Coronavirus: vacunas, inmunidad de rebaño y otras cosas que desafían lo que creemos de pandemia

A más de un año desde el comienzo de la pandemia, todavía hay mucha confusión alrededor del Covid-19

Resulta sorprendente la confusión que aún reina en torno al Covid. Una parte de la confusión informativa es deliberada -hay beneficios para algunos en el desconcierto de otros- pero gran parte se debe al hecho de que las epidemias desafían nuestra intuición. He aquí cinco verdades contraintuitivas de Covid que se escapan fácilmente a nuestra comprensión:

1. Si una gran parte de los hospitalizados están vacunados, es señal de éxito

Es habitual ver titulares en los que se señala que una minoría importante de las personas hospitalizadas o incluso muertas por Covid han sido vacunadas en su totalidad. Estas cifras sugieren que el fracaso de la vacuna es alarmantemente común.

La falacia sólo se pone de manifiesto en los extremos lógicos: antes de que existieran las vacunas, todos los hospitalizados no estaban vacunados; si las vacunas fueran universales, entonces todos los hospitalizados estarían vacunados. Ninguno de los dos escenarios nos dice si las vacunas funcionan.

Variante Delta empuja el 83% de los nuevos contagios en Estados Unidos y crece la preocupación

Así que pruebe esto. Imaginemos que el 1% de la población no vacunada acabará en el hospital con Covid en un periodo de tiempo determinado. En una ciudad de un millón de habitantes, eso supondría 10.000 ingresos en el hospital. Ahora digamos que 950.000 personas se vacunan completamente, que la vacuna es un 95% eficaz contra la hospitalización y que la vacuna no reduce la transmisión (aunque sí lo hace).

Esta es la aritmética: 500 de las 50.000 personas no vacunadas acaban en el hospital. Un total de 9500 de las personas vacunadas estarían en riesgo de una visita al hospital, pero la vacuna salva a todos menos al 5% de ellos. Estos 475 desafortunados siguen yendo al hospital.

En el hospital hay 500 personas no vacunadas y 475 vacunadas, casi mitad y mitad, lo que hace pensar que la vacuna apenas funciona. Sin embargo, cuando el 95% de las personas se vacunan con un 95% de efectividad, las visitas al hospital bajan de 10.000 a menos de 1000.

2. La inmunidad de rebaño no es el fin de una pandemia

En los modelos epidemiológicos más sencillos, la inmunidad de rebaño es el momento en el que tantas personas son inmunes -ya sea por las vacunas o por una infección previa- que la epidemia empieza a desaparecer por sí misma.

La palabra clave aquí es "comienza". Una epidemia tiene impulso, como un tren. La inmunidad del rebaño es el comienzo de una pendiente ascendente, inicialmente muy suave. Si el tren se mueve a toda velocidad cuando empieza a subir la cuesta, seguirá viajando durante mucho tiempo antes de detenerse.

La diferencia entre alcanzar la inmunidad de rebaño durante una epidemia furiosa -sí, estoy pensando en el Reino Unido- y alcanzarla mediante la vacunación durante una tregua podría ser de millones de casos innecesarios.

3. Los barbijos son importantes, pero no por la razón que cree

Lo que está en juego en la sociedad. Mientras que no se puede ver quién ha sido vacunado o quién ha ignorado un mensaje de los encargados de hacer el rastreo de contactos, se puede ver quién lleva un barbijo.

Creo que es algo considerado llevar un barbijo, un acto que la evidencia sugiere que puede protegerme, probablemente protege a otros y ciertamente los tranquiliza. Para la mayoría de la gente, llevar tapabocas no es más que una pequeña molestia, así que ¿por qué no hacerlo?

Post covid, el síndrome que sigue provocando síntomas meses después de haber tenido el virus

Sólo nuestro tribalismo innato puede hacer que el uso del barbijo deje de ser una simple y prometedora precaución y se convierta en la línea divisoria entre los santos y los malvados.

4. Los confinamientos también importan menos de lo que se piensa

Es comprensible que nos hayamos centrado tanto en los cierres. El radical distanciamiento social que han impuesto los ministros ha supuesto un cambio sin precedentes en nuestra forma de vivir, pero ha salvado millones de vidas.

Lo que pasamos por alto es que gran parte de este distanciamiento social se habría producido de todos modos. Mucha gente se "encerró" antes de encerrarse, por miedo o por consideración a los demás, o por ambas cosas. El estudio más famoso al respecto, realizado por los economistas Austan Goolsbee y Chad Syverson, estimó que alrededor del 90% de la reducción del tráfico de consumidores fue voluntaria.

No es necesario creer en la cifra exacta para aceptar que la gente ha actuado a menudo por elección, por miedo o por altruismo. La otra cara de la moneda también es cierta: una cuarentena que no cuenta con un amplio apoyo no es eficaz ni sostenible.

Coronavirus: empieza a funcionar el pasaporte Covid en Europa

Es fácil pensar que todo gira en torno a las normas. Más importante es la solidaridad social, la información clara y las personas destacadas que dan buen ejemplo. Por desgracia, hemos tenido que conformarnos sólo con la solidaridad social.

5. El Covid podría haber sido una tragedia mayor

 Después de la alteración de la vida, el amor, la educación y el comercio, y tras más de cuatro millones de muertes confirmadas en todo el mundo -con muchas más sin confirmar y muchas aún por llegar- puede parecer extraño decirlo. Pero esto podría haber sido mucho peor. Podría haber sido tan contagioso (o más) como la variante Delta desde el primer día. Podría haber sido tan mortal como Mers, que ha matado a un tercio de las personas que se ha confirmado que la han contraído. Podría haber atacado a los niños en lugar de a los ancianos. Y podría -como el VIH- haber derrotado los esfuerzos para crear una vacuna.

Así que mientras contamos el costo, también deberíamos contar nuestras bendiciones- y fortalecer dramáticamente nuestra preparación para la próxima pandemia.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios