FINANCIAL TIMES

Coronavirus: ¿cuáles son los países que mejor manejaron la pandemia?

Un think tank australiano elaboró un 'índice Covid' para analizar cómo los gobiernos de 100 países gestionaron la cuestión sanitaria ante el virus.

A lo largo de la pandemia, ha habido una búsqueda implacable para identificar los sistemas políticos o los líderes más adecuados para gestionar la crisis.

El virus redujo a polvo muchos análisis. La supuesta superioridad de líderes femeninas como la neozelandesa Jacinda Ardern parece menos convincente tras el lento despliegue de las vacunas.

Los primeros cierres draconianos de China parecían potentes cuando se comparaban con el sufrimiento soportado en la democrática Italia el año pasado. Pero los nuevos brotes hicieron que se volviera a imponer el cierre en Wuhan, donde se detectó por primera vez el coronavirus. Mientras tanto, los italianos, fuertemente vacunados, daban la bienvenida a los turistas que volvían a la Galería de los Uffizi en Florencia, siempre que estuvieran vacunados o no estuvieran contagiados.

Las crisis ponen a América Latina en la agenda de Joe Biden

La semana pasada mantuve una interesante conversación sobre todo esto con Hervé Lemahieu, director de investigación del centro de estudios australiano Lowy Institute.

Lemahieu elabora un "índice de performance de Covid" que hace un seguimiento de la tasa de infecciones, pruebas y muertes en más de 100 países e intenta mostrar si los sistemas políticos, el desarrollo económico u otros factores han afectado a la gestión del virus en las naciones.

La respuesta hasta ahora, basada en datos hasta marzo de este año, es que ningún sistema político ha demostrado ser significativa o consistentemente mejor en la gestión de la crisis. Ni los regímenes autoritarios, ni las democracias plenas o defectuosas, ni las mezclas híbridas de ambos.

De hecho, ninguna teoría puede explicar de forma convincente todos los resultados nacionales. Un factor que destacó fue el tamaño de la población. Los países con menos de 10 millones de habitantes superaron sistemáticamente a sus hermanos mayores. El hecho de ser una isla también podría haber ayudado. Nueve de los 15 países con mejores resultados eran Estados insulares o archipiélagos, como Nueva Zelanda, Taiwán e Islandia.

Lemahieu menciona otras tres variables que parecen correlacionarse con los resultados satisfactorios: instituciones estatales competentes; liderazgo político inteligente aliado con la experiencia médica; y gobiernos en los que los ciudadanos confían lo suficiente como para hacerles caso.

Es probable que este panorama cambie con una actualización del índice que se publicará próximamente y que recogerá un mayor impacto de las vacunas.

Coronavirus: ¿Nuevas variantes? Alertan que lo que viene puede ser peor 

Es probable que ponga de manifiesto lo que Lemahieu denomina la "maldición de los ganadores" del Covid: la complacencia que ha afectado a los países que inicialmente tuvieron éxito en la gestión del virus, pero que no tuvieron en cuenta las lecciones aprendidas en el extranjero y no desplegaron agresivamente las vacunas. Por supuesto, también reflejará la creciente brecha entre las naciones ricas en vacunas y las más pobres.

El índice viene con advertencias: China no está incluida porque no comunica sus datos de forma que permita una comparación sólida.

Sin embargo, el índice ofrece una forma más sustancial de pensar en la naturaleza dinámica de una crisis global que aún no tiene un final a la vista.

Esto me lleva de nuevo a la España de centro-izquierda y al Reino Unido de centro-derecha. No es difícil encontrar lo que a primera vista parecen enfoques muy diferentes de la pandemia.

La pequeña ciudad costera española en la que me encuentro está llena de carteles que dicen que los barbijos son obligatorios y casi todo el mundo los usa, incluso en la calle.

Esto resulta ligeramente chocante para un recién llegado de Londres, donde las mascarillas rara vez han sido obligatorias al aire libre y se han vuelto cada vez más opcionales en espacios internos desde que el 'día de la libertad' del 19 de julio de [Boris] Johnson puso fin a la mayoría de las restricciones por Covid en Inglaterra.

Del mismo modo, fue una sorpresa leer en el periódico El País que el despliegue de la vacunación en España fue tan constante que ya logró inmunizar por completo a una mayor parte de la población que el Reino Unido, donde se ha ralentizado un impresionante despliegue inicial, así como Alemania, Italia, Francia y Estados Unidos.

Coronavirus: vacunas, inmunidad de rebaño y otras cosas que desafían lo que creemos de pandemia

Sin embargo, un examen más detallado de cómo España y el Reino Unido han capeado la crisis revela varias similitudes.

Ambos se vieron muy afectados por la pandemia el año pasado y, aunque el Reino Unido sufrió una tasa de mortalidad más alta en relación con su población, España fue una de las pocas grandes economías grandes en superar la caída anual récord de 9,9% del PBI del Reino Unido en 2020.

Dos meses antes del día de la libertad de Johnson [19 de julio], España puso fin a las leyes de emergencia que habían permitido imponer toques de queda nocturnos y prohibiciones de viajar.

No se trata en absoluto de una comparación exhaustiva, pero da una idea de por qué ambos países se sitúan a pocos espacios de distancia en el índice Covid del Instituto Lowy.

Siempre será tentador asignar la culpa, o el aplauso, a las diferencias políticas en esta crisis, especialmente cuando hay un cambio dramático como el que se ha producido en EE.UU. de la administración Trump a la Biden. Pero, en última instancia, sospecho que tales esfuerzos siempre serán complicados.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios