Guerra con Ucrania: Rusia evalúa una respuesta a la "guerra económica" que le declaró Estados Unidos

El vocero del Kemlin, Dmitri Peskov, no dio detalles sobre cuál sería la reacción rusa, pero aclaró que el país seguirá siendo un proveedor confiable de energía. Crecen las alertas sobre un eventual default.

Luego de que Estados Unidos ordenara un boicot a las exportaciones de petróleo rusas, el gobierno de Vladimir Putin acusó al país de declararle la "guerra económica a Rusia" y advirtió que estaba analizando una respuesta.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, calificó las sanciones de Occidente como un acto "hostil". "Se ve la bacanal, la bacanal hostil, que Occidente ha sembrado, y eso, por supuesto, hace que la situación sea muy difícil y nos obliga a pensar seriamente", dijo Peskov.

No obstante, evitó dar detalles sobre qué se puede esperar en términos de una reacción rusa a las sanciones. Putin se reunirá con su gabinete este jueves -cuando también se espera la primera reunión desde el inicio de la invasión entre el canciller ruso, Sergei Lavrov, con su par ucraniano, Dmitro Kuleba- para discutir la minimización del impacto de las sanciones.

Guerra Rusia-Ucrania, EN VIVO | Recrudecen los combates a solo 10 kilómetros del centro de Kiev

Preguntado por el boicot de Estados Unidos al petróleo y gas rusos, Peskov dijo que Rusia seguirá siendo un proveedor confiable de energía. Sin embargo, Moscú pensará ahora muy seriamente en una respuesta, dijo el vocero del Kremlin. "La situación exige un análisis bastante profundo (...) Si me preguntan qué va a hacer Rusia: Rusia va a hacer lo necesario para defender sus intereses", agregó.

El rublo se ha devaluado un impresionante 60% en lo que va del año y la tasa de interés subió al 20%, como consecuencia de las sanciones. El gobierno ruso también endureció los controles de capital para limitar la salida dólares, al menos por los próximos seis meses.

Al menos unas 50 empresas se han ido del país o han limitado sus operaciones, mientras muchas compañías vinculadas al sector energético -incluyendo bancos, refinerías y navieras- se están alejando del petróleo ruso. Como consecuencia, miles de rusos se están yendo del país frente al complicado panorama económico.

El triste adiós al Big Mac moscovita: pagan hasta u$s 400 por el último combo de McDonalds 

En lo últimos días, Moody's le quitó el grado de inversionista a Rusia y redujo su calificación a Ca, debido a las "graves preocupaciones acerca de la voluntad y habilidad de Rusia para pagar sus obligaciones de deuda".

Además, "el alto grado de coordinación entre los países occidentales para imponer sanciones de amplio alcance a Rusia (...) ha afectado significativamente la capacidad del país para garantizar el pago oportuno de sus obligaciones de deuda soberana", explica Moody's. Entre ellas, la expulsión de algunos bancos rusos de la red internacional de pagos Swift -que incluye a VTB, el segundo más grande de Rusia- y la prohibición a los estadounidenses de hacer cualquier tipo de operación con el Banco Central de Rusia.

Fitch también redujo la calificación rusa a C, en vistas de un "inminente default" de su deuda soberana. "La intensificación de las sanciones y de propuestas que podrían limitar el comercio de energía aumentan la probabilidad de una respuesta política por parte de Rusia que incluya al menos el incumplimiento selectivo de sus obligaciones de deuda soberana", explicó la agencia.

De hecho, el Kremlin ya creó una lista de países 'hostiles' -que incluye a Estados Unidos, los países de la Unión Europea, Canadá, Suiza, entre otros- a los que las empresas rusas podrán pagarles en rublos, incluso aunque las deudas hayan sido acordadas en otras monedas.

"Vemos un default como el escenario más probable" le dijo a Bloomberg, Simon Weaver, de Morgan Stanley, y agregó: "En caso de default, es poco probable que sea como uno normal, siendo, en cambio, Venezuela quizás la comparación más relevante".

El incumplimiento podría producirse tan pronto como el 15 de abril, que marcará el final de un período de gracia de 30 días en los pagos de cupones que el gobierno ruso debe en bonos en dólares con vencimiento en 2023 y 2043.

Incluso cuando las sanciones al sector energético ruso eran impensables, JPMorgan Chase ya proyectaba que el "colapso" de la economía rusa podría ser comparable al default de 1998. El banco advirtió que el país se encamina hacia una "profunda recesión": prevé que el PBI ruso podría contraerse 7% en 2022, incluyendo una impresionante caída de 35% en el segundo trimestre.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios