Financial TimesExclusivo Members

Cómo Trump ha logrado arrasar en las primarias republicanas

Ningún candidato republicano en primarias abiertas había tenido nunca una posición tan dominante en un momento tan temprano del calendario electoral.

Donald Trump continuó el martes su paseo por las primarias presidenciales republicanas con una victoria en New Hampshire, donde obtuvo una cómoda mayoría con casi el 55% de los votos.

Su única rival, Nikki Haley, perdió por más de 10 puntos en un estado en el que había invertido una enorme cantidad de tiempo y recursos. Fue un eco del lunes pasado, cuando Trump navegó por los caucus de Iowa con una mayoría récord. La ventaja del expresidente en las encuestas es aún mayor en todo el país.

Ningún candidato republicano en primarias abiertas había tenido nunca una posición tan dominante en un momento tan temprano del calendario electoral.

¿Por qué el populismo no hizo más daño económico?

¿Cuánto mejor le ha ido?

Los resultados de Trump en New Hampshire e Iowa fueron mejores que los de su debut presidencial en 2016, cuando terminó ganando la Casa Blanca. En ese momento, obtuvo sólo el 35% de los votos en New Hampshire y terminó segundo tras Ted Cruz, con el 24%, en Iowa.

Las mejoras de Trump se producen a pesar de que se enfrenta 91 cargos penales repartidos en cuatro causas, y de que se niega a presentarse a una serie de debates con sus oponentes.

Es el primer republicano que no está en el ejercicio de la presidencia, en ganar los caucus de Iowa y las primarias de New Hampshire desde que comenzó el sistema moderno de primarias en los años '70.

Para Haley, exembajadora de Estados Unidos ante la ONU, la historia es sombría: ningún republicano ha conseguido nunca la nominación sin ganar al menos una de estas dos contiendas.

Ha habido nominados tardíos en el bando demócrata que perdieron pronto y se recuperaron; Joe Biden, por ejemplo, no ganó unas primarias en 2020 hasta Carolina del Sur, la cuarta contienda. Pero ganar pronto es una señal de viabilidad, especialmente para los donantes. Haley, que ha contado con el respaldo de varios multimillonarios, se arriesga a perder financiación si sigue obteniendo malos resultados en las primarias.

Los candidatos que fracasan pronto, especialmente los que carecen de apoyo nacional, tienen dificultades para recuperarse. "Puede condenar sus campañas", afirma Alex Bolton, politólogo de la Universidad de Emory. Las grandes derrotas en Iowa y New Hampshire "pueden tener vientos en contra devastadores para las campañas con candidatos menos conocidos".

Trump está a un paso de la nominación republicana tras la renuncia de Ron DeSantis

Aparte del resultado del martes en New Hampshire, Haley se está quedando aún más rezagada respecto a Trump en otros lugares. En los últimos datos de FiveThirtyEight, Trump cuenta con un 68% de apoyo en todo el país, frente al 12% de Haley, aunque muchas encuestas recientes se realizaron antes de que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, abandonara la carrera el domingo, y se espera que la mayoría de sus partidarios respalden a Trump.

Las próximas primarias tendrán lugar a fin del mes que viene en Carolina del Sur -el estado natal de Haley, donde fue gobernadora de 2011 a 2017-, pero allí va por detrás de Trump en las encuestas por unos 37 puntos.

La oferta republicana se ha achicado a un ritmo histórico, amedrentado por un claro favorito, de seis candidatos principales a sólo dos en las últimas dos semanas.

Trump llega a los caucus de Iowa con viento de cola

A pesar de su derrota en New Hampshire, donde gastó decenas de millones de dólares en publicidad -casi el doble que Trump-, Haley ha prometido seguir adelante. Su equipo de campaña dijo el martes por la mañana que aunque "los miembros del Congreso, la prensa y muchos de los que se presentaron a la presidencia se están rindiendo, nosotros no vamos a ir a ninguna parte".

Según la empresa de seguimiento AdImpact, Haley ya ha comprado al menos u$s 2 millones en anuncios que se emitirán durante el próximo mes en varios estados con próximas primarias, entre ellos Carolina del Sur.

Según Jacob Neiheisel, politólogo de la Universidad de Buffalo, no es imposible que un candidato gane la nominación después de haber perdido las primarias. Pero los votantes de las primarias en lugares como Carolina del Sur y Michigan no iban a ser "menos favorables a Trump".

Temas relacionados
Más noticias de Donald Trump

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.