Qatar 2022: Messi humillado es una 'bendición' para el Mundial

La sopresiva derrota de la selección nacional le dio un tema extra de conversación a Qatar 2022 e impulsa las ambiciones futbolísticas de Arabia Saudita.

Si este Mundial tuviera una cara, sería la de Lionel Messi. El argentino ha sido el activo de marketing más valioso del torneo. Es el protagonista de la campaña "El fútbol une al mundo" de la FIFA, y cuenta con un gran número de patrocinios en Qatar. Como una de las superestrellas que juegan en el París Saint-Germain, de propiedad qatarí, no es ninguna sorpresa.

Junto con Cristiano Ronaldo (y hasta cierto punto Luka Modri y Karim Benzema), Messi también ha contribuido a tejer la trama más atractiva de cara a este MundialLa era de GOAT está llegando a su fin. A sus 35 años, es probable que esta sea su última oportunidad de levantar el máximo galardón del fútbol. Muchos fanáticos viajaron a Doha sólo para ser testigos de la última victoria de Messi.

Por eso, la humillación de su selección argentina -segunda favorita para ganar el Mundial antes del inicio del campeonato- a manos de una Arabia Saudita de baja categoría es un golpe para la creación de mitos en Qatar 2022.

Mundial Qatar 2022: los que apuestan por Argentina o Brasil se olvidan de la supremacía de Europa

Pero también está la otra cara de la moneda. Tras días de stories sobre alojamientos inacabados, prohibiciones de consumo de alcohol y banderas arcoiris 'no autorizadas', el fútbol ha dado algo que los organizadores esperaban: un gran tema de conversación.

Y, para Messi, hay una curiosa subtrama. A principios de este año firmó un contrato para promocionar el turismo en Arabia Saudita. Esto podría colocarlo en una posición en la que apoye la candidatura saudita para organizar la Copa del Mundo en 2030, un concurso que probablemente enfrentará al reino del Golfo con su Argentina natal.

Un impulso para las ambiciones de Arabia Saudita

Mientras los fans argentinos abandonaban el estadio tras la sorprendente derrota por 2-1, los saudíes se dedicaban a compartir en sus celulares los vídeos de las celebraciones en su país. El resultado fue tan trascendental que el rey saudí declaró inmediatamente el miércoles como feriado nacional.

En Riad, los saudíes lo celebraron, algunos conduciendo con los pasajeros asomados a las ventanas y ondeando sus banderas nacionales verdes. Los usuarios de las redes sociales compartieron escenas de celebración en Egipto y Gaza.

Mundial Qatar 2022: cómo ganar la copa según siete campeones mundiales

Las ambiciones de Arabia Saudita en el deporte son enormes y van en aumento. El fondo soberano del país adquirió hace un año una participación mayoritaria en el club de la Premier League, el Newcastle United, y, con el respaldo de cientos de millones de libras procedentes del petróleo, ha convertido a 'las urracas' en auténticos aspirantes a la clasificación para la Champions League esta temporada.

Los saudíes también se han comprometido a invertir al menos u$s 2000 millones en la construcción de un circuito rival del PGS Tour, el LIV Golf.

Además, se está preparando una candidatura saudita para ser sede de la Copa del Mundo en 2030, quizás en asociación con Grecia y Egipto. La victoria del martes puede ser sólo un partido, pero servirá para reforzar el interés saudí en el deporte más popular del mundo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.