Dónde va el dólar

Invertir en el exterior: advierten que la suba de tasas abre oportunidades en bonos globales

La expectativa de una Fed más agresiva provocó un entorno de tasas más altas. Hoy las carteras en el exterior encuentran oportunidades de inversión en bonos con tasas del 4% al 12%

Las carteras en el exterior encuentran hoy oportunidades de inversión que hacía mucho tiempo no encontraban. Las tasas de los bonos de distintas clases de riesgo son hoy mucho más altas respecto de hace uno o dos años atrás.

Esto permite que los inversores puedan diversificar sus portafolios con bonos que ofrecen retornos interesantes y que, en algunos casos, ya le ganan a la inflación. 

Los bonos del tesoro americano siguen siendo las estrellas, pero el mercado ve con buenos ojos otras clases de activos.

Bonos en dólares cortaron la racha alcista y subió el riesgo país

Modo pausa global: Wall Street retrocede y la deuda argentina acompaña las debilidades 

Tasas más altas

Los portafolios globales encuentran hoy un mejor momento para invertir en bonos respecto de lo que encontraban hace uno o dos años atrás.

El hecho de que las tasas de la Fed hayan estado históricamente bajas por tanto tiempo, provocaron que los rendimientos que ofrecían las distintos curvas de deuda global hayan sido muy bajas.

El mercado fue incorporando una Fed cada vez más hawkish, lo cual provocó un desplazamiento al alza en la curva de bonos del tesoro americano y, por lo tanto, también generó un desplazamiento al alza en las distintas curvas de bonos.

Dentro de las oportunidades que encuentran hoy los inversores, los bonos del Tesoro americano son los que más atención están recibiendo, ya que su tasa de interés es la más alta desde 2008.

Los distintos tramos de la curva americana han evidenciado una histórica disparada a causa de la Fed más hawish desde los años 80´.

Hoy el tramo corto de la curva americana rinde 4,57% a 6 meses y 4,47% a 2 años. para los plazos de 5 y 10 años, la curva también opera con tasas más altas desde 2008, mostrando rendimientos de 3,96% y 3,8% respectivamente.

Muchos inversores, consientes de estas tasas de interés, se han volcado a invertir en bonos del tesoro americano a través de fondos de inversión money markets.

Estos han recibido un flujo de fondos históricos, superando al flujo de capitales de bonos corporativos, bonos del gobierno, e incluso acciones.

Dado estos rendimientos, el mercado ve oportunidades de entrada interesantes.

Norberto Sosa, director de Grupo IEB, remarcó que, en el actual contexto, las letras del Tesoro a un año están generando una interesante oportunidad para aplicar la liquidez de una cartera.

"Las letras del tesoro permiten acceder a un rendimiento de más de 4,50%. En el caso eventual que la tasa subiese algo más de lo esperado, temporalmente los precios de las letras podrían caer, pero teniendo en cuenta el corto horizonte de inversión, al cumplirse el vencimiento el rendimiento estará asegurado", dijo.

Por otro lado, señaló que otra alternativa para aplicar la liquidez de una cartera sería en un fondo de "money market" o un certificado de depósito bancario (plazo fijo).

Sin embargo, Sosa advirtió que, en ese caso, el rendimiento sería la mitad del que se puede obtener con una letra.

Por su parte, los analistas de Criteria consideran que, aún a pesar de que parecería haber espacio para nuevas subas de tasas, actualmente hay motivos para pensar en oportunidades selectivas en el mercado de renta fija de corto plazo.

"Por primera vez en años, los bonos muestran hoy tasas reales relativamente atractivas. Durante la época de tasas negativas o cercanas a cero, el mercado de renta fija quedó artificialmente anulado y con una perspectiva magra de rendimiento. Sin embargo, ahora vemos nuevamente niveles de tasa que no acontecían desde hace más de una década", dijeron.

En base a ello, desde Criteria remarcan que, si bien existen riesgos relacionados con un mayor ajuste por parte de la Reserva Federal y una inflación persistente, este nivel de rendimientos amerita una nueva consideración, ya que tasas elevadas operan como amortiguador en caso de nuevas subas, antes de que el inversor sufra una pérdida de capital.

"Para tomar un ejemplo, el bono del Tesoro de EE.UU. a 2 años (llegó a rendir prácticamente cero en el medio de la pandemia, mientras que hoy genera un retorno anual de 4,4%) puede soportar una suba adicional de 2,4% (240 puntos básicos) en su rendimiento antes de generar una pérdida para el inversor en un horizonte de 12 meses. A su vez, bonos corporativos cortos y de alta calidad que ofrecen retornos superiores al 5% anual, el "colchón" resiste hasta 3,2% (320 puntos básicos) de mayores tasas", comentaron.

En ese sentido, concluyeron que "si bien a la fecha el 2022 es un mal año para el universo casi completo de activos financieros, creemos que a estos niveles de tasas e inflación podría haber oportunidades selectivas para una inversión a 12 meses".

Oportunidades en bonos

Hoy un bono del tesoro americano a 2 años rinde 4,45%, habiendo operado en niveles muy cercanos al 0% en 2020 y 2021.

La deuda grado de inversión rinde 5,5%, mientras que la deuda grado de inversión de corto plazo (duration menor a 2 años) rinde 5,2%. 

Por su parte, los bonos de alto rendimiento (Deuda high yield) opera con tasas de 8,4%, mientras que la deuda emergente rinde 8,3% y los bonos emergente high yield ofrecen tasas del 12,4%.

Jonatan Kon Oppel, asesor de inversiones en Conosur Investments y Fundador de JKO Finanzas, también ve valor en los bonos grado de inversión.

"Creo que hay un premio importante por invertir en bonos grado de inversión que ofrecen una tasa de interés más atractiva con un nivel de seguridad también alto. Es clave para aprovechar esto utilizar los fondos de inversión adecuados que otorguen la diversificación necesaria y tengan la experiencia suficiente", dijo.

Manuel Carpintero, head portfolio manager de Nash Inversiones coincide en que existen oportunidades para comprar Letras del Tesoro americano dadas las altas tasas.

En línea con Kon Oppel, también ve oportunidades en deuda grado de inversión.

"Es un gran momento para comenzar a colocar dólares que estaban cash (por ejemplo por reservas de emergencia) a tasa: Lo más conservador sería comprar treasuries con una maturity corta (1-2 años) o fondos de money market. Esto rinde entre el 4.5% y el 5% anual en dolares. Otra alternativa es ir a bonos corporativos: En este caso, lo sugerido es hacerlo via ETFs como el LQD o el SLQD", afirmó.

Mercados emergentes

Una especial atención se llevan los bonos de mercados emergentes, en donde tanto Morgan Stanley como Pimco se han pronunciado a favor de esta clase de deuda.

Los analistas de Pimco dijeron que las tasas reales ahora están por encima del nivel neutral, o de equilibrio, en la mayoría de los países emergentes.

De cara al futuro, desde el fondo de inversión global dijeron que, dado que se espera que la inflación disminuya, esas tasas reales están a punto de aumentar significativamente siempre que las tasas de política monetaria se mantengan donde están.

"Ese escenario parece cada vez más probable, ya que las expectativas de inflación se mantienen por encima de los objetivos de inflación de muchos bancos centrales hasta 2023 en los mercados emergentes y desarrollados por igual", dijeron.

Por último, Morgan Stanley proyectó un techo en el dólar y un techo en las tasas, lo cual podría favorecer a la deuda emergente.

En este entorno de menor restricción monetaria, los analistas de Morgan Stanley esperan que los bonos de mercados emergentes florezcan el próximo año, gracias a una relajación en el ciclo de tasas de los mercados emergentes.

Así, desde Morgan Stanley proyectan un rendimiento total del 14,1 % para el crédito de mercados emergentes, impulsado por un exceso de rendimiento del 5% y una contribución del 9,1 % de los bonos del Tesoro.

A su vez, en bonos emergentes en moneda local, esperan una ganancia del 18,3%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.