Mundial Qatar 2022: cómo ganar la copa según siete campeones mundiales

Kylian Mbappé, Gerard Piqué, Cafú, Jorge Valdano, Bernd Hölzenbein, Carlos Alberto Parreira y Albert Sing, recuerdan sus experiencias en la competencia mundial.

Todas las entrevistas fueron extraídas de los cuadernos de Simon Kuper

La humildad y la grandeza van juntas

Kylian Mbappé, Francia, 2018 

Kylian Mbappé tenía dieciocho años cuando entró por primera vez en el vestuario de la selección francesa. "Es muy difícil", recuerda, "porque los grandes jugadores no quieren darte su lugar. Eso es lo que los hace grandes jugadores. Sobre todo no quieren darte su lugar si llegas con la etiqueta de 'Futuro Gran Jugador'".

En julio de 2018, con 19 años, Mbappé jugó la final del Mundial contra Croacia. La noche anterior, recuerda, "estaba un poco estresado. No pude dormir mucho. Pero cuanto más se acercaba el partido, menos estresado estaba. Cuando estás en la final del Mundial, estás convencido de que vas a ganar. Incluso los croatas estaban convencidos de que iban a ganar. Entras en el campo y el trofeo está ahí, entre los dos equipos, y te dices que es imposible que el otro equipo se lo lleve. Por eso hay tanta decepción después si no se gana".

Especiales El Cronista Qatar 2022

"Ahora no pienso en absoluto en ese trofeo. No miro fotos del Mundial antes de irme a dormir. Sinceramente, es la gente por la calle la que se acerca y me dice: 'Eres campeón del mundo, merci, merci'".

Poco después de la victoria, llevó el trofeo a su barrio natal de Bondy, a las afueras de París, donde miles de personas salieron a saludarlo. "Fue una forma de dar las gracias. Era importante para mí volver allí después de mi primer Mundial y mi primer título internacional".

Entrevista en Neuilly-sur-Seine en 2021.

Las victorias feas siguen siendo victorias

Cafú, Brasil, 1994 y 2002

El lateral derecho brasileño Cafú ganó la Copa del Mundo en 1994 y 2002. "En 1982 y 1986, Brasil jugó un fútbol bonito", dijo. "Pero los que se colgaron las medallas al cuello fueron los de 1994, que no jugaban bonito, pero eran eficaces. El hecho es que hoy no tendríamos cinco estrellas en nuestra camiseta, la única nación [que tiene eso], si no hubiéramos ganado de la manera en que jugamos. Sí, los brasileños se quejaron del estilo. Sí, ganamos en los penales. Pero ganamos, ¿no? No me arrepiento en absoluto".

Entrevista en Londres en 2012.

Ganar puede no ser la cima de una carrera

Bernd Hölzenbein, Alemania Occidental, 1974

Bernd Hölzenbein ganó la Copa del Mundo con Alemania Occidental en 1974. Pero no considera la victoria como un episodio central en su vida o incluso en su carrera.

Cómo es el estadio hecho de contenedores y desmontable donde Argentina se medirá con Polonia

"En el equipo del Mundial, las grandes figuras en la jerarquía eran [Franz] Beckenbauer, [Gerd] Müller, [Wolfgang] Overath. Yo mismo era más joven, menos importante. Pero en el Eintracht de Frankfurt fui capitán, y debo decir que ganar la Copa UEFA como capitán fue para mí casi tan importante como ganar el Mundial".

De hecho, la Copa del Mundo alemana que más significó para él personalmente fue la victoria en Berna en 1954. "Como todo el mundo, vi la final del '54, de pequeño, en el único televisor que había en 10 km a la redonda. Esos jugadores eran mis ídolos. Devoraba los libros de Fritz Walter [la estrella alemana de 1954]. [Esa copa] fue un símbolo de resurgimiento;1974 fue menos importante".

¿Puede Hölzenbein recordar todavía su final de la Copa del Mundo, o salió de su cabeza tras décadas de hablar de ella on demand? "La verdad es que ya no la recuerdo", dice.

Entrevista en Rotterdam en 2004.

Las rivalidades no duran

Jorge Valdano, Argentina, 1986

Jorge Valdano ganó la Copa del Mundo con Argentina en 1986, en un equipo dominado por Diego Maradona. Después de los dos legendarios goles de Maradona contra Inglaterra en los cuartos de final, Valdano se burló de él en el vestuario. Mientras Maradona gambeteaba a seis ingleses para marcar su segundo gol, Valdano había estado corriendo a su lado pidiéndole la pelota. ¿Por qué no le pasó la pelota? Sí, respondió Maradona, te estaba mirando, y quería pasartela. Pero los ingleses se interpusieron y, de repente, los pasé a todos e hice el gol.

Le preguntó Valdano, asombrado: "¿Mientras estabas haciendo ese gol también me estaba mirando? Viejo, me insultas. No es posible".

Modo Mundial: la selección argentina ya está en Qatar y comienza su sueño mundialista

A la pregunta de si le gusta Maradona, Valdano respondió: "Me encanta Maradona. Soy del país de Maradona".

Valdano vive desde hace décadas en Madrid, y la victoria de España en el Mundial de 2010 le recordó su propio triunfo. "Me parece pornográfico que hayan pasado 25 años, porque lo recuerdo tan claramente como si fuera ayer. Pero cuando les entregaron las medallas a los jugadores españoles, mi hija preguntó: '¿Dónde está tu medalla? Mi mujer se fue a buscarla. Al final la encontró. Ahora está en un lugar en el que no puedo llegar", dijo riendo.

Entrevistas en Londres en 1998 y en Madrid en 2010.

Hay que perder para ganar

Gerard Piqué, España, 2010

Gerard Piqué se convirtió en titular con el club de su ciudad natal, el FC Barcelona, en 2008, a la edad de 21 años. Dos años después había ganado la liga española, la Champions League y la Copa del Mundo con España. "Todo sucedió tan rápido que me pareció normal ganar. Cuando empecé a perder fue cuando empecé a entender todo lo que había ganado. Era como si fueras a jugar una competición como el Mundial o la liga, y la fueras a ganar. Empiezas a ganar todo y piensas: 'Eres el mejor y debes ganar. No puedes desperdiciar esta oportunidad'. Porque íbamos a tal velocidad que le ganábamos a cualquier equipo que se nos pusiera delante."

Entrevista en Barcelona en 2015.

Lo que vale un entrenador

Carlos Alberto Parreira, Brasil, 1994

Carlos Alberto Parreira entrenó a Brasil cuando ganó la Copa del Mundo en 1994. "No es difícil enseñarle fútbol a la selección brasileña. El valor del entrenador es organizarlos como equipo, motivarlos para que se sacrifiquen, porque 'sacrificio' no es una gran palabra en Brasil".

Subastaron la pelota con la que Diego Maradona marcó el "Gol del Siglo" y "la Mano de Dios" ante Inglaterra: ¿cuánto pagaron?

"Ganar el Mundial me cambió la vida. Después de ser campeón del mundo, un entrenador debe cambiar de trabajo. Entonces no lo sabía. Me dije a mí mismo: 'Esto no va a cambiar mi forma de vivir, mi comportamiento'. Después seguí encontrando emoción en el trabajo diario de un club. Pero al final, si ganas o pierdes, las emociones no son las mismas que si ganas con Brasil en el Mundial.

"Mira a César Menotti", dijo sobre el entrenador ganador de Argentina en 1978. "No creo que haya ganado ningún campeonato con ningún club desde entonces".

Entrevista en Río de Janeiro en 1999.

Ganar cambia la mente

Albert Sing, Alemania Occidental, 1954

Albert Sing jugó en la selección alemana bajo el mando de Sepp Herberger, desde octubre de 1940 hasta que el equipo se disolvió y los jugadores fueron enviados a la guerra dos años después. En 1954, Sing entrenaba a un club suizo cuando Herberger, que estaba a punto de llevar a Alemania Occidental a la Copa del Mundo en Suiza, lo llamó para aprovechar sus conocimientos locales y le pidió que fuera su ayudante.

"Llamé al secretario general de la Asociación Alemana de Fútbol y le pregunté: 'Oye, ¿dónde vas a mandar a la selección nacional? Hay dieciséis equipos en Suiza en junio. No será tan sencillo'. Me pidió que eligiera algunos hoteles, y yo elegí el Hotel Belvédère de Spiez. El gerente me dijo: 'Hombre, desde la guerra sólo he tenido holandeses aquí. Cuando se enteren de que vienen los alemanes, los holandeses no volverán a venir'. Le dije que si Alemania ganaba, el hotel sería popular entre los alemanes durante años, y así fue".

"Antes de la final de Berna, los húngaros preguntaron al jardinero si podían utilizar el vestuario dos. Lo habían utilizado antes del Mundial para un amistoso contra Suiza, que habían ganado. Los futbolistas son supersticiosos. El jardinero me lo dijo, y yo se lo dije a Herberger. Me dijo: 'Vamos a irritarlos un poco'. Así que le pedí al jardinero que colgara un cartel que dijera Deutschland [Alemania] en el vestuario dos".

En la final, Alemania Occidental venció a Hungría por 3-2 y ganó su primera Copa del Mundo.

Entrevista en Lugano en 2001. Sing murió en 2008, a los 91 años.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.