año. La expectativa del mercado es que la tasa de la Reserva Federal alcance un pico del 3,8% en marzo de 2023. Luego, se prevé que disminuya al 3,1 % para fines de 2023 y al 2,9% para fines de 2024.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

Curva invertida

El mercado ve que la economía se encamina hacia una recesión y esto se puede observar en la forma de la curva soberana americana, la cual se muestra invertida en gran parte de sus tramos.

Actualmente hay varios tramos en la curva que están invertidas, ya sea las tasas de muy corto plazo (3 meses) versus la de 10 años, o las tasas de 2 años versus las de 10 años.

Es decir, las tasas cortas están por encima de las largas, mostrando que el mercado espera una Fed más hawkish de corto plazo pero también que duda sobre los riesgos de una eventual recesión en EEUU.

Generalmente, cuando la curva se invierte, las chances de ver una recesión aumentan significativamente.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.

Tina Fong, estratega de Schroders, explicó que con la Fed aumentando rápidamente las tasas de interés en respuesta al alto nivel de inflación, no sorprende que se hable más sobre la recesión entre las empresas e incluso entre el público en general.

"Sabemos que el público en general está preocupado porque las búsquedas en Google de la palabra recesión han aumentado y parecen incluso más altas que las conversaciones sobre recesión entre las empresas estadounidenses. Quizás los consumidores estadounidenses estén preocupados por una recesión inminente en la economía, ya que están sintiendo la reducción de los ingresos por el aumento de los precios de la energía y los alimentos", dijo.

La decisión fue unánime y se trató de la cuarta suba de tasas de la Reserva Federal en lo que va del año.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios